Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Cientos de personas despidieron a las víctimas de la masacre de San Pablo

Seis de las víctimas de la masacre en una escuela de San Pablo fueron despedidas hoy en una ceremonia colectiva por cientos de vecinos y otras dos en velatorios más íntimos y, en cambio, los dos autores de las muertes fueron llevados directamente del Instituto Médico Legal al cementerio, mientras la ciudad recuperaba cierta normalidad.

Mientras, la Policía puso en la mira a otro adolescente de 17 años, cuya detención pidió, por considerarlo partícipe de los preparativos de la matanza.

Los cuerpos de los responsables de la masacre con el saldo de 10 muertos, Guilherme Taucci Monteiro, de 17 años, y Luiz Henrique de Castro, de 25 años, que había sido alumnos de la escuela, fueron llevados el Instituto de Mogi das Cruzes con destino a dos cementerios de Suzano, en el área metropolitana de San Pablo.

La madre y el tío de Taucci Monteiro estuvieron en el Instituto, donde informaron que no se iba a realizar el rito funerario.

Luego de matar a ocho personas Taucci Monteiro disparó en la cabeza de su cómplice y se suicidó después con un revólver calibre 38.

La mayoría de las víctimas, en tanto, fueron veladas en el gimnasio municipal Arena Suzanno, ubicado en el parque Max Ferrer, a pocas calles de la escuela.

La coordinadora pedagógica Marilena Ferreira (59 años), la inspectora Eliane Regina Oliveira (38 años) y los estudiantes Kaio Lucas da Costa (17), Claiton Antônio Ribeiro (17), Samuel Melquíades Silva de Oliveira (16) y Caio Oliveira (15) fueron despedidos en este lugar.

El pabellón vio pasar a cientos de personas, que en un silencio casi absoluto pasaron por las cajas descubiertas para dar el último adiós a las víctimas, rodeados de 14 coronas dispuestas al fondo, con inscripciones como "Saudades de seus familiares" (nostalgia de sus familiares).

Las otras dos víctimas de la tragedia, el estudiante Douglas Murillo, de 16 años, y Jorge Antonio de Moraes, de 51, tío de uno de los autores de la masacre -y asesinado antes de la masacre-, prefirieron ceremonias más íntimas, reseñó la agencia EFE.
 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla