Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Información General |IMPRESIONES - Ocurrencias
Faltan figuritas y sobran figurones

Faltan figuritas y sobran figurones

Alejandro Castañeda
Alejandro Castañeda

25 de Septiembre de 2022 | 04:58
Edición impresa

BÚSQUEDA.- Figuritas y rebajas son las más buscadas. Kioscos y góndolas acusan faltantes y alimentan la escasez de estos días. La margarita de funcionarios agota sus pétalos en busca de hombres salvadores que traigan un poco de calma y nos enseñen a olvidarnos un rato de mediciones y amenazas. Los precios corren una carrera aparte y siempre ganan. Massa tiene figuritas de sobra, pero todavía no le entregaron el álbum. No es fácil ser coleccionista en el armario de un poder al que se le van perdiendo piezas. Alberto y Sergio se desesperan por conquistar esa figurita difícil que quedó más pegada a un cuaderno que a un álbum. La oposición también intercambia sobres y nombres. El trueque constante le agrega engrudos a una actualidad resbaladiza que ahora dejó pegado al dueño de Los Abrojos. Cuesta completar un álbum salvador: faltan figuritas y sobran figurones.

MINISTROS.- El invierno se fue de a poquito, acompañado por un dólar domado y un domador que llegó del norte con un equipaje sobrado de sonrisas, empréstitos y anuncios. Al FMI le sorprende la capacidad criolla para hacer debutar un nuevo ministro en cada negociación. El estilo Scaloni hace escuela: los prueba y los manda al banco de suplentes, como Batakis. Allá aprendieron que no hay que encariñarse con los visitantes, porque enseguida te lo cambian. Eso sí, escuchan con paciencia las promesas de siempre (“esta vez haremos las cosas en serio”) y aceptan reajustar constantemente el fixture de pagos y valores para hacerle lugar a una economía que ha logrado el milagro de convertir a los vencimientos en pura esperanza. Al final, lo que se celebra es un intercambio de figuritas: nos dan más plata para poder pagarle a ellos.

GATILLOS.- Mientras preparaba la primavera su florido retorno, los gatillos monopolizaron toda la actualidad. Está el que falló pero dejó flotando el eco de un estampido frustrado que trajo una balacera de interrogantes. Por suerte, el balazo no salió. Hay tan pocos aciertos en estos pagos, que a veces los que fallan terminan ahorrándonos revoltosos futuros. Y está el otro gatillo, el de ese hijo sospechado de haber asesinado a sus padres en el garaje y a pocos centímetros. Dos formas de violencias tan próximas y tan extremas que le pusieron un espeluznante clima de despedida a un invierno que empezaba a hacer las valijas. Entre hijos dudosos y copitos sospechados, la primavera se llenó de azúcar y pólvora.

TARIFAS.- Están por llegar a los hogares las nuevas tarifas sin subsidios. Son enredadas y cuesta adivinar cómo se reflejarán en la temible boleta. El problema no es solo nuestro. La española Nuria Labari, preocupada como toda vecina europea por el aumento de la energía, usó una frase pintoresca para desenredar el cuadro tarifario: “Si alguien te ha explicado el funcionamiento del sistema eléctrico y lo has entendido, es que te lo han explicado mal”.

GOLONDRINAS.- Las golondrinas vienen llegando. Su mandato y su instinto están más allá de la peliaguda contingencia. No traen barbijos porque saben que lo peor de la pandemia va quedando atrás. Pero no ignoran que por aquí cerca hay otras plagas revoloteando y poniendo a prueba la tolerancia y las ilusiones. Las bandadas tan esperadas se desplazan con cuidado porque les avisaron que por estos cielos los gatillos están de moda. Ellas vienen de la tierra del FMI sin otro mandato que llegar a tiempo con su préstamo de solcito para celebrar el final del mandato de este accidentado invierno. Su plan es milenario y exitoso: divulgan una metodología que honra la disciplina y rescata su condición de símbolo colectivo. Apuntan hacia adelante y no aflojan. A cada paso confirman su probada lealtad a un rumbo que nadie discute y que todas acatan. Hay que recordarlo: porque mientras ellas dan un ejemplo de trabajo en equipo y sacrificio, por aquí cerca hay aves rapaces que sólo saben aletear sus rencores y que andan a los picotazos sobrevolando una realidad violenta, pobretona y agrietada, donde la esperanza siempre cambia de nido pero nunca levanta vuelo.

Entre hijos dudosos y copitos sospechados, la primavera se llenó de azúcar y pólvora

Massa tiene figuritas de sobra, pero todavía no le entregaron el álbum

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla