Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LLEGÓ A LA ARGENTINA EN 1996 CON LA INTENCIÓN DE IRSE A LA SEMANA A ESTADOS UNIDOS, PERO DECIDIÓ QUEDARSE

Jeff Aaliya, el ghanés que se enamoró de La Plata y es un referente de la lucha libre

Del 2006 al 2010 formó parte de“100% Lucha” personificando a Musambe Tutu. Tiene una escuela de dicha disciplina en la ciudad

Jeff Aaliya, el ghanés que se enamoró de La Plata y es un referente de la lucha libre

Jeff Aaliya llegó al país en 1996 y no se fue más: tiene una escuela de lucha en nuestra ciudad / R. Acosta

Por LAUTARO SEGURA
lsegura@eldia.com

La lucha libre, un deporte que en países como México son muy populares, vive y se desarrolla en nuestra ciudad gracias a un particular personaje: Jeff Aaliya. Su historia es digna de ser contada, y muchos lo conocen porque a comienzos del siglo XX participó en el programa televisivo “100% Lucha” (el “Titanes en el Ring” de nuestros tiempos) personificando desde la segunda temporada a “Musambe Tutu”.

Jeff nació el 15 de julio de 1974 en la ciudad ghanesa Accra y, desde muy pequeño, miraba por televisión lucha libre de los Estados Unidos junto a su mamá. Ese fanatismo por la disciplina hizo que practicara varias artes marciales y comenzara a viajar por el mundo buscando una oportunidad. Primero anduvo por el norte de África, luego por Europa y, en 1996, decidió irse al gigante de Norteamérica junto a dos amigos. El intinerario era claro: iban a estar de tránsito en la Argentina una semana, como mucho, y luego volarían hacia terriorio estadounidense.

“Cuando llegué a Buenos Aires adentro mío sentía que este era mi lugar, el pecho me lo decía. Entonces empezaron a pasar una, dos, tres semanas… a mis amigos también les había gustado el país pero ya querían irse a Estados Unidos. Entonces les respondí que me gustaría quedarme un mes más. Yo me sentía bien acá, entonces decidí no irme hacia Norteamérica con ellos”, le contó a este diario Jeff, en un claro español y siempre con una sonrisa.

La aventura por el país rápidamente comenzó a darle sorpresas por demás positivas: una tarde un hombre lo paró en el microcentro porteño y lo invitó a un casting de modelos, en el cuál quedó y empezó a ganarse su dinero; luego comenzó a entrenar en un gimnasio y el dueño, que ahora es padrino de uno de sus hijos, le dejó entrenarse gratis porque veía que lo hacía con pasión.

Ya en 1998, y sintiéndose cada vez más argentino, Jeff conoció a la futura madre de sus hijos en Mar del Plata. Ella era de La Plata y, por este motivo, en el 2000 decidió venirse a vivir a la ciudad de las diagonales de la que nunca más se fue. “Yo soy platense”, aseguró sin titubear el luchador ghanés.

La vida le cambió completamente cuando fue al programa de Marcelo Tinelli a comienzos del actual milenio, en el por entonces “Videomatch”, siendo la gran estrella del concurso de fisicoculturistas. “Estar en lo de Tinelli me abrió puertas. Una vez me llamó el representante de Arjona, que yo no sabía quien era, y me dijo de participar en el videoclip ‘El Minuto’. Además, en Telefé, me llamaban cada vez que necesitaban un negro grandote”, cuenta Jeff entre risas.

En el mencionado videoclip de Arjona conoce a un integrante del staff de “100% Lucha”, quien hacía el personaje “Ofidius”, y él lo invitó a participar. “Me citaron a las 15 y llegué media hora antes. Me hicieron hacer un entrenamiento muy duro. Éramos 16 y se iban yendo, pero yo quedaba. Entonces cuando pasé me hicieron un contrato por tres años y debuté en el inicio de la segunda temporada en el 2006”.

En pleno éxito del envío que conducía Leonardo Montero, se compró una cosa por la zona del hospital San Martín de La Plata y sus dos nenes comenzaron a practicar básquet en el club Sud América. “Cuando en el club se enteraron que eran hijos de Musambe Tutu, querían que vaya a toda costa, y a mí me daba vergüenza. Cuando vi el club me encariñé rápido. Estaba en bajas condiciones y quise ayudar para levantarlo”.

Luego de convencer al ex presidente sobre su proyecto, puso en condiciones con sus propias manos y dinero el lugar que le asignaron, del que pagó siempre alquiler, e instaló un gimnasio. Al tiempo se transformó en una escuela de “Lucha Libre”, la única y más importante de la región a la que actualmente acuden entre 50 y 60 personas.

“Después de Titanes en el Ring, se cayó la lucha libre en Argentina y recién con 100% Lucha volvió a tener algo de fuerza. Por eso yo abrí la escuela, para que no decaiga de nuevo, además hago eventos gratuitos para poder difundirlo”, aseguró Jeff, quien agregó: “Es un deporte muy importante, además muy completo. En México está en la agenda deportiva lalucha libre, hay escuelas en todos los barrios”, contó.

TRISTE DESPEDIDA DE SUD AMÉRICA

Después de más de diez años en Sud América, Jeff dejó de estar en el club hace un par de semanas por “decisión de la actual comisión directiva”, según palabras del luchador. “Qué lástima que la gente pierde memoria. Me siento como una naranja a la que exprimieron hasta que no tenga más jugo. Con el club todo bien, lo amo, el problema es con la dirigencia” aseguró. Además indicó que, cuando el club necesitaba hacer la cancha de parquet, él compro varios metros e hizo eventos de lucha libre para recaudar. Ahora mudará su escuela a otro lugar, en donde intentará seguir fomentando dicho deporte.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...