Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $106,17
Dólar Ahorro/Turista $175.18
Dólar Blue $201,00
Euro $119,82
Riesgo País 1872
Información General |IMPRESIONES - Ocurrencias
Ciudad desguarnecida, sin Batman y sin exorcistas

Ciudad desguarnecida, sin Batman y sin exorcistas

Por: Alejandro Castañeda
afcastab@gmail.com

24 de Octubre de 2021 | 05:15
Edición impresa

Los villanos ganan terreno. No sólo la pandemia le añadió pesares a este planeta acechado por contagios y catástrofes. El miedo manda y la ficción, de tan preocupada, empezó a reciclar superhéroes. Por estos pagos, la inseguridad y la violencia nunca descansan. Y hubo malas noticias en la semana: el Batman local anunció su retiro y el padre Carlos Mancuso, el gran exorcista, ya retirado, fue presentado como parte de los misterios de la Ciudad. Estamos sin coberturas. Y la calidad y cantidad de los malditos ha crecido tanto que ni los falsos superhéroes ni la gendarmería celestial pueden protegernos.

Batman se despide de la presencialidad agobiado por una tarea que ha despertado aplausos y resquemores. Desde la fantasía les hacía creer a los chicos que allá afuera había gente amiga. El Bruno Díaz de entrecasa le regalaba a la niñez el abrigo de algún chiche aliviador y una copia de historieta. Pero está cansado y siente que llegó la hora de dar un paso al costado. El traje le queda chico y quiere dejar la cancha antes que los años le saque tarjeta roja.

Ahora anda tras los pasos de algún platense voluntarioso para entregarle legado, disfraz y consejos. Tiene uno en vista y espera que no le diga que no, porque conseguir vecinos solidarios, sacrificados y juguetones, no es fácil.

Y el padre Mancuso, un exorcista con mandato cumplido, también se cansó de torearse semanalmente con el mismísimo diablo. Lo citaba cada viernes en su parroquia de calle 6. Y allí sostenía una dura porfía con ese maldito ocupa que invade y zamarrea las almas confundidas de algunos platenses.

Desilusionado por el avance del mal, Mancuso decidió archivar sus cruces peleadoras, guardar sus oraciones y dejar que cada uno enfrente como pueda a sus propios demonios.

El Batman de mentira y el exorcista de verdad han tirado la toalla. Se dieron cuenta que ya no se puede estar seguro ni siquiera en la fantasía o el misterio. Batman se ha rendido. Tuvo algún rasguño con las autoridades del Hospital de Niños y prefirió llevar al hospital de Melchor Romero sus gracias y sus juguetes. Pero tiene desgastado el ánimo. Debe resultar agotador tramitar ayudas en un paisaje con tanto necesitado. Contó que está cada vez más sensible y que llora por cualquier cosa.

¿No extrañará a ese Robín que siempre imaginó y nunca llegó? Por eso anda buscando un sucesor incansable y de buen talante: “Mas allá del traje, lo que yo necesito es que esa persona sea honesta, sencilla y sentimental”. ¿Quedará alguno?

Esta semana, tras ser calificado de “misterio”, se repasó el programa sanador de ese padre que atendía a los desesperados en su parroquia San José. Mancuso se esmeraba entonces a fondo para darle calma a esos espíritus maltrechos que iban allí a buscar la dosis salvadora de este gran vacunador.

Con sus exorcismos advirtió que la maldad anda por todos lados, que se despliega a sus anchas en la ficción, en la realidad y hasta en el más allá. Y aprendió que el diablo guarda testaferros en las baticuevas de los poderosos, ese lugar sagrado donde crecen unos milagrosos fueros que fabrican inocentes.

La cosa está brava, pero no hay que asustarse ni bajar la guardia.

¿El diablo se disfrazó de virus? ¿El Batimóvil gasta mucho? La técnica que enseñó Mancuso es eficaz, seguidora y rigurosa: primero hay que identificar a Satanás, porque no todo estropeado está poseído; y después, redoblar oraciones y agua bendita para que el maldito inquilino abandone su víctima.

El plan es calmar a los desamparados y tener a raya a un Lucifer que nunca se relaja. Sin ellos dos, la ciudad está más desguarnecida que nunca. Mancuso puso sus cruces en baño maría y aguarda, como Batman, que aparezca algún sucesor capaz de pelear mano a mano con Satanás.

Los superhéroes están cansados y Hollywood lanzó un nuevo modelo: un superman bisexual. Parece que un mal batido de la kriptonita acabó transformando al circunspecto Clark Kent en un justiciero con doble comando, que pega y recibe. Se podrá acomodar la capa a su gusto y agarrase a piñas con peleas de ida y vuelta. Por las dudas, el Batman de las diagonales tomó distancia de este cambio.

El padre Mancuso calmaba a esos espíritus maltrechos que iban a buscar la dosis salvadora de este gran vacunador

El superman bisexual se podrá acomodar la capa a su gusto y agarrarse a piñas con peleas de ida y vuelta

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla