Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Séptimo Día |UN SECTOR QUE NECESITA AYUDA
Pymes bonaerenses quieren tener herramientas para la postpandemia

Plantean que la nueva normalidad obligará a modificar los programas de ayuda que se brindan desde el Estado con un enfoque más local y regional y que su objetivo sea sostener e impulsar a las empresas y generar empleo

Pymes bonaerenses quieren tener herramientas para la postpandemia

Las pymes bonaerenses reclaman modificar el esquema de ayuda que da el estado / web

Esteban Pérez Fernández

Por: Esteban Pérez Fernández
eperezfernandez@eldia.com

19 de Julio de 2020 | 08:58
Edición impresa

En un contexto de subsistencia y fuerte crisis generado por la cuarentena de más de 120 días, desde las pymes bonaerenses, uno de los sectores productivos más castigados por el parate económico, reclama una reformulación de los programas estatales de ayuda para que Nación, Provincia y Municipios generen condiciones para apuntalar a las empresas.

Desde el sector empresario pyme bonaerense plantean recrear y aggiornar herramientas que funcionaron después de la crisis del 2001, que -aseguran- permitieron mantener a flote a muchas empresas, ayudarlas a reinventarse y poder volver a producir y generar trabajo.

Las necesidades de una pyme del Conurbano no son las mismas que las de una del interior

 

En los círculos empresarios repiquetean elogios a una estructura que se creó en la Provincia durante el gobierno de Eduardo Duhalde: las agencias de desarrollo y los centros IDEB. Eran organismos en los que se unían el sector público y el privado para orientar políticas públicas que apuntaran al crecimiento y desarrollo de las pymes con herramientas y financiamiento, pero con una “pata local” que servía para distinguir las necesidades, por ejemplo, de una metalúrgica del Conurbano con las de una fábrica de alimentos del interior bonaerense, empresas con realidades muy distintas hasta el día de hoy.

“El sector pyme bonaerense pudo sortear mucho mejor la crisis del 2001 gracias a que aún quedaban estructuras, aunque algo desmanteladas, de esas agencias de desarrollo, donde confluían el municipio, las pymes, las gremiales empresarias, los gremios y hasta la Iglesia para ordenar lo que se necesitaba para mantener a flote a las pymes y el empleo. Por eso creo que, ajustada a los nuevos tiempos y avances tecnológicos, sería muy importante recrear estructuras similares para la postpandemia”, explicó a EL DÍA el especialista platense Cristian Wertmuller.

Las pymes de todos los sectores tienen serios problemas para pagar sueldos, servicios, alquileres, y la readaptación a la “nueva normalidad” también deja al desnudo las deficiencias del Estado a la hora de dar respuestas en sostener la actividad productiva.

Muchas veces, en contextos diferentes al actual, se debate entre la posibilidad de tener un Estado más presente con acompañamiento al sector, o por el contrario en lugar de que el estado “les dé una mano”, las pymes piden que “les saquen la mano de encima”.

La pandemia dejo al descubierto muchas falencias de años donde el Estado se fue retirando del apoyo al sector productivo, y transformándose -en el mejor de los casos- en un “estado oferente”, ofreciendo programas de manera centralizada al sector de pymes y emprendedores para que ellos los utilicen y desconociendo muchas veces las necesidades locales.

Algunos apuntan al Ministerio de Producción, que conduce Augusto Costa, como el lugar desde donde deberían motorizar este cambio, cartera que hoy parece esmerilada por la pandemia y a la que califican, en voz baja, con “poca capacidad de reacción ante la grave crisis”.

La postura del “estado oferente” lleva en muchos de los casos a fracasar en la diseminación de los programas entre los sectores que se buscan beneficiar, explican desde gremiales empresarias pymes de la Región.

“A partir de ahí, comienzan a producirse los diferentes obstáculos que impiden que estos programas puedan llegar a sus destinatarios de manera ágil y que surtan efectos positivos además de que existen duplicación de programas y recursos en diferentes ministerios”, explicó Wertmuller, quien también tiene una pyme en la Región y es vicepresidente de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires (CEPBA.

La pandemia dejó al descubierto años donde el Estado se fue retirando del apoyo a las pymes

 

CASOS Y TESTIMONIOS

Al respecto, Diego Príncipi, vicepresidente de la Cámara La Plata Oeste (Calpo), gremial empresaria que agrupa a pymes y comerciantes de esa zona de la Ciudad, le explicó a EL DÍA que “en todas las instancias del Estado abundan programas y herramientas para suplir necesidades que el tejido productivo requiere. Desde mi experiencia como empresario pyme veo que no terminan llegando en forma adecuada, porque a veces son insuficientes o se hacen programas centralizados pero que no tienen en cuenta las realidades locales. El IDEB era una copia criolla del Sebrae en Brasil (que hoy sigue funcionando) pero acá se desmanteló. Eran “ventanillas locales” mediante las cuales una pyme podía acceder a información, asesoramiento y dar inicio a gestiones y trámites para capacitaciones, subsidios, créditos, redes de contactos, difusión del comercio exterior, y fueron muy exitosos. Hoy necesitamos algo así, pero que puede potenciarse con el grado de digitalización que tenemos, porque hoy las áreas de gobierno que se ocupan de la producción y el comercio cuentan con información muy escasa y a veces hay programas pero no llegan a las empresas por falta de comunicación; sólo acceden los que ya saben como funciona, pero debería ser para todos”.

En tanto, Jorge Raúl Lemos, director de la agencia de desarrollo local de Morón, le contó a este diario que “con una conformación público-privada agrupamos a cámaras empresarias y a universidades locales y cumplimos un rol de articuladores en territorio para que lleguen a las pymes los planes, programas y acciones públicos. Es muy importante fortalecer estas instituciones para encarar lo que viene en la postpandemia, recomponer el tejido productivo, la actividad comercial y de servicios”.

El caso del empresario Andrés Pérez, que tiene una pyme industrial en el Conurbano bonaerense refleja la necesidad de encarar estos nuevos desafíos para el sector. En diálogo con este diario, contó que pasó por una incubadora de empresas en San Miguel y pudo elaborar un plan de negocios y conseguir financiamiento. “El Estado tiene que ocupar un rol como articulador local, pero no tiene que estar en todo, pero sí tiene que promover una cultura emprendedora en la sociedad, ayudar al puntapié inicial, y en dar capacitación y líneas de financiamiento”, explicó.

Para el presidente de CEPBA, Guillermo Siro, “el proceso de salida de la pandemia es un modelo que tenemos que empezar a trabajar en base a lo que se hacía en las agencias de desarrollo para que los programas públicos puedan llegar al territorio y acompañar el desarrollo de las economías locales”.

“Necesitamos repensar el Estado en esta nueva normalidad social y económica”

 

EL ROL DEL ESTADO

“No podemos pensar en un estado todopoderoso que diseñe programas sin tener en cuenta las realidades territoriales, y pretenda que sean aplicados de la misma manera en las distintas localidades. Esto lo está dejando al descubierto la llegada del COVID-19. No son las mismas necesidades en el Conurbano que las del Gran La Plata o las de una localidad del interior de la Provincia, e incluso del resto del país”, señalaron a este diario hombres y mujeres de negocios de gremiales empresarias bonaerenses.

“Suelen ser siempre los mismos quienes obtienen dichos beneficios, y suelen ser los que cuentan con asesores, contactos, relaciones institucionales, o simplemente suerte, por estar en el momento justo en el lugar indicado, pero no es el común de las pymes y emprendedores”, explicó Wertmuller.

Los empresarios insistieron en que al momento de definir estos instrumentos de apoyo (subsidios, capacitaciones, asesoramiento), se lo hace desde una postura “centralista” porque, según sostienen, es más fácil diseñar programas desde un ministerio que pensarlo conjuntamente con las necesidades regionales o locales.

“Consideramos a la incubadora de empresas como una estructura de gestión, empoderamiento y acompañamiento en el desarrollo empresarial para dar herramientas de asistencia a los emprendedores, con una óptica netamente municipal. Con esto logramos tener una política de asistencia técnica a emprendedores que se complementa con la asistencia financiera que otorgamos o ayudamos a conseguir de programas de Nación o Provincia” le contó a este diario María Rosa Silva, directora de San Miguel Incuba.

“Necesitamos repensar el Estado en esta nueva normalidad tanto social como económica. Este es un momento importante para hacerlo. Las grandes crisis generan problemas pero también oportunidades, y debemos estar preparados para detectarlas a tiempo y actuar en consecuencia. Ahí es donde el Estado debe convocar en cada región a sus referentes locales a esta discusión para analizar entre todos cómo salimos de esto para quedar bien posicionados para enfrentar lo que viene. Hay reformas de fondo para hacer, pero también reestructuraciones a niveles regional y local que pueden ser de gran utilidad, sobre todo en el corto y mediano plazo”, destacaron los empresarios.

Por eso piden transformar al Estado de “oferente” a “articulador, promotor y conductor” del desarrollo productivo regional con inclusión de quienes tengan para opinar y aportar.

“Si el estado cambia su manera de promover el desarrollo, generamos en cada región o localidad, espacios de trabajo asociativo entre el sector público, que debe ser el conductor, y las instituciones intermedias que hacen al desarrollo productivo y económico de dicha región, como cámaras empresarias, productores, trabajadores organizados, sector científico, tecnológico y educativo y organizaciones profesionales, podemos establecer proyectos que hagan al desarrollo regional y requieran de apoyo del Estado Provincial y Nacional. Pero indefectiblemente, se necesita que estos estamentos estatales decidan ir por ese camino. Promover la articulación público-privada como base de sustento de las políticas productivas.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Cristian Wertmuller (Vicepresidente de Cepba).- “​​​​​​​El sector pyme bonaerense pudo sortear mucho mejor la crisis del 2001 gracias a que aún quedaban estructuras, aunque algo desmanteladas, de esas agencias de desarrollo local”

Diego Príncipi (Vicepresidente de Calpo).-“​​​​​​​Hoy las áreas de gobierno que se ocupan de la producción y el comercio cuentan con información muy escasa y a veces hay programas pero no llegan a las empresas por falta de comunicación”

Jorge Lemos (Incubadora de empresas).- “​​​​​​​Es muy importante fortalecer las agencias de desarrollo locales para encarar lo que viene en la postpandemia, recomponer el tejido productivo, la actividad comercial y de servicios”

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla