Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $85,91
Dólar Ahorro/Turista $141.75
Dólar Blue $161,00
Euro $98,75
Merval 0,00%
Riesgo País 1375
Policiales |En las zonas de parque San Martín y plaza Yrigoyen
Dos motochorros balearon a un médico y metieron mucho miedo en apenas una hora

Le robaron al menos a 4 transeúntes entre las 20 y las 21 del martes. El herido por el disparo en una pierna tuvo que ser hospitalizado

Dos motochorros balearon a un médico y metieron mucho miedo en apenas una hora

La cuadra de 20 entre 57 y 58, donde balearon al médico / el dia

24 de Septiembre de 2020 | 03:26
Edición impresa

Furiosos, dispuestos a todo y armados. Así los describieron sus víctimas y, a juzgar por los hechos, actuaron de esa forma en al menos tres episodios. Se trata de dos motochorros que el martes por la noche protagonizaron un frenético raid delictivo en las zonas del parque San Martín y Plaza Yrigoyen, que tuvieron como consecuencia un herido de bala y otro por un culatazo en la cabeza.

Los ataques fueron cometidos en el lapso aproximado de una hora entre el fin de la tarde y el comienzo de la noche, fueron rápidos y violentos. En el barrio se mostraron preocupados porque, afirmaron, “se trata de un sector de la Ciudad que no suele tener este tipo de asaltos, esperemos que no se vuelva una modalidad”.

En las manzanas donde ocurrieron los robos hay instaladas alarmas vecinales y cámaras en las casas.

Sin embargo, eso no impidió que los delincuentes se movieran a sus anchas para acometer a sus víctimas, despojarlas de sus pertenencias y huir a toda velocidad.

“Estaba como loco”

Juan (49) y su esposa Virginia (46) salen a caminar casi todas las tardes. Viven en Altos de San Lorenzo y acostumbran a repetir el camino: por 27 hasta el parque San Martín, donde dan alguna vuelta antes de emprender el regreso al hogar.

Eligieron esa ruta porque la consideran “bastante tranquila, nunca pasa nada”, explicaron. Con todo, eligen la precaución y dejan celulares y billeteras en el punto de partida. Ese martes hubo varias diferencias en el itinerario.

La primera fue que al llegar a 27 entre 57 y 58 los sorprendió el chirriar de unas gomas sobre el asfalto. Una moto había frenado y de la parte trasera bajó un desconocido con un arma de fuego en la mano.

“Yo pensé que me iba a tirar porque me apuntaba a las piernas, y la verdad es que no tenía nada para darle, habíamos salido a caminar como siempre”, sostuvo Juan. Pero Virginia sí traía su teléfono en el bolsillo: “No lo sabía, porque siempre lo dejamos” en el domicilio, añadió.

El ladrón “estaba como loco, no dejaba de apuntarnos con un revólver y me decía ‘dame la plata, dame la billetera, el celular’”, recordó. Mientras tanto, el cómplice “daba vueltas en círculos con la moto, estaban sacados”. No tuvieron más remedio que entregarles lo poco que llevaban.

“Nos quedamos con la duda de si nos iba a tirar o no, pero con un arma uno nunca sabe. Además a mí ya me dispararon en la puerta de mi casa durante un robo, sé que el que te apunta en algún momento tira”, reflexionó.

Consumado el atraco, los delincuentes salieron a contramano por 27 y doblaron en 56, hacia 25. No fueron muy lejos: a mitad de cuadra asaltaron a otro sujeto que estaba en su auto junto a una joven.

Lo abordaron y reiteraron el proceso, esta vez de manera más violenta. Le propinaron un culatazo en el cuero cabelludo al dueño del rodado y le arrebataron la billetera, el celular y las llaves del vehículo.

Virginia y Juan, que siguieron el recorrido usual, de repente escucharon “las sirenas de las alarmas vecinales y corrimos esa cuadra pensando que era la policía que los había atrapado”.

Al doblar por 56, se encontraron con una escena diferente a la esperada. Un grupo de vecinos rodeaba a la pareja que segundos antes había sido también atacada por los maleantes.

Se presume que después de esos dos incidentes, que sucedieron cerca de las 20 horas, siguieron 56 hasta 21, donde habrían girado a la derecha.

Es que, en calle 20 entre 57 y 58, acometieron a un médico de 35 años. Fuentes policiales indicaron que lo cruzaron en la puerta de su casa y que éste intentó resistirse. La intuición de Juan no estaba errada, porque le dispararon en la pierna izquierda, a la altura de la rodilla, y huyeron del lugar.

El damnificado fue asistido por una ambulancia del SAME y luego se trasladó por sus propios medios a la clínica Ipensa.

Los voceros policiales consultados señalaron que “está fuera de peligro” y que buscaban testigos presenciales, además de recabar las imágenes de las cámaras de seguridad.

“La denuncia, por internet”

En tanto, Juan refirió que “fuimos a la comisaría Quinta y no nos tomaron la denuncia, nos dijeron que lo hagamos por internet”.

Además detalló que el acompañante “tenía una gorra y un bolso o una mochila” y “parecía como de 25 años, con cara ‘finita y la nariz medio aguileña”.

Por último, manifestó que “posiblemente estaban drogados, los vi muy loquitos. Además no fueron a buscar una presa fácil, se ve que no tenían muy planeado a quién agarrar”.

“Pensé que me iba a tirar porque me apuntaba a las piernas y no tenía nada para darle”

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla