Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
TRUMP DICE QUE LA MAYORÍA DE LAS FIRMAS ALCANZADAS SON DE EE UU Y AMENAZA CON REPRESALIAS

Francia aprobó un millonario impuesto a gigantes de internet

El gravamen de 3% sobre los ingresos generados dentro del país por tecnológicas como Google, Amazon y Facebook, llegaría este año a 400 millones de euros de recaudación

Francia aprobó un millonario impuesto a gigantes de internet

Facebook, Apple, Google y Amazon, firmas que deberán pagar la tasa /AFP

PARÍS

Francia se convirtió ayer en la primera gran economía mundial en adoptar un impuesto a los gigantes tecnológicos, después de que el Parlamento aprobara una ley que desafía la investigación abierta por EE UU que amenaza con represalias (aplicar nuevos aranceles sobre las importaciones procedentes del país galo).

La nueva ley pretende acabar con una brecha fiscal, por la que algunos de los pesos pesados de internet pagan muy poco en países donde obtienen muchos beneficios. Actualmente, las compañías casi no pagan gravámenes en países en los que tienen muchas ventas, como es el caso de Francia.

La legislación, llamada “tasa Gafa” (un acrónimo para referirse a Google, Apple, Facebook y Amazon), fue aprobada por un último voto a mano alzada en el Senado tras haber pasado previamente por la Cámara Baja.

Pero la decisión francesa generó una dura respuesta del presidente estadounidense, Donald Trump, incluso antes de que se aprobara la ley, que ordenó una investigación, algo que el ministro francés de Economía calificó de hecho sin precedentes en la historia de las relaciones entre ambos países.

La investigación, en función de sus conclusiones, podría provocar medidas de represalia estadounidenses.

La idea es imponer una tasa del 3% sobre los ingresos de las mayores empresas tecnológicas que dan servicios a los consumidores franceses. El impuesto, que debería recaudar unos 400 millones de euros (450 millones de dólares) este año y 650 millones (732 millones de dólares) en 2020, debería aplicarse a una treintena de grupos empresariales, muchos de ellos estadounidenses pero no únicamente.

LA QUEJA DE WASHINGTON

“A EE UU le preocupa mucho que los impuestos por los servicios digitales, que se espera que sean aprobados por el Senado francés de forma inminente, se dirijan de manera injusta a las empresas estadounidenses”, había declarado en un comunicado el representante de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer.

Pero el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, rechazó ayer la reacción estadounidense, y declaró que las “amenazas” no eran la manera de resolver tales diferencias.

“Entre aliados debemos y podemos solucionar nuestras diferencias de otra forma que con amenazas”, dijo ante el Senado francés. “Francia es un Estado soberano, decide soberanamente sus disposiciones fiscales y seguirá decidiendo soberanamente sus decisiones fiscales”, añadió.

Le Maire afirmó que le avisaron de la investigación (abierta bajo el artículo “Section 301” de la ley del comercio) durante una “larga conversación” con el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, el miércoles. El ministro señaló que era la primera vez que se daba este paso en la historia de las relaciones entre EE UU y Francia.

¿PRÁCTICA COMERCIAL DESLEAL?

El artículo “Section 301” es la herramienta principal que la administración Trump usó en la guerra comercial con China para justificar los aranceles contra lo que EE UU calificó de “prácticas comerciales desleales”.

Cabe recordar que Francia no logró convencer a sus socios de la Unión Europea de imponer un impuesto a los gigantes tecnológicos que abarcara gran parte del continente, pero ahora está tratando de concretar un acuerdo internacional con los 34 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El mes pasado, durante la cumbre del G20 en Japón, los ministros de Finanzas mundiales acordaron que había una necesidad urgente de encontrar un sistema global para aplicar gravámenes a los gigantes de internet como Google y Facebook, pero discreparon sobre la forma para hacerlo.

Celebraron en cambio una serie de medidas propuestas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). “Multiplicaremos nuestros esfuerzos para encontrar una solución común con un informe final para 2020”, declararon en un comunicado.

Washington ha presionado al G20 para que se alcance un acuerdo global sobre impuestos.

Google apoya la medida y cree que esto significaría que los gigantes tecnológicos de Silicon Valley pagarían menos tasas en EE UU y más en otras jurisdicciones, saliendo así de la práctica establecida de pagar más impuestos en el país de origen de una compañía.

La investigación “Section 301”, dirigida por la oficina del representante de Comercio estadounidense, dijo que realizaría audiencias públicas sobre la medida fiscal francesa durante varias semanas antes de publicar un informe final. (AFP y AP)

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla