Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Deportes |ENTREVISTA CON ALBERTO POLETTI
“Me quieren como si siguiera jugando”

El arquero campeón del mundo con Estudiantes habló de su relación con el Club, aquella gesta en Old Trafford y sus 30 días detenido en la cárcel de Devoto, tras la final con Milan

Martín Cabrera

Martín Cabrera
mcabrera@eldia.com

28 de Septiembre de 2022 | 03:55
Edición impresa

En Estudiantes a lo largo de la historia algunos arqueros pudieron perdurar al paso del tiempo. Uno de ellos es Alberto Poletti, campeón del mundo, ganador de tres copas Libertadores (pese a que en la última no pudo atajar), una Interamericana y un torneo local. Es el más ganador en su puesto pero aun así guarda respeto y admiración por otros colegas que ocuparon su puesto.

“Por este Club pasaron muy buenos arqueros. A uno de ellos no lo vi, pero Ogando dicen que fue extraordinario. Y también el que está ahora, Mariano Andújar, que es muy completo y tiene varios récords. Y también hubo uno que jugó sólo un campeonato, (Juan Carlos) Delménico, que fue una de las figuras del equipo campeón de 1982. A mí me tocó jugar un poco acá y por suerte me fue bien”, comenta en un diálogo con este medio, luego de un almuerzo en UNO junto a Juan Ramón Verón, Carlos Pachamé y otros amigos.

-¿Es Andújar quién más se asemeja a usted técnicamente?

-Sí, puede ser. Los dos somos altos, aunque yo ahora me achiqué cuatro centímetros. Pero era alto para la época. Mariano (Andújar), además de gran arquero es una persona extraordinaria.

Mariano Andújar está por cumplir 400 partidos en Estudiantes, una marca que casi triplica los de Poletti, que se tuvo que retirar a los 26 años por serios problemas en sus caderas. “Debuté en Primera con 18 años y a los 22 me empezaron los dolores. Dicen que es un problema que aparece a los 50 años, a mí me tocó antes”, recuerda.

-¿Se operó?

-Tengo prótesis en las dos caderas. Me operó Fermín García, un médico de La Plata. Tengo un fierro en cada fémur. Es imposible correr. No pude seguir. Apenas me deja caminar con cierta normalidad.

-¿Qué fue ese Estudiantes para el país y para el mundo?

-Fue un equipo que brilló a nivel mundial y le ganó a un rival que tenía siete jugadores campeones del mundo del último Mundial. Nosotros les ganamos en la cancha de Boca y les ganamos bien. En la revancha nos empataron en el final.

-Cuando el árbitro pita el final un rival patea y usted se va a festejar ¿Y si cobraban el gol?

-Es que ya había pitado, no había manera de cobrarlo... El único que no salió a festejar fue (Carlos) Bilardo, que siguió luchando con dos de ellos porque él era así, ja.

-¿Qué sintió esa noche?

-Una felicidad inexplicable. Nos habían tratado muy mal. Decían que éramos unos animales pero no era así. Metíamos fuerte, no nos achicábamos y teníamos un jugador de otro planeta que era Juan Ramón Verón. La realidad es que casi no nos llegaron al arco y las pocas veces que llegaron me tocó atajar, esa noche me fue bien.

-¿Por qué les decían animales?

-Porque nos quisieron amedrentar, pero ese equipo no se asustaba. El fútbol de esa época era violento. Los ingleses tenían un número 6 que no tenía dientes: los había perdido en diferentes canchas de los cabezazos que pegaba. Acá aprovecharon para criticar a Estudiantes porque a la prensa le aburría. Les costó unos años voltearnos.

-Sus hijos no lo vieron jugar...

-No, y lo lamento mucho. Por suerte uno de mis nietos, Valentín, salió fanático de Estudiantes. Vive en San Isidro y viene a todos los partidos con sus amigos. Lo disfruta mucho.

-¿Estudiantes lo marcó para toda la vida?

-Pero qué te parece... De Sacachispas a Estudiantes de La Plata. Cuando llegué acá el equipo se había salvado del descenso por decreto y cuatro años después salimos campeones del mundo en Old Trafford ¿Sabés qué es eso? Algo imposible.

-¿Se siente querido?

-Sí. Después de casi 60 años vengo al Club y me respetan como si todavía fuera jugador profesional. Esas cosas no pasan en otro lado, en Estudiantes tenés relación de dependencia para toda la vida.

-¿Sus mejores partidos?

-La final de la Libertadores contra Nacional en Montevideo y el partido en Old Trafford contra Manchester, creo que lo hice bien.

-¿Y algún gol tonto?

-Miles. El arquero que no se comió un gol tonto no fue arquero. Aparte los arqueros somos medio tontos con los pies y por eso vamos al arco (risas).

-¿Estaba la mañana que Zubeldía los convocó a la estación de Constitución?

-Sí, a las 6 de la mañana. Nos dijo “vean a toda esta gente, va a trabajar y ustedes son afortunados que juegan al fútbol”. Un crack era Osvaldo, un adelantado de verdad en todos los sentidos. El off side como recurso y no como algo sistemático, trabajar a pierna cambiada, estudiar al rival... Las cosas que hizo él las siguen aplicando ahora, 60 años después. Teníamos un trato cordial, con distancia pero cercano a nosotros. Nunca lo escuché gritar ni levantar la voz. Fue increíble que un tipo así se haya muerto a los 56 años. Zubeldía se tuvo que ir a dirigir a Colombia porque acá lo mataban. Se lo llevó un tipo que había jugado con nosotros: el Zurdo López.

-¿Le quedó algo pendiente en el fútbol?

-Jugar un Mundial con la Selección pero la cadera no quiso. Creo que hubiese tenido alguna chance. En la vida todos tenemos un principio y un final. Dios nos da un pasaje a cada uno.

-¿En ese voucher que le dieron estaba la estadía en Devoto luego de los incidentes ante Milan en la segunda final del mundo?

-Sí. Pero siempre dije lo mismo: me equivoqué. No puedo hacer lo que hice. Entonces los 30 días estuvieron bien, aunque después al ver las cosas que han hecho tantos políticos en Argentina y siguieron libres. Y ni hablar el que armó una Guerra y mató a 600 pibes...

-¿Cómo fueron esos 30 días?

-Estábamos en una celda (Eduardo Manera) y el Negro Aguirre Suárez. Mirábamos televisión portátil y esperábamos que pasaran los días. Éramos presos políticos y no podíamos juntarnos con los otros internos. Salíamos dos veces por día al patio. Nos visitaban familiares y amigos. También vinieron los muchachos de Estudiantes y Zubeldía. Un vecino que sabía manejar nos traía todos los días comida que hacía mi vieja, que vivía a 20 cuadras.

-¿Volvió a ver esas imágenes?

-No, nunca más. Me equivoqué y lo pagué. Además de los 30 días en Devoto me perdí la final del mundo contra Feyenoord. Me suspendieron de por vida, pero cuando se fue Onganía me sacaron la sanción.

-¿Cómo quiere que lo recuerden?

-Como alguien que hizo algo por el Club, que está por encima de todos nosotros y sigue creciendo.

SU ADMIRACIÓN POR ANDÚJAR

El actual arquero de Estudiantes estuvo muchas veces dialogando con Alberto Poletti, quien lo destaca como uno de los mejores arqueros que tuvo el Pincha en su historia. Por físico es lo más similar a él. Tienen muy buena relación.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

De visita por uno. Poletti estuvo en la plata almorazando con sus ex compañeros

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla