Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Piden rescatar a los niños del exceso de pantallas y la comida chatarra

Entre el sedentarismo y la mala alimentación “se está hipotecando la salud de las futuras generaciones”, alertan desde la Federación Argentina de Cardiología, donde apelan al apoyo de las familias para ponerles freno

Piden rescatar a los niños del exceso de pantallas y la comida chatarra
13 de Agosto de 2019 | 02:33
Edición impresa

“La obesidad y el sedentarismo se instalan a través de los hábitos adquiridos en la infancia”, sostienen desde la Federación Argentina de Cardiología al explicar que por eso resulta tan difícil para los adultos dar una pelea exitosa contra estos problemas y por eso también es necesario atacarlos desde la niñez. Con este convencimiento, la FAC acaba de lanzar la campaña “Hablemos del corazón de los chicos”, una iniciativa que busca involucrar a familias y escuelas en la prevención de lo que denomina “una bomba de tiempo” para la salud cardiovascular.

Dado que las afecciones cardiológicas durante la infancia suelen constituir una rara excepción, “hablar del corazón de los chicos es hablar sobre todo de cómo se alimentan y se mantienen físicamente activos a través del juego. Porque hoy la dieta basada en comida chatarra y otros productos industrializados junto a hábitos cada vez más sedentarios están hipotecando la salud cardiovascular de la población infantil”, asegura el cardiólogo Jorge Camilletti, presidente de la Federación.

Para cambiar los estilos de vida poco saludables de los chicos, “la principal estrategia tiene que pasar por la motivación, sobre todo para la actividad física, y eso sólo se logra inculcando hábitos sencillos de fortalecimiento de su autoestima y su sentimiento de seguridad; todo lo que los haga soltar las tablets y los celulares y evitar el aislamiento”, dice la médica cardióloga Sandra Romero, quien realizó un estudio entre alumnos de escuelas primarias para conocer sus hábitos y el potencial de cambiarlos en beneficio de su salud.

Según los resultados de esa investigación, un 32% de los chicos reconoce pasar muchas horas al día con los videojuegos, mientras que un 67% dice dedicarle “pocas horas por día” o “sólo los fines de semana”. El problema es que “no todos conocen los riesgos de estar demasiado tiempo pegados a las pantallas”, cuenta Romero al señalar que quienes tienen entre 11 y 12 años constituyen el grupo donde el uso excesivo de las pantallas es mayor.

“En general a todos los chicos les gusta hacer actividad física, y si no les gusta es porque los han `rigoreado’, les han dicho que no pueden o los tratan de gordos. Por eso la estrategia debe ser la motivación positiva: todos pueden, todos deben y todos somos compañeros”, sostiene la médica para quien “es cuestión de aplicar el ingenio para que los cambios en los estilos de vida puedan ser funcionales al desarrollo de la cotidianeidad”.

En este sentido, “los médicos tenemos que dar soluciones fáciles y no poner obstáculos -dice-, porque el país es muy grande y las diferencias entre culturas y formas de vida también lo son”.

“FALACIAS DE LA INDUSTRIA”

“Dejar que los chicos jueguen es más importante que ponerlos a hacer ejercicio”, asegura el cardiólogo Esteban Larronde, para quien “el problema central está en el consumo de comida chatarra, gaseosas y bebidas azucaradas, galletitas y snacks, productos que nuestra cultura, a través de la publicidad parece haber convertido en la única dieta socialmente aceptada”.

Les estamos dando a los chicos “comida que no es para seres humanos”, asegura el especialista al advertir que los grandes lobbies de bebidas y alimentos “intentan imponer la idea de que mientras los chicos consuman `la porción justa` y se muevan más son saludables, una falacia con la cual buscan quitarse de encima toda responsabilidad”.

“Si no hay consumo de frutas y verduras, los niños no reciben los nutrientes que necesitan para su desarrollo aunque estén sobrealimentados”, señala por su parte su colega Alejandro Amarilla, quien enfatiza la necesidad de asegurarse de que realicen más actividad. “La Organización Mundial de la Salud, la Asociación Americana del Corazón y la FAC coinciden en recomendar como mínimo una hora diaria de actividad física para los niños desde los 5 hasta los 17 años, y de allí en adelante 150 minutos por semana; algo que desde luego hoy rara vez sucede pero que asumimos como normal”.

En lugar de ello “les damos a los chicos la tablet para que estén tranquilos condicionando así su sedentarismo desde muy temprana edad. Incluso en la escuela se reducen los horarios de actividad física y se les da más tiempo de contacto con pantallas”, resalta el profesional.

Para Amarilla, la falta de actividad física “viene asociada al desarrollo tecnológico, social y cultural que ha condicionado a que la sociedad entera se haya vuelto más sedentaria. Moverse no es necesario para trabajar o entretenerse, puesto que se obtiene todo desde una pantalla. Y la comunidad no ayuda -dice-. Debería haber espacios de actividad física seguros, sin riesgos para la salud y la integridad; espacios múltiples, abiertos, asistidos y con todo para que los chicos tengan ganas de ir”.

 

En aumento
En sólo 5 años el sobrepeso entre los niños creció un 16% y la obesidad un 34% en nuestro país, según la Encuesta Mundial de Salud Escolar realizada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Jorge Camilletti (Presidente de la Federación Argentina de Cardiología).- “Hablar del corazón de los chicos es hablar sobre todo de cómo se alimentan y se mantienen físicamente activos. Porque hoy la dieta basada en comida chatarra y otros productos industrializados junto a hábitos cada vez más sedentarios están hipotecando la salud cardiovascular de la población infantil”

Esteban Larronde (Cardiólogo de la Federación Argentina de Cardiología).- ““Dejar que los chicos jueguen es más importante que ponerlos a hacer ejercicio. Pero el problema central está en el consumo de comida chatarra, bebidas azucaradas, galletitas y snacks, productos que nuestra cultura, a través de la publicidad, parece haber convertido en la única dieta socialmente aceptada”

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla