Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar

Cada vez más personas cumplen el sueño de instalarse en la Costa

La pandemia incrementó el éxodo y los partidos costeros fueron muy elegidos. Dejar la Ciudad y hacer un cambio de vida

Cada vez más personas cumplen el sueño de instalarse en la Costa

En La Costa, Nicolás y Romina esperan el nacimiento de su segundo hijo

5 de Febrero de 2023 | 02:46
Edición impresa

Quién no soñó con dejar todo atrás e instalarse en una de las tantas pequeñas localidades costeras de la provincia de Buenos Aires. El contacto con la naturaleza y el contraste con el ajetreado ritmo de vida en las grandes urbes son factores tentadores y si bien hasta hace un tiempo eran pocos los que se animaban a dar el paso definitivo en los últimos años esta tendencia cambio y cada vez más familias jóvenes migran hacia los pueblos de la costa.

Esto se pudo constatar a través de los resultados del último censo nacional que arrojó que los distritos de la costa atlántica incrementaron exponencialmente su población en comparación con otros destinos del país. Tal es así que Pinamar paso de tener 25.728 habitantes en 2010 a 40.259 en el 2022, lo que implicó un crecimiento del 56,4%. En Mar Chiquita pasó algo similar, de los 21.279 pobladores que fueron censados en el 2010 pasaron a ser 33.284 el año pasado, mientras que en el partido de La Costa en los últimos 12 años los residentes pasaron de ser 69.633 a 102.836, un incremento del 47,6%.

Una de las explicaciones que se le encontró a este fenómeno fue la explosión de la pandemia, en la que muchos aprovecharon la versatilidad del home office para probar comenzar una nueva vida alejada de las ciudades más populosas sin perder su puesto de trabajo.

Un dato no menor es que el grueso de los que emprendieron la mudanza hacia las pequeñas localidades provenían en su mayoría de “la ciudad de Buenos Aires, muchos de La Plata y del Gran Buenos Aires norte y sur”, detallaron desde el municipio de La Costa quienes consideraron que además del estilo de vida, los nuevos habitantes llegan porque “las posibilidades de crecimiento y de desarrollarse son enormes, lo que hace que sea seductor para la gente venirse a vivir”, sobre todo para las familias jóvenes que buscan darle una crianza más amena a sus hijos.

El retorno al pueblo

Romina y Nicolás, son dos graduados de la UNLP que tras más de una década viviendo en La Plata y Buenos Aires decidieron establecerse en Santa Teresita a donde llegaron hace un año y medio junto a Amanda, su pequeña beba de por entonces 8 meses.

“Siempre planeamos formar una familia y que crezcan en la tranquilidad de un pueblo, como nos pasó a nosotros en nuestra infancia”, explicó Romina. Ella es oriunda de Santa Teresita pero en 2004 dejó su lugar y a sus seres queridos para instalarse en La Plata en donde se recibió de Licenciada en Economía. Su pareja, Nicolás, nació en San Miguel del Monte y en 2001 arribó a la ciudad para estudiar bioquímica. En 2013, una vez finalizado su paso por la universidad, ambos se mudaron a al barrio porteño de Nuñez a donde vivieron hasta antes de retornar a la ciudad de Romina.

Volver al pueblo para estar cerca de su familia fue un proyecto que siempre estuvo latente, pero lo que terminó de darles el empujón que necesitaban para tomar la decisión fue el nacimiento de Amanda. “Nos era muy amigable la idea de que nuestros hijos se críen en un pueblo, con el plus de estar cerca de sus abuelos”, expresó Romina.

“La pandemia nos encerró mucho y nos pareció que era un buen momento para volver al pueblo”

Pero además de los lazos familiares, otro punto no menor es el tipo de infancia que buscaban para su hija, “que se críe con distancias más cortas, en un lugar más sano -mentalmente hablando- y que forme un grupo de amigos que los pueda ver y acompañar en otras actividades, es algo que valoramos y la ciudad en ese sentido es bastante impersonal”, sostuvo.

A pesar de que la lista de pros parecía mayor, no les fue fácil dejar la vida que construyeron en la ciudad porque para hacerlo “apostamos a dejar grandes trabajos, pero por suerte mi pareja al buscar consiguió enseguida en ‘Santa’ y con esa seguridad laboral terminamos de tomar la decisión”, destacó.

La vida de ellos tres cambió completamente y están contentos de eso, hoy disfrutan de sus días en contacto con la naturaleza mientras aguardan expectante la llegada del nuevo miembro de la familia. “Hoy estamos esperando a nuestro segundo bebé” confirmó Romina y añadió “¡va a ser un costero!”.

LA pandemia el punto de quiebre

Uno de los tantos efectos de la pandemia fue el éxodo de las personas de las grandes ciudades. Más allá de la dureza del aislamiento no fue lo mismo pasarlo en lugares con espacios más amplios que en departamentos.

Eso fue lo que motivó a Paula y Mariano a dejar Capital Federal en plena cuarentena. “Nos vinimos de Villa Urquiza en Septiembre del 2020”, contó Paula desde su casa en Santa Teresita, ciudad natal de su marido y en la que residen desde ese entonces con Clara, su hija de tres años.

“Siempre planeamos formar una familia y que crezcan en la tranquilidad de un pueblo”

“La verdad es que nos planteamos un cambio rotundo de vida, allá vivíamos en un departamento, la pandemia nos encerró mucho y nos pareció que era un buen momento para volver al pueblo, para que nuestra hija crezca como el lo había hecho. Rodeada de naturaleza y con parte de la familia viviendo acá, para compartir y crecer”, relató.

Ella nació en Avellaneda vivió toda su vida repartida entre zona sur y Buenos Aires, lo que implicó un desafío mayor para ella, “al principio vine llena de dudas, pero me adapté enseguida”, confesó.

“La vida acá es re tranquila, yo me vine con mi trabajo, lo hago de manera independiente con la compu por lo que de hacerlo desde Capital a hacerlo desde un lugar más tranquilo me motivaba también, además no es tan alejado de mi familia”, analizó Paula.

La pandemia fue la excusa que necesitaban para dar el volantazo en sus vidas pero la duda de “qué hubiera pasado si” los acompañará siempre, “nos preguntamos todos los días si nos hubiésemos venido de no ser por eso”, afirmó Paula. Pero de lo que si están seguros es de que “estamos súper instalados y cuando vamos de visita a CABA notamos como bajamos el ritmo de vida. Suponemos que este será nuestro lugar, no se si para siempre, pero por ahora sí. Lo que es seguro es que a Buenos Aires y alrededores no volveríamos”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

En La Costa, Nicolás y Romina esperan el nacimiento de su segundo hijo

Paula, Mariano y Clara disfrutan de su nueva vida

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla