Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $130,14
Dólar Ahorro/Turista $214.73
Dólar Blue $239,00
Euro $135,24
Riesgo País 2434
Toda la semana |TAMBIÉN PRESENTES EN LA MODA Y EN EL FITNESS
Tendencias: wearables, la tecnología portátil que cuida la salud y acompaña a todos lados

Son dispositivos electrónicos que se llevan puestos en la ropa o accesorios, que registran lo que se come, controlan la diabetes o avisan si un bebé tiene fiebre. Y que en el futuro, hasta se podrían controlar con la mente

Tendencias: wearables, la tecnología portátil que cuida la salud y acompaña a todos lados

“El interés en autocalificarse y medirse forma parte de los comportamientos actuales en gran cantidad de consumidores a nivel global.”

20 de Febrero de 2022 | 08:45
Edición impresa

La tecnología avanza a pasos tan acelerados, que ya está en todas partes, hasta en la ropa. Tanto, que lo que hace algunos años comenzó a asombrar bajo el nombre de “wearables”, ya es algo que se ha extendido para ayudar en los campos de la salud, el deporte, la alimentación y hasta la moda. Porque esta tecnología registra lo que comemos, cuenta nuestros pasos o avisa si no dormimos lo suficiente, a través de dispositivos electrónicos que se llevan puestos como ropa o accesorios, y que llegan a saber cosas sobre una persona, que la propia persona desconoce.

Es que la tecnología “vestible”, como también se la llama, es una nueva fase en la evolución de los dispositivos portátiles, ya que mientras la primera etapa se caracterizó por posibilitar la comunicación de manera instantánea, los dispositivos electrónicos ahora avanzan hacia un entorno más personal, y también son el resultado de la miniaturización de los componentes tecnológicos, como que los sensores y los microchips están insertos en la ropa y accesorios que se llevan puestos la mayor parte del día.

El término significa “llevable” o “vestible“, y hace referencia a pequeñas computadoras que van siempre con el usuario / Freepik

Es así que ropa cargada de sensores, pulseras de monitoreo y relojes inteligentes, registran y transmiten datos de sus usuarios a otros dispositivos, como el teléfono celular, de manera continua. Ese control corporal en tiempo real es uno de los pilares de la tecnología fitness, herramientas que antes llegaban a cierto mercado de atletas de élite, pero que con la masificación de los wearables, se transformaron en asistentes personales de autocuidado.

El atractivo de la tecnología fitness consiste en convertir al ejercicio físico en algo tangible para sus usuarios, ya que cuantifican los pasos dados, las calorías consumidas o las metas alcanzadas a diario, y cuyo uso masivo dejó de tratarse de una moda pasajera para convertirse en una tendencia que se consolida.

Su atractivo consiste en convertir el ejercicio físico en algo tangible para sus usuarios

 

Según datos de la “International Data Corporation” (IDC), uno de los principales proveedores de dispositivos inteligentes en el mercado, los envíos globales de wearables crecieron un 9,9% durante el tercer trimestre de 2021, y superaron los 138 millones de unidades entregadas en todo el mundo.

Los audífonos inteligentes, que se utilizan tanto para la transmisión inalámbrica como para el monitoreo médico y el seguimiento del estado físico, lideraron ese crecimiento con un 26,5% en comparación con el año 2020, lo que representa un 64,7% de los envíos de dispositivos portátiles. Los siguientes, fueron los dispositivos de muñeca -una categoría más asociada al fitness- que capturó el 34,7% del mercado. Y según esta misma entidad, a la cabeza del ranking de desarrolladoras de wearables se encuentran marcas como Apple, Samsung y Xiamoi.

Es así que marcas de ropa deportiva comercializan prendas inteligentes bajo el slogan “una solución de élite para los atletas de todos los días”, y ahora la compañía china Xiamoi, que a finales de 2021 lanzó una nueva versión de sus pulseras inteligentes, integró aplicaciones móviles que, desde la muñeca de su usuario, son capaces de medir el ritmo cardíaco y respiración durante el entrenamiento, mientras que los relojes inteligentes de Apple no solamente recolectan e interpretan datos basados en algoritmos, sino que envían notificaciones de salud cardíaca cuando la frecuencia está por encima o por debajo de los valores indicados.

En 2013, Google había lanzado Google Glass, anteojos inteligentes que permitían leer mensajes de texto o correos electrónicos, e incluso sacar fotos y grabar vídeos

ÉXITOS Y FRACASOS

En 2013, Google había lanzado Google Glass, anteojos inteligentes que permitían leer mensajes de texto o correos electrónicos, e incluso sacar fotos y grabar vídeos, a través de una pantalla integrada a las gafas, delante del ojo de sus usuarios. Pero la búsqueda de consumidores para este wearable de uso diario fracasó, y despertó una serie de cuestionamientos sobre la privacidad cuando autoridades de protección de datos de seis países (Canadá, Australia, Nueva Zelanda, México, Suiza e Israel) pidieron explicaciones a Google sobre qué información se registraba a través de las gafas, qué datos se compartían con terceros, cómo pensaba Google utilizar esta información y, fundamentalmente, cómo garantizaban la intimidad de sus usuarios.

Es que con la llegada de las tecnologías wearables, los usuarios se convirtieron en una suerte de fuente conectada de datos. Desde que dieron el salto al consumo masivo con aplicaciones en el área del ocio, la salud, el autocuidado y el fitness, los wearables se enfrentaron a la objeción de quienes rechazan “estar siempre conectados”.

Pero mientras tanto, los dispositivos electrónicos vestibles y personales, registran, contabilizan y notifican los movimientos del cuerpo al que van integrados, y muchos usuarios los llevan a donde sea que vayan, en la ropa y accesorios que llevan puesta. Y aunque requieren un teléfono inteligente para estar en pleno funcionamiento, los wearables ya constituyen un nuevo género tecnológico que se integra a la imagen personal.

La palabra “Wearable” hace referencia al conjunto de aparatos y dispositivos electrónicos que se incorporan en alguna parte del cuerpo, interactuando de forma continua con el usuario y con otros dispositivos con la finalidad de realizar alguna función concreta, y aparecen en relojes inteligentes o smartwatchs, zapatillas de deportes con GPS incorporado o pulseras que controlan el estado de salud, entre los muchos ejemplos existentes de este género tecnológico que se halla poco a poco más presente en la vida moderna.

El término posee una raíz inglesa cuya traducción significa “llevable” o “vestible“, que en el argot tecnológico hace referencia a pequeñas computadoras que van siempre con el usuario.

Bajo esta concepción, las computadoras personales dejaron de ser un dispositivo extraño para el usuario que solo lo usaba en un espacio definido, pasando a ser un factor que se incorporó para interactuar de forma continua, acompañando a quien lo usa a cualquier parte.

En definitiva, la tecnología wearable hace referencia a los productos que incorporan un microprocesador que se utiliza a diario formando parte de la vida cotidiana.

Claro que, en esta definición, no se considera un wearable a una pantalla de televisión, a la máquina de café de la cocina o bien al ebook que se usa para leer libros, ya que si bien esos dispositivos electrónicos también poseen microprocesadores y se emplean a diario, no forman parte del cuerpo propio ya que no son “llevables” o “vestibles” como sí lo son los anteojos, pulseras, relojes o ropa que se convierten en productos wearables cuando se le agregan uno o varios microprocesadores electrónicos.

“Esta tecnología es el próximo paso entre la fusión del hombre y el microprocesador”

 

“La tecnología wearable es el próximo paso entre la fusión del hombre y el microprocesador – señalan los expertos en estos elementos – ya que pulseras, anillos, camisetas, pantalones, relojes o anteojos capaces de tomar fotografías o hacer llegar al usuario todo tipo de datos e interactuar con otros dispositivos, permiten facilitar la vida en todo momento y en cualquier lugar”.

Pero no solo eso, sino que en el ámbito de la moda también la tecnología wearable ha logrado el desarrollo de vestidos que se encogen o bien se alargan modificando estilos sin que haya necesidad de cambiarse, u otros que hasta cambian de color o que incorporando pequeñas placas solares que guardan la energía solar, permiten que nunca se quede sin batería, por ejemplo, el smartphone cuando se está en la calle.

Los dispositivos electrónicos vestibles y personales, registran, contabilizan y notifican los movimientos del cuerpo al que van integrados

Claro que los wearables no solo incursionan en el mundo de la moda, sino que los avances en este campo también se orientan hacia la salud, como que ya se utilizan dispositivos que se implantan en el cuerpo del usuario con sensores que controlan la cantidad de glucosa de un paciente con diabetes de tal forma que un dispensador electrónico inyecte de forma automática la cantidad de insulina precisa. En otros casos, esos mismos sensores toman los datos más relevantes de la salud del paciente para enviarlos vía internet a ordenadores, tablets o cualquier otro dispositivo de un equipo médico.

Estos avances también llegan a las prendas infantiles, como que hay disponibles determinados tejidos inteligentes que señalan y envían un aviso al smartphone de la madre o el padre cuando un bebé, por ejemplo, tiene fiebre.

Pero según se adelanta, los dispositivos wearables podrían ir todavía más allá del control manual o por voz, e interactuar directamente con los pensamientos del usuario, como que ya se están probando sistemas en los que en lugar de responder al sonido, las interfaces cerebro-ordenador detectarán las señales que el cerebro envía automáticamente a la boca cuando se forman las palabras en la cabeza, permitiendo a los usuarios dar órdenes a sus asistentes inteligentes sin tener que hablar en voz alta.

Según se define, esto abriría la posibilidad de un futuro sin pantallas o un “metaverso” en el que la comunicación con los dispositivos se produce a través de redes neuronales que permiten a los usuarios tomar notas mentales o comunicarse en silencio con sus dispositivos.

EJERCICIO Y SALUD

Un reciente informe difundido por la compañía Ericsson, sostuvo que a nivel global el 71% de los consumidores de wearables está “interesado en medir parámetros de salud a través de dispositivos portables”, y relaciona esta propensión al autocontrol con el incremento de la esperanza de vida.

“El interés en autocalificarse y medirse forma parte de los comportamientos actuales en gran cantidad de consumidores a nivel global. Un ejemplo de ello puede ser llevar un control diario de las calorías consumidas, y hay quienes toman fotos de cada plato que comen y usan aplicaciones que les ayudan a calcular el consumo de calorías”.

“Quienes están completamente satisfechos con su bienestar también son los primeros en probar nuevos productos y servicios de salud y belleza, así como también en adoptar este nuevo enfoque de salud. Por esta razón, este perfil de consumidores serán los primeros en incorporar tecnologías para el bienestar, no tanto aquellos que tienen problemas de salud”

Michael Björn
Jefe de investigación de “Ericsson Consumer Lab”

El jefe de investigación de “Ericsson Consumer Lab”, Michael Björn, sostuvo que “quienes están completamente satisfechos con su bienestar también son los primeros en probar nuevos productos y servicios de salud y belleza, así como también en adoptar este nuevo enfoque de salud. Por esta razón, este perfil de consumidores serán los primeros en incorporar tecnologías para el bienestar, no tanto aquellos que tienen problemas de salud”.

Esta percepción de salud, está relacionada con el lugar dónde se vive. Así, se midió que por ejemplo Latinoamérica tiene una percepción alta (cerca del 70%) respecto de países como Estados Unidos, de Europa y los desarrollados de Asia y Oceanía, mientras que en Argentina, según el mismo informe, cerca de un 60% de los consultados manifiesta estar satisfecho o completamente satisfecho con su bienestar.

Además, el 8% de los encuestados en nuestro país afirmó que usan este tipo de dispositivos al menos una vez por semana, aunque la tendencia es que este porcentaje se incrementará aún más en los próximos años.

Según la encuesta, el 16% de la demanda de la población está interesada en el uso de cualquiera de estos dispositivos, especialmente enfocados en las áreas de salud, fitness y control del estrés.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla