Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Una dura reacción interna y creen que “ya nada será igual”

Emiliano Russo

Emiliano Russo
efrusso@eldia.com

11 de Agosto de 2022 | 01:27
Edición impresa

La furibunda reaparición de Elisa Carrió criticando a la mayoría de los referentes de Cambio, acusando a algunos de haber realizados “negociados” con el peronismo y hasta mencionando asuntos de la vida privada, pareció haber abierto una divisoria de aguas en la coalición opositora sobre la conveniencia de seguir contando o no con la co-fundadora de Cambiemos entre sus filas. El enojo fue tal que, salvo Mauricio Macri -quien delegó en un colaborador la respuesta por la polémica desatada-, hubo un consenso general en rechazar las diatribas de la chaqueña. El “Basta Carrió” que inauguró pasada la medianoche del miércoles Patricia Bullrich podría anticipar nuevos tiempos en el armado opositor pensando en la estrategia electoral de 2023.

Los cuestionamientos de Lilita hacia sus socios de JxC no son nuevos y, en verdad, los comentarios altisonantes de la exdiputada han sido una estrategia utilizada para ganar centralidad o bien un mejor lugar de su propio partido en cada coalición electoral en el que ha participado desde que rompió con el radicalismo, en 2001. Luego de un acercamiento con Néstor Kirchner en 2002, prontamente se despegó del santacruceño una vez que éste tomó las riendas de la Casa Rosada al año siguiente. Años mas tarde repitió el mismo procedimiento con la alianza FAUNEN (con el radicalismo y el socialismo de Hermes Binner) y durante el gobierno de Cambiemos tampoco dudó en protagonizar acciones disruptivas que pusieron en vilo a aquella administración.

POR LA TRANSPARENCIA

Durante la víspera Carrió reafirmó sus dichos en pos de la “transparencia” e incluso aseguró que JxC le puede pedir que “que se retire definitivamente de la política” pero no puede obligarla “a que le mienta a la sociedad”. En su entorno tildaron las duras respuestas de Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta, Emilio Monzó y hasta de la UCR -y de su línea interna Evolución, referenciada en Martín Lousteau-, como “extemporáneas” habida cuenta de la crisis económica que se debate sobre la Argentina.

Los cuestionamientos a Cristian Ritondo, al gobernador Gerardo Morales y al propio alcalde porteño, aseguran en la Coalición Cívica (CC), se originan en el vínculo que mantienen con Sergio Massa tal como ya lo había consignado en el pasado. Y aducen que no estaría en contra de la integración de dirigentes del peronismo republicano como Miguel Pichetto, que ayer se mostró bastante conciliador en torno a la polémica, pero que sí rechaza las alianzas y pactos subterráneos con lo que considera el “panperonismo”.

Es cierto que durante la gestión de Macri acusaba al ex ministro del Interior, Rogelio Frigerio, por haber pactado con gobernadores y dirigentes del PJ, pero en JxC no cayeron bien sus referencias a la vida privada del actual diputado. El malestar es tan grande que el también candidato a gobernador entrerriano analiza iniciar acciones legales contra la fundadora y líder de la CC.

La UCR, que tiene al gobernador jujeño como su presidente, no dudó en repudiar “las descalificaciones” de Lilita que, consideró, “que afectan el honor de dirigentes” del espacio “cuando lo esperable es trabajar para la unidad de nuestro espacio político como alternativa para el país”, al tiempo que recordó que el “adversario” está en el Frente de Todos.

BULLRICH, AL PIE DEL CAÑÓN

En el PRO todos reivindicaban la audacia de Bullrich por ser la primera en plantarse ante la nueva diatriba de la chaqueña. Recordaron que ésta suele embestir contra sus socios “en los años pares” para poder luego negociar candidaturas de su espacio al año siguiente cuando se realizan las elecciones nacionales. “Le vencen los mandatos de unos 7 diputados. En 2019 le `pagaron` bastante bien y casi no aporta caudal electoral”, expresó una fuente del partido amarillo consultada.

En ese espacio el malestar es grande cuando recuerdan los embates de la entonces diputada contra el gobierno de Macri que llegaron “a condicionar” la reforma jubilatoria, la política de tarifaria e incluso la figura del entonces ministro Germán Garavano (Justicia), al que decidió iniciarle juicio político en el Parlamento.

Lo cierto es que hoy más de un dirigente opositor pretende “aislar” a la titular de la CC por su comportamiento. Durante la víspera muchos referentes esperaban un pronunciamiento de Macri habida cuenta que Carrió había afirmado haber compartido con el ex presidente su malestar por la falta de ética de varios de sus socios. Finalmente fue Fernando de Andreis, exsecretario general de la Presidencia, el que se expresó en representación del ex titular Xeneize. Utilizó un hilo de Twitter, en el que se manifestó en consonancia “con Mauricio”, para enviar un mensaje salomónico hacia la interna: si bien coincidió en que “hay que cuidar que JxC se contamine con relaciones poco claras con el autodenominado panperonismo”, sostuvo que “en la situación delicadísima del país algunas declaraciones podrían no ayudar”. Tuvo “gusto a poco” para varios referentes del PRO.

Las aguas siguen revueltas en la coalición opositora y nadie se anima a pronosticar si tendrán un remanso en el corto plazo porque, al parecer, ya nada será igual en la convivencia con Carrió. El próximo martes está prevista una nueva reunión presencial de la Mesa Nacional de JxC que promete ser más que “picante”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla