Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Policiales |LOS ACUSADOS USABAN PROYECTILES CON TEFLÓN
Un ladrón y un policía baleados en un furioso tiroteo en Tolosa

Los oficiales quisieron identificar a dos ocupantes de un Renault 9 en 7 y 522. Uno, que tenía tres pedidos de captura, abrió fuego. Y recibió un tiro en el abdomen. El agente, un disparo en la pierna

3 de Junio de 2020 | 03:39
Edición impresa

“Quisieron entrar en una casa”, dijo un vecino; “no”, lo cortó otro, “venían a asaltar a una mujer”.

“Ninguna de las dos cosas”, terció uno más que se sumó al grupo - de distanciamiento social dudoso- para asegurar que “venían de robar un negocio”. Hablaban de los dos hombres que ayer a la tarde le arrebataron el protagonismo al tema del coronavirus a fuerza de intercambiar más de 20 disparos con los policías que pretendían identificarlos en una cuadra de Tolosa. Uno terminó con dos disparos -uno en el abdomen-, en tanto que un oficial de motorizada recibió un impacto de bala en una pierna.

El sospechoso que salió ileso de la persecución también fue aprehendido: él y su amigo andaban con dos pistolas calibre 9 milímetros cargadas con balas de punta de teflón, más conocidas como “mata policías” porque son capaces de atravesar los chalecos antibala.

Pocas horas antes, otro policía hirió a uno de los dos ladrones que quisieron robarle la bicicleta en Gambier (ver página 17)

LLUVIA DE BALAS

Según contaron a este diario fuentes judiciales, policiales y vecinos que abandonaron por un rato el largo encierro para seguir de cerca el operativo, todo comenzó alrededor de las 4 de la tarde de ayer.

Policías del Comando que en un par de móviles recorrían un sector de Tolosa en un patrullaje de rutina vieron un automóvil Renault 9 de color gris ocupado por dos hombres, que avanzaba por avenida 7 desde 526 hacia 524. “Parecía un remís trucho”, comentó un pesquisa, con el chofer al volante y un pasajero atrás.

La versión oficial es que les llamó la atención que su conductor “aceleró la marcha al ver el móvil”, por lo cual decidieron “interceptarlos para poder identificarlos”.

Llegando al cruce de 7 y 522 “se les dio la voz de alto”, dijo un jefe policial, pero la reacción de los hombres del Renault no fue justamente la que esperaban.

El auto paró, sí, pero el que iba en el asiento de atrás saltó del coche al mismo tiempo que sacaba de entre sus ropas un arma con la que empezó a disparar “sobre el personal policial” en un intento por cubrir su fuga a la carrera. Para entonces se habían sumado efectivos del cuerpo de motorizada, uno de los cuales recibió un tiro en una pierna: la bala le atravesó la rodilla izquierda.

Las balas con teflón son conocidas como “mata policías”, porque atraviesan los chalecos

 

El prófugo, en tanto, avanzó por 522 hacia 6 y por esta calle hacia 521, pero no pudo llegar: a unos 20 metros de esa esquina se desató un segundo enfrentamiento armado en el que el muchacho recibió dos impactos de bala, “uno en una pierna y el otro en el abdomen”, detalló un jefe policial.

Boca abajo, sin perder el barbijo aunque si bastante sangre, el hombre notó cómo las esposas le inmovilizaban sus manos. Le sucuestraron una pistola calibre 9 milímetros de la marca Taurus, con la numeración suprimida. Su cómplice, en tanto, fue reducido cerquita de donde quedó el auto, también con un arma de fuego. Él tenía, según el reporte policial, una Bersa Thunder del mismo calibre, junto con un cargador con 17 proyectiles de punta de teflón (color turquesa).

Un móvil trasladó al oficial herido hasta el hospital San Roque de Gonnet y otro al chofer del Renault 9 hasta la comisaría Sexta, donde se abrió una causa por “atentado y resistencia a la autoridad, tenencia ilegal de arma de guerra, daño, abuso de arma y lesiones graves”. En cuanto al sospechoso baleado, una ambulancia del Same lo llevó al hospital Rossi, donde anoche continuaba internado, esperando su evolución. Además de los cargos que le imputaron por el hecho de ayer, deberá rendir cuentas por otros por los cuales tenía tres pedidos de captura pendientes. Una es del año pasado, también por abuso de arma y lesiones graves; otra es del 3 de marzo pasado, por un robo a un local de comidas de 6 y 41, y la restante por una entradera del 5 de marzo.

“Es conocido en la zona”, clarificó un investigador, “le dicen Patán y hace 10 días se hizo un allanamiento para encontrarlo”, procedimiento que terminó con otro aprehendido por hallazgo de droga y algunos móviles rotos por la lluvia de proyectiles que arrojaron los vecinos contra los policías. Dicen las malas lenguas que en algunos de esos robos habría participado el sujeto que es conocido desde el 1 de mayo como el “hombre del Fal”, porque con un arma de este estilo resistió su arresto, buscado en varias causas.

Acudió a la escena de ayer el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, quien supervisó personalmente los peritajes y relevamiento de rastros, a cargo de Policía Científica.

Un frentista que vive a pocos metros de donde pasó todo, aportó que “uno de estos tipos (por los capturados) intentó meterse por la fuerza en una casa de la cuadra donde luego los agarró la Policía” y acotó que estaba en la suya cuando escuchó un ruido fuerte, “como quien cierra un portón con ganas. Se ve que mientras huía de la Policía quiso esconderse en una vivienda”.

Un hombre que trabaja en el kiosco de 522 entre 7 y 8 casi quedó atrapado en media de la lluvia de proyectiles que intercambiaron policías con los ladrones. “Llegué unos minutos antes de las 4 de la tarde para abrir el local, justo cuando empezaban los tiros. No podía creer lo que pasaba, enseguida me metí adentro para no ligar ninguna bala perdida. Al ratito me asomé y había varios patrulleros”. Calculó que “hubo entre 9 y 10 disparos acá en un lapso de 10 minutos” y al parecer hubo otros tantos en el trayecto que tomaron los fugitivos ocupantes del Renault 9 hasta caer en 6 entre 521 y 522.

En cuanto al motivo por el cual los sujetos eran perseguidos, hubo quienes en la zona indicaron que “venían de robar o de intentar hacerlo en un comercio” de las inmediaciones de donde fueron interceptados. Aunque no faltó quien dijo saber que “fueron a robar a una casa”.

Lo cierto es que el operativo y sus resultados conmocionaron a ese habitualmente tranquilo sector de Tolosa, donde vecinos que salían de sus casas o pasaban caminando tras haber hecho algún mandado preguntaban sorprendidos qué había pasado, a otros que seguían de cerca el despliegue policial.

Después de que la ambulancia con el hombre herido se alejó del lugar, algunos policías pidieron a vecinos y periodistas que volvieran a sus casas al grito de “respetemos la cuarentena”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

El momento en que el prófugo baleado es trasladado en ambulancia al hospital Rossi / Dolores Ripoll

El Renault 9 en el que se movilizaban los ahora detenidos / EL DIA

Un arma y las balas / EL DIA

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla