Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Toda la semana |UNA COMUNIDAD QUE CRECE AÑO A AÑO
Japón: la cultura milenaria que echó raíces y florece en La Plata

Danza, gastronomía, floricultura, animación y música. Del Bon Odori al consumo de sushi, lo japonés cada vez cautiva a más platenses. Cómo conservan y aggiornan sus tradiciones los herederos locales del acervo surgido en la tierra del sol naciente

Japón: la cultura milenaria que echó raíces y florece en La Plata

La celebración del Bon Odori se realiza cada enero en la Plata y la concurrencia siempre es multitudinaria

15 de Marzo de 2020 | 08:48
Edición impresa

Unas doce mil personas participaron en enero pasado del Bon Odori, la tradicional fiesta que realiza la comunidad japonesa de Colonia Urquiza. Edición tras edición, cada vez se ve más gente; van a comer tempuras y sushi, a presenciar-y a menudo bailar- coreografías milenarias, a lucir atuendos típicos. Ese “furor” por lo nipón se mantiene en el año, con cursos de idioma cuyas matrículas aumentan, con la oferta de manga en libros y su estética en usos decorativos, con el consumo de animé... incluso muchos “occidentales” descuelgan kimonos de sus guardarropas para ir a eventos o fiestas. Las tradiciones del archipiélago oriental están cada vez más instaladas en nuestra ciudad, que ya alberga a la tercera generación de descendientes de aquellos abuelos que llegaron en los años ‘20 del siglo pasado.

“El alcance internacional de la cultura japonesa se da a través del manga y del animé”

 

“Desde la apertura de Japón al mundo, hay registro sobre la primera migración, que fue hacia Hawaii, en 1868. En Argentina, si bien hay datos que indican que un marino japonés -del que existen descendientes- se instaló aquí en 1886, se toma como hito de una afluencia más masiva el año 1908. En ese entonces se empezó a constituir una colonia de japoneses en Misiones. A La Plata empezaron a llegar a principios de 1920. Pero la Colonia Urquiza se forma mucho más tarde, en los ‘60”, explica Cecilia Onaha, historiadora, titular de la cátedra de Historia de Asia y África de la facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata, e integrante del Centro de Estudios Japoneses (CEJ) que funciona en la facultad de Derecho de esa casa de estudios.

“En los últimos tiempos apreciamos -y nos alegramos- un notable interés de la comunidad platense por el estudio del idioma japonés y por las costumbres”, dice Cecilia, quien forma parte del CEJ desde su formación, en 1998, y cuyo abuelo fue uno de los primeros habitantes japoneses en La Plata. “Tuvo la primera tintorería platense, que luego de mudanzas supo asentarse en diagonal 80 entre 1 y 2”, recuerda.

“El alcance internacional de la cultura popular japonesa, a través del manga y el animé, hizo que mucha gente esté interesada en todo lo proveniente del país, desde la comida al arte y el vestuario... todo”, sintetiza.

DE SUSHI Y KIMONOS

Si buscamos casas de comidas en cualquier aplicación móvil, podemos observar que en el “top five”, luego de las pizzas y las empanadas, empiezan a aparecer las propuestas vinculadas con el sushi. Algo impensado hace apenas 25 años. Esa preparación, así como las tempuras y los harumakis, es hoy una alternativa que llegó a todas partes, se trate de la cena hogareña o el almuerzo rápido en la oficina. Basta ver la cantidad de promos de “diez piezas más una bebida” que tientan al hambriento por sólo $280 desde las aplicaciones Glovo, Rappi o Pedidos Ya.

Edgar Kuda, cocinero, tercera generación de japoneses en el país, es testigo de cómo esas comidas típicas japonesas pasaron de puertas adentro de su hogar a muchas esquinas importantes de la Ciudad: “hay ingredientes de la gastronomía que en casa estuvieron siempre: el arroz, la salsa de soja, el tofu. Mi mamá, sin saberlo, ya hacía ‘cocina fusión’ todos los días, adaptando costumbres de sus padres y abuelos japoneses a la comida de acá. Respecto de la cocina japonesa, ahora veo que está de moda, que hay un boom. Pero cuando mi cuñada y mi hermano hace varios años abrieron Akari en el centro platense, creo que la mayoría de la gente que iba no entendía absolutamente nada: había que explicarle a usar los palitos, qué era el wasabi, cómo usar la salsa de soja... Hoy con Internet y con la expansión que tuvo el sushi ya eso es parte del pasado. La aceptación en La Plata ha sido mucha. Hoy el delivery de sushi ocupa un lugar importante y se mueve diariamente, no solo los fines de semana”, repasa Edgar, quien señala que está al frente de Kudasushi, en La Plata y City Bell, y abrió hace pocos meses Kuda Omakase en Palermo.

En nuestra ciudad ya pueden encontrarse food trucks con cocina oriental; es el caso de Waimea, de Adrián Hatanaka y Valeria Sakaguchi, también descendientes de japoneses, de una familia de floricultores de Colonia Urquiza. Su camión se puede ver tanto en eventos, los carnavales barriales, como en actividades culturales que trascienden nuestra ciudad. “Nuestro fuerte son los pescados y mariscos con mucha influencia oriental. Tomamos platos o técnicas japonesas y los reinventamos con productos locales. El argentino es amante de la carne, y es difícil competir con una hamburguesa en un evento, por dar un ejemplo. Pero los que se animan a probar se convierten en fieles seguidores, y nos siguen feria tras feria”, dicen.

“A La Plata, los japoneses llegaron a principios de 1920. La Colonia Urquiza se formó en los ‘60”

 

Lo confirma el Bon Odori, cada enero, desde hace 22 años: miles de platenses hacen filas para disfrutar de un pedazo de Japón. Desde hace algunas ediciones, es furor allí un puesto de kimonos. Se trata de la Tienda Mukashi, de la diseñadora industrial Romina De Socio Oka, egresada de la Universidad de Palermo y vecina de Villa Elisa, localidad en que tiene su taller. “Sinceramente, les vendo más prendas a los occidentales que a los descendientes de japoneses”, se ríe la emprendedora: “hoy en día hay un boom de la cultura japonesa. Hay personas que me compran kimonos para usar en su casa, o para ir a algún evento. Hace poco confeccioné uno para una quinceañera; quería un diseño personalizado para su fiesta”.

“Lo japonés es un boom. Hay personas que me compran kimonos para usar en su casa”

 

“Yo soy mezcla, antes no había tantos, pero ahora se ven más”, revela Romina, hija de una japonesa que llegó al país a los 7 años y de un argentino. Entre sus confecciones están las “yukatas”, prendas más livianas que los kimonos, pero visualmente muy similares a la que conocemos como sinónimo de Japón. El año pasado, la diseñadora tuvo el gusto de viajar al país de sus ancestros a perfeccionarse, tras ganar una beca. “Ahí aprendí un montón de cosas específicas: cómo coser, cómo teñir la tela, cómo hacer ‘shibori’, que es una especie de batik... todas cosas que se usan ahora, más modernas”, cuenta con entusiasmo.

La Asociación Japonesa de La Plata tiene seis sedes en distintos puntos de la Región

 

CULTIVAR COSTUMBRES

Colonia Urquiza es el mayor núcleo de familias japonesas y descendientes de nuestra región. El Bon Odori es un evento que se lleva a cabo para recaudar fondos para la Escuela Japonesa de La Plata, a la que concurren hoy unos 75 alumnos, la mayoría descendientes o hijos de japoneses, en dos turnos, a contraturno de la escuela. Allí aprenden idioma, danzas, deportes, origami. La institución fue fundada hace 29 años.

Con el dinero recaudado en los Bon Odori “hemos podido crecer un montón; comprar un terreno, hacer un gran polideportivo con cancha de césped sintético. Logramos muchas cosas para los alumnos y la comunidad”, cuenta Víctor Mizuta, arquitecto y miembro de la comisión directiva de la escuela, que tiene una matrícula integrada por nenes de 1 a 6 años. Los chicos más grandes van sólo los sábados.

“En los últimos tiempos vemos un gran interés de los platenses por el idioma japonés”

 

Víctor se entusiasma cuando habla de los deportes. En la escuela, los chicos juegan mucho ping-pong y el equipo de béisbol compite en la Liga Metropolitana. “Cada dos años, nuestros deportistas viajan a un torneo de béisbol que se hace en Japón. Somos buenos en ese deporte, tenemos todas las categorías”, se entusiasma y acelera el ritmo de la charla. Cabe destacar que la Escuela Japonesa pertenece a la Asociación Japonesa de La Plata, una de las varias instituciones niponas de nuestra ciudad: hay una en el centro y otras en El Pato, Las Banderitas, El Peligro y Abasto. La de Mizuta es la de Colonia Urquiza, ese barrio colmado de floricultores al que hay que ir si queremos conseguir productos para cocinar y objetos de decoración únicos.

“Acá en la colonia hay dos supermercados japoneses. Tienen de todo, pero hay sectores de cosas típicas”, detalla Víctor, cuando se refiere a Asahi y Hatanaka. Víctor es nikkei, que quiere decir “segunda generación”. Flores, sushi, prendas típicas, cursos de idioma, de origami. En La Plata hay de todo si de cultura japonesa hablamos. Y no es necesario esperar el próximo Bon Odori para disfrutarla.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

La celebración del Bon Odori se realiza cada enero en la Plata y la concurrencia siempre es multitudinaria

Los floricultores de la colonia japonesa local están instalados en la zona de Colonia Urquiza

Los talleres en los que Romina se especializó en la realización de kimonos

La comida japonesa crece en la ciudad de la mano del sushi, pero también se suman a la tendencia las tempuras y los harumakis

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla