Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Política y Economía |Tironeos en el PRO de cara a 2023
La sucesión porteña se metió de lleno en la interna Macri-Larreta

La sucesión porteña se metió de lleno en la interna Macri-Larreta

Mauricio Macri y Rodríguez Larreta, con diferencias/télam

23 de Septiembre de 2022 | 01:37
Edición impresa

La pelea interna por definir liderazgos en el PRO regala capítulos casi diarios. Parece profundizarse la distancia que existe entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta, otrora un dúo inseparable. Al alcalde lo incomoda que el ex presidente juegue con la idea de que podría disputarle la candidatura presidencial del espacio. O que no frene el ímpetu de Patricia Bullrich. Larreta ya no es el “candidato natural” amarillo, eso es claro. Pero además, Macri le “empiojó” un poco la disputa en la Capital Federal por su propia sucesión. Fue cuando bendijo a Jorge Macri para el puesto.

Jorge es el primo de Mauricio y es el ministro de gobierno de la CABA luego de una curiosa pirueta política: era el intendente de Vicente López, con posibilidad de ser reelecto el año próximo. Pero pegó el salto a suelo porteño porque, justamente, Larreta le prometió aire y “fierros” para construir una candidatura a jefe de Gobierno. Se ve que Jorge, que por años dijo que quería ser candidato a gobernador bonaerense, cree que el apellido ilustre rinde en el distrito más afin a Mauricio, desde el cual se eyectó a la Presidencia.

Lo dicho: en un programa de televisión, Mauricio dijo que veía muy bien a Jorge para suceder a Larreta. “La continuidad con cambio”, definió a su familiar. Y, así, primerió al alcalde, que no quiere jugarse antes de tiempo y mantiene en la grilla de aspirantes a otros ministros de su gabinete, como Soledad Acuña (Educación) o Fernán Quirós (Salud). E incluso tendría un acuerdo con el sector radical de Martín Lousteau para que éste compita en una PASO con el postulante amarillo que finalmente quede designado.

En criollo, Macri se le metió a Larreta en las discusión porteña, una manera de relativizar su liderazgo local. Es que el expresidente transita ese modo: mostrase, en tanto referente máximo del núcleo duro de votantes del PRO, como el que todavía puede influir en la vida interna con peso decisivo. Es una forma de responder a los que pretendieron jubilarlo antes de tiempo, luego de la derrota nacional de 2019.

Aquella cuña mauricista en territorio porteño podría contribuir a cierta erosión que evidenciaría la figura de Larreta. Una encuesta reciente de Managment & Fit mostró que, por primera vez en mucho tiempo, el alcalde no es la figura más ponderada de la CABA. Le gana Bullrich, su principal rival interna en la pelea nacional (51,5% de imagen positiva de ella contra el 45,1% de él)

Lo más claro que tiene el larretismo es la certeza de que Horacio será pre-candidato presidencial. Incluso aseguran que enfrentaría al mismímismo Macri en una interna si éste decide postularse para intentar un regreso a la Rosada. No está todo roto entre ellos, para nada. Pero están viviendo una transición conflictiva en la relación: Larreta ya no siente que Macri sea el “jefe”; Mauricio prolonga el momento en que deba empezar a verlo como un par.

Además, el ex presidente tiende a pensar que el PRO debe profundizar el pursimo amarillo para no perder la identificación del partido con la idea de cambio; y Larreta, por su parte, suele decir que hay que abrirse a otros espacios para poder gobernar la Argentina que se viene.

Lo que no quieren los larretistas que pase en CABA es lo que sí sucede en la Provincia de Buenos Aires. Allí, hace un año, Rodrìguez Larreta impulsó el desembarco de Diego Santilli, que era su vice en la Ciudad. Fue la cabeza de lista de las elecciones legislativas de medio término, a pesar de ciertos resquemores internos. Le ganó por poco al peronismo. Ahora, el alcalde quiere que el “Colo” sea su candidato a gobernador pero encuentra duras resistencias justamente en Mauricio, que ve con buenos ojos a Cristian Ritondo (tambien protegido de María Eugenia Vidal) y también en la ascendente Bullrich, que tiene un par de pollos propios.

Lo que no quieren los larretistas que pase en CABA es lo que sí sucede en la Provincia

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla