Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Estreno

“Las Horas más Oscuras” y “Dunkerque”

Dos nominadas a Mejor Película en los Oscar.

Gary Oldman en "Las Horas más Oscuras”

“Dunkerque” de Christopher Nolan

“El pueblo, que nunca supone malicia en la acciones santas, quedó enternecido y admirado”  Victor Hugo, Los Miserables.

          “Las Horas más Oscuras” de Joe Wright (****)

          Amo a Gary Oldman ya desde JFK por hacer de un sudoroso y desesperado Oswald. También por su repugnante pero sensual Drácula. Lo amo por llevarse la película puesta en Romeo is Bleeding. Por hacer de un supermaldito policía en El Perfecto Asesino y un villano exageradamente genial en El Quinto Elemento. La Academia de Hollywood se acordó de nominarlo recién en 2011 por su impecable trabajo en El Topo, donde ya deja la locura maniática de sus recordados papeles para interpretar a un perfecto espía invernal. Las Horas Más Oscuras dirigida por Joe Wright (Orgullo y Prejuicio y Expiación, deseo y pecado) pretende ser el momento ideal de la consagración del actor ya que parece estar específicamente preparada para que se luzca. En este caso, interpreta a Winston Churchill, el primer ministro de Gran Bretaña que supo ser determinante en el comienzo de la segunda guerra. Aquí Gary Oldman retoma un poco su locura y excentricidad perdida. Entendamos que tiene que interpretar a un político y artista engreído de 65 años que desayuna chorizos, con un cigarro, wiski y una copa de champan. Con ese currículum era fácil que en esa época la clase política desconfíe de que este sujeto tomara las riendas de la guerra. Entre esas dificultades se desarrolla Las Horas Más Oscuras. Gracias a la maestría de Gary Oldman olvidamos rápidamente el maquillaje, nos creemos el viaje histórico y nos sumergimos en la mítica Operación Dínamo y la evacuación de Dunkerque.

 

         “Dunkerque” de Christopher Nolan (*****)

          El director de Memento, El Origen y El Caballero de la Noche muestra la milagrosa evacuación de 200.000 soldados británicos de la ciudad costera francesa sitiada por los nazis. Se trató de la heroica Operación Dinamo donde además de varios buques de guerra se sumaron a la maniobra militar la mayor flota civil de la historia, que sumaba a pesqueros y gente común del pueblo. Fiel a su estilo, cuando lo dejan ya que en la saga Batman parece que no, Nolan propone una desestructura magnífica y original del tiempo. Allí desarrolla 3 tramas simultáneas. Un soldado que quiere escapar de la playa, un barco pesquero que va a rescatar a los sobrevivientes y un piloto que ataca a los nazis con su avión. Lo insólito es que la primera historia tiene una duración de una semana, la segunda de un día y la tercera de una hora. Al desarrollarse en un frenético montaje paralelo, los tiempos, las elipsis y las tramas chocan y se entremezclan convirtiendo a esta película bélica en un juego temporalmente fantástico. Como si fuera poco, este laberíntico trabajo visual está sobreexplotado con un emotivo y sutil diseño sonoro.  

 

         Las dos películas, además de encontrarse por sus tramas históricas, parecen también hermanarse por la intervención del personaje pueblo. Tanto el rescate de soldados por parte de civiles y la decisión de contraatacar a los nazis de Churchill son políticas sostenidas por el aval que el ojo y la voz popular establecen.  

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...