Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $100,80
Dólar Ahorro/Turista $166.32
Dólar Blue $164,00
Euro $118,48
Riesgo País 1544
Blog Nuevo Cine de Barrio |Sobre la muerte del Político y Cineasta
Gracias Pino

Una relación posible entre dos de los realizadores más importantes del cine Argentino

Gracias Pino
16 de Noviembre de 2020 | 00:06

          Quiso el destino que Fernando Ezequiel “Pino” Solanas falleciera un 6 de noviembre, justo un día después que Leonardo Favio, el 5 de noviembre, pero de 2012. Sin duda alguna, dos de las figuras más importantes del cine nacional, sino las dos más importantes.

          En realidad, la fecha es una casualidad sin mayores significaciones. Aunque, tal vez, no lo sea tanto. A primera vista, se podría decir que sus obras cinematográficas no tienen puntos en común o no se parecen en nada. Es más, eran personas muy diferentes, y aunque casi tenían la misma edad, Pino de 1936 y Favio dl 1938, nunca fueron amigos. A pesar de reconocerse peronistas, pertenecían a espacios políticos diferentes. Incluso dicen que en los ‘90 se agarraron a piñas por alguna discusión sobre el Instituto de Cine. Efectivamente, dos personalidades fuertes. Dos artistas con una obra amplia y extraordinaria que no dejaron de soñar en imágenes.

          Pino empezó por lo decididamente político y documental con el cine-acto La Hora de los Hornos, contundente y demoledora, movilizadora y literalmente revolucionaria, al choque y a puro montaje de choque, siempre con el trabajo visual como herramienta clave. Apenas unos años antes Favio había empezado con su Crónica de un Niño Solo, la historia de aquel niño que se escapa del reformatorio. Favio había empezado más Truffaut y Pino más Godard, más Resnais. La influencia determinante de la Nouvelle Vague en ambos, Pino siempre un poco más del lado izquierdo de la ola.

          Luego, fue Pino el que se volvió a la ficción con Los Hijos de Fierro en 1975, profundizando la metáfora política. Pero sólo dos años antes Favio había hecho Juan Moreira. Fierro y Moreira como dos mitos de lo argentino, de la lucha, de lo popular. De todas maneras, en ese momento el peronismo se iba a a bifurcar de la manera más extrema.

          Llegó la dictadura, y como evidentes figuras políticas, tuvieron que exiliarse. En ese momento Leonardo Favio se dedica exclusivamente a la música. Porque, como si fuera poco, los dos eran grandes músicos. Pino pianista más académico, Favio cantante popular. Así es que Pino hace a la vuelta de la democracia Tangos, El Exilio de Gardel. Un musical, que contaba las penurias de los exiliados, de los artistas exiliados, de los músicos exiliados, como Gardel, como Favio.

          Para 1988, en el libro La Mirada, una serie de entrevistas que le hacen a Solanas, dice que ”el arte se complace primero en sacar la vida de las personas de su protección habitual, invitándolas a que se evadan de la prisión o colegio pupilo”. En esta época, la metáfora del arte, del cine y la liberación, para Pino era nada más ni nada menos que una película de Favio, Crónica de un Niño Solo.

         En 1992 Pino hace El Viaje, donde hay una crítica explícita al menemismo y al año siguiente Favio filma Gatica, el “mono”, decididamente peronista, y por momentos con una mirada documental. Y próximo al año en que Pino hace su última ficción, La Nube (1998), Favio realiza un desbordado documental de más de 5 horas, Perón, Sinfonía del Sentimiento. Sorpresivamente, en su prólogo Favio dedica y agradece la película a Cine Liberación, el grupo de cine militante de Pino Solanas. Un poco para pedirle permiso de usar sus eternas entrevistas a Perón y un poco para reivindicar sinceramente el inmenso valor de su trabajo.

          Tanto Solanas como Favio van a tener una mirada esperanzadora en el nuevo gobierno argentino del 2003, pero Pino se va a ir alejando. Así que Pino Solanas retomará el documental con grandes películas como Memorias del Saqueo, Argentina Latente y La Próxima Estación. Y para 2006 Favio hace su Aniceto, un ballet filmado, un musical, más cercano a El Exilio de Gardel que a sus anteriores películas.

         Favio murió en 2012, ya ubicado decididamente en un frente peronista, al que Pino se iba a volver a acercar para 2019. La búsqueda de unidad hizo que Pino Solanas se haya ido militando en el mismo frente político. La casualidad hizo que no hayan fallecido el mismo día para que tengamos una fecha diferente para recordar como se merecen a cada uno de estos grandes referentes del cine. Pero, a la vez, con un aire de justicia poética y política, los aproximó un poco. Los unió de otra manera.

          Pero disfrutar, aprender y emocionarnos con su cine y su mirada política no será cosa de un día. Será algo que permanecerá para siempre. Como el agradecimiento que le debemos a quién imaginó y trabajó para el país hasta el último de sus días, a sus largos 84 años. Hasta siempre, gracias Pino.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Soy Facundo J. Barrionuevo, Profesor en Comunicación Audiovisual y en este espacio vamos a compartir una mirada crítica a los estrenos cinematográficos + caprichos varios.

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla