Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $80,05
Dólar Ahorro/Turista $132.08
Dólar Blue $145,00
Euro $92,81
Merval 0,00%
Riesgo País 1330
La Ciudad |Las plataformas que permiten dar clase en tiempo real “nunca” son utilizadas, según indicaron las familias consultadas
La inmensa mayoría de los alumnos tiene educación por celular y WhatsApp

La inesperada aparición de la pandemia llevó a docentes y estudiantes a continuar el proceso de enseñanza “como pudieron”. Más de 7 de cada 10 no tienen dispositivo propio y el 60% cuenta con servicio de internet inadecuado

La inmensa mayoría de los alumnos tiene educación por celular y WhatsApp
6 de Agosto de 2020 | 01:57
Edición impresa

Las clases a distancia en tiempo real o sincrónicas llegarán cuando la profunda brecha digital, que existe desde hace años pero que la pandemia dejó al desnudo, sea achicada de manera sustancial. Por ahora, ante la irrupción de la COVID-19 y el consecuente cierre de edificios escolares, las herramientas que hallaron las escuelas, maestras y alumnos para proseguir de algún modo el proceso educativo fueron el teléfono celular y el WhatsApp. “Es lo que hay”, como dicen los españoles. Y hay poco.

WhatsApp es, por mucho, el medio más utilizado para enviar tareas a los niños y niñas de las escuelas primarias urbanas, públicas y de modalidad común, el universo tomado para el relevamiento que llevó a cabo el observatorio Argentinos por la Educación. A punto tal que el 80 por ciento de las familias encuestadas dijo que las escuelas lo usan “siempre”. Si a ello se le suma que el 12,2 por ciento respondió que lo utilizan “a veces”, se concluye que más del 90 por ciento de los establecimientos educativos se aferra a esa red social para cumplimentar el denominado proceso de continuidad pedagógica.

En segundo lugar, a gran distancia de WhatsApp pero en un número alto, se encuentran otros instrumentos asincrónicos (comunicación que no se produce en tiempo real, como por ejemplo en zoom o classroom). Muchos alumnos reciben archivos de PDF o de Word enviados por el docente. Un 57,7 por ciento dijo que la tarea le llega por esas vías “siempre” y un 30,5 por ciento contestó “a veces”.

Luego siguen los cuadernillos impresos y/o fotocopias enviados por la maestra (24,3 por ciento “siempre” y 37 por ciento “a veces”) y libros de texto indicados por los docentes (21,7 por ciento “siempre” y 40,9 por ciento “a veces”).

Los sitios web de las instituciones educativas, otras redes sociales como Facebook e Instagram, las clases grabadas con audio y video y el correo electrónico son muy poco utilizados: entre el 10 y el 16,5 por ciento según el caso.

La presencia estatal -apunta el trabajo- destaca en los cuadernillos impresos por el gobierno (40,5 por ciento los usan) y en las plataformas de los ministerios de educación (39,8 por ciento las utilizan).

En tanto, herramientas sincrónicas como zoom y skype, entre otras, son utilizadas “siempre” en menos del 6 por ciento de los casos (“a veces” respondió el 23,5 por ciento de las familias y “nunca”, el 71 por ciento).

Aprendiendo por celu (prestado)

Los autores del informe publicado por el observatorio Argentinos por la Educación preguntaron a familias de todo el país qué herramienta utilizan los niños y niñas para mantener el proceso educativo, y el teléfono móvil aparece a la cabeza. El 56,1 por ciento de los alumnos de las escuelas primarias urbanas y de gestión estatal usan “únicamente” ese medio para recibir tareas y enviarlas resueltas al docente.

Ahora bien, en gran medida por tratarse de menores, el 67,2 por ciento no es propietario del teléfono y utiliza el de un familiar o el de alguien que no es de su familia.

“Apenas 2 de cada 10 alumnos es dueño del dispositivo tecnológico con el cual toma clases o recibe tareas para hacer en el hogar”, señala el relevamiento.

Asimismo, muy lejos del uso del celular, en sólo el 12,2 por ciento de las familias dijeron que los niños utilizan una notebook, una PC o una tablet.

En tanto, el 21,4 por ciento refirió que “combinan” un celular con una notebook, PC o tablet.

La directora de la Red de Educadores Innovadores, María Cristina Gómez, consideró que “el uso en un porcentaje tan elevado de celulares compartidos, así como la bajísima presencia de dispositivos propios como PC o tablets, no sólo mediatizó el vínculo a través de padres, madres o tutores, sino que es un claro indicador de las escasas posibilidades de acceder a clases o explicaciones sincrónicas (en tiempo real) y, en consecuencia, del traslado a los padres de esa responsabilidad”.

“Esta situación ha sido motivo de queja y angustia en muchos hogares que no cuentan con el bagaje de conocimientos que les permitiría asumir con éxito esa improvisada tarea”, añadió.

El informe que llevaron a cabo los profesores Mariano Narodowski, Víctor Volman y Federico Braga es el segundo de una serie llamada “La situación de las familias y alumnos durante el aislamiento”, que indagó sobre los dispositivos con que se mantiene el vínculo pedagógico en cuarentena.

El primer informe, que este diario publicó hace dos semanas, dio cuenta de la periodicidad del vínculo escuela/docentes-alumnos. Y los autores llegaron a la conclusión de que si bien el 90 por ciento de los alumnos fueron contactados, solamente la mitad mantiene un trato diario con la institución o la maestra.

Volviendo al trabajo publicado ayer, se aclara que “dada la técnica empleada para identificar a los respondientes, las familias involucradas tienen conexión a internet, aunque sea mínima o intermitente, por lo que los resultados se aplican a ese universo de hogares”. Es decir que no abarca a quienes el propio Narodowski denominó, en una columna de opinión que publicó en este medio, “los desconectados”. Es decir, los miles y miles de chicos y chicas que en esta época se cayeron del mapa educativo por la falta total de medios. Un hecho que, seguramente, repercutirá en deserción cuando retornen las clases presenciales. Algo que, dicho sea de paso, cada vez está más lejos de ocurrir en 2020. Al menos en el AMBA y en La Plata.

“Esta investigación corrobora que la pandemia está profundizando las desigualdades educativas. Hay que reducir las brechas digitales para reducir las desigualdades educativas”, subrayó el director de investigación y desarrollo del Centro de Innovación Pedagógica de la Universidad de San Andrés, Alejandro Artopoulos.

Internet sí, pero mala

Los autores del informe dan cuenta de que es importante el número de familias que tiene WiFi (en este punto, vale recordar que por el método utilizado para efectuar el relevamiento en todos los hogares consultados tienen servicio de internet, más allá de su calidad).

“Los datos muestran un alto porcentaje de acceso a WiFi si se compara con otras mediciones. Según los resultados de la encuesta, el 58,5 por ciento de los estudiantes de nivel primario tiene conexión a la red a través de WiFi”, reza el trabajo.

Pero -siempre hay un pero- más allá de si existe o no conexión a internet es importante conocer cómo es la calidad de la misma.

“Alrededor de seis de cada diez alumnos no dispone de un servicio de internet adecuado para hacer las tareas”, puntualiza el informe.

Más del 70% de las escuelas nunca usan herramientas sincrónicas como zoom o skype

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla