Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $141,50
Dólar Turista $247,63
Dólar Blue $295,00
Euro $143,32
Riesgo País 2458
Espectáculos |CAMINO A LOS GALARDONES DE LA MÚSICA NACIONAL
Noelia Sinkunas: “Desde la música queremos erradicar el odio a lo diferente”

La artista de Berisso se encuentra doblemente nominada a los Gardel: su segundo trabajo solista opta por el premio a mejor disco jazz, y Cachitas Now! va por la estatuilla en la categoría tropical

Noelia Sinkunas: “Desde la música queremos erradicar el odio a lo diferente”

Noelia Sinkunas al piano / Luciana Demichelis

Pedro Garay

Por: Pedro Garay
pgaray@eldia.com

21 de Julio de 2020 | 02:53
Edición impresa

“Es muy loco”, introduce Noelia Sinkunas el relato del nacimiento de su último trabajo discográfico, las “New York Sessions”, al otro lado del teléfono. “El disco surgió espontáneamente durante un viaje de trabajo a Nueva York. Fuimos a tocar una semana, y me escribió Fran Lopez, que vive allá y que había mezclado el disco de Max Aguirre donde toqué. Me invitó a su estudio, a grabar o a lo que sea: fui, no sabía que grabar, acababa de grabar mi anterior disco y no tenía más producción, pero fui confiando en que algo iba a salir, sin saber que iba a ser un disco: era un día para divertirse, y de paso grabar algo”. 

Lo que le salió a la oriunda de Berisso fue un conjunto de improvisaciones jazzeras inspiradas en temas populares, parte de la educación sentimental de Sinkunas, que van de Britney Spears a Damas Gratis, de Gardel a Gilda, reflejo de las inquietudes y los dedos eclécticos y desprejuiciados de la pianista. Un experimento, más desatado que su preciosista debut solista, “Escenas de la nada mirar”, que le valió como aquel, de sonido tanguero, una nominación a los Premios Gardel.

Nominado a mejor álbum de jazz, “New York Sessions” “fue como sacarse una foto, una foto musical-ideológica”, dice Sinkunas. Es muy yo: la cumbia, la improvisación, y refleja a la vez todo lo que me inspiró Nueva York. Y tiene algo de lo espontáneo que me de esos discos donde se escucha a la gente hablar, se ríen… Siempre me pareció que eso estaba buenísimo, me acercan al espacio y al tiempo donde está el artista tocando”.

En medio del encierro pandémico, Sinkunas recibió la noticia de la nominación como “una inyección de adrenalina”, que, además, fue por duplicado: Cachitas Now!, la banda de cumbia disidente y comprometida que forma junto a Melisa Lobos, Tomás Llancafil Williams, Melisa Montejano, Guadalupe Mambrin, Jonás Gómez Dip y Matías Rodríguez desde 2012 también quedó nominada en los Gardel, por “Chonga”, en la terna que CAPIF dedica al mejor álbum de un grupo tropical. 

Una nominación que ya es ganar una batalla: “Ya sentimos que ganamos, estar en esa instancia es un flash. Saltamos: el grupo de WhatsApp explotó ese día”. Las Cachitas pensaron la cumbia desde otra perspectiva, desde una lírica descontaminada de machismos disfrazados de costumbrismo y color folclórico, y contra la marea se ganaron su espacio en la mesa de los grandes. Una presencia disruptiva, que “también generó una ola de haters: están Los Palmeras, Amar Azul, La Nueva Luna… y muchos escribían quiénes son Cachitas Now”.

Cachitas responde: son la banda que se construyó al margen del mainstream de la cumbia, reivindicando con fuego tropical y popular las consignas de la lucha por la diversidad. “Tuvimos que construir nuestro camino aparte: tuvimos que hacer nuestras propias fiestas, libres de violencia machista, otra movida”, explica Sinkunas. “Compartimos terna con bandas con mucha trayectoria, bandones, y nosotros nos criamos con eso. Pero ahora tenemos otra idea de lo que queremos decir con las canciones, y de lo que queremos que pase en esos ámbitos. Por eso la nominación nos parece muy fuerte, un logro gigante”.

Y su presencia no solo incomoda en la hipermasculina categoría tropical: “En la terna de jazz, también la nominación incomoda a muchas personas: no me conocen, y no se le abre el camino a nuevos artistas, más si, como es nuestro caso, están atravesando búsquedas con una ideología particular. Por eso, se juzga eso que no se conoce, y se sigue sosteniendo una especie de odio hacia el otro que es lo que queremos erradicar”, afirma Sinkunas.

Este prejuicio, lanza, “tiene que ver con el odio a lo diferente, a lo desconocido, a lo otro. En cualquier estilo, siempre sentí que si no te conocen, estás afuera y no vas a ser parte nunca: eso construye que todo el mundo se pelee. Desde la música queremos erradicar esa idea que se construye en todos los ámbitos: a nosotras nos compete la música, y en este ámbito, ya sea en el tango, en el jazz, en la cumbia, es tremendo”. 

Sinkunas, sesionista de tango (dos trabajos ligados al tango en los que tocó, “Menesunda” de Cucuza y “Terco” de Max Aguirre, también optan por premios Gardel) nominada en categorías de jazz y cumbia, fusiona así un proyecto musical sin fronteras y una ideología militante que lucha para el desprejuicio.”La música es una gran herramienta para explorar esas disidencias: hay que ir para ahí”, acota al respecto la pianista que a sus dieciséis tocaba metal progresivo instrumental y tango, y escuchaba cumbia, forjando una mirada desacartonada que la ha vuelto referencia de su generación dentro y fuera del tango, que le ha permitido moverse entre géneros sin pensarlo demasiado.

De hecho, Sinkunas dice que no hay detrás de esa diversidad exploratoria una idea consciente: “No sé si alguna vez lo pensé, no se si hay una idea en base a eso: es algo espontáneo, que se ha dado así. Me muevo mucho. Y cuando sos sesionista vas aprendiendo muchas cosas, de los estilos, de los grupos, del ambiente: tiene que ver con el oficio”, explica. “Toda la vida toqué diferentes estilos”, agrega. “Por ahí en la adolescencia lo vivía como un ‘no ser parte’ ni de una tribu ni de otra: si escuchás metal no podés escuchar cumbia, y en la adolescencia no me sentía parte de ninguno, o me sentía parte de todo. Pero después, me dije ‘soy esto’. Y listo. La música es música”.

Por otro lado, da la sensación de que no hay un solo género que pueda contener una energía creativa desbordante. “Soy re manija, re inquieta. De hecho me tienen que parar”, acepta entre risas Sinkunas, y a continuación pasa a relatar su cuarentena. ¿Época para reflexionar, parar la pelota? Nada de eso: se armó su estudio y “me embalé a grabar, me di cuenta de que tenía herramientas en casa que no había descubierto. Ya tengo temas nuevos para el próximo disco de Cachitas, estoy trabajando en arreglos de dos discos, y ya produciendo mi próximo material: es un buen momento para meterle pila”.

Imparable, además de la composición y de grabar algunos videos, Sinkunas también realiza esporádicamente conciertos a la gorra virtual: “Está funcionando. Hay una necesidad de tocar, de hacer música, que por lo menos a mi me pasa por el cuerpo. Uno a veces piensa ‘hay un montón de información en la red’... pero va más allá, hay algo de conectar con la gente que es necesario, así lo sentía yo”, lanza la berissense. “Es un bajón estar encerrado, pero tal vez nos permitió ver que nos podíamos conectar con personas que no podían acceder a un concierto mío”, sigue, aunque acepta, claro, que “recontra extraño el vivo. Tengo como una especie de abstinencia, necesito hacer música en grupo. Lo más cercano que hicimos fue con Cachitas, que hacemos vivos los fines de semana, y en Instagram hacíamos mitad de la canción una, y mitad la otra. Hemos intentado ver si se puede tocar a la vez, intentamos sincronizar relojes, metrónomos… pero era imposible”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla