Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Distintos ladrones

En 50 metros, asaltaron y lastimaron a los propietarios de dos comercios de Ringuelet

En una pañalera de 7, 516 y 517, menores golpearon a una mujer y a su esposo. El otro caso fue en un supermercado de 7 y 517

Cristina moccia está harta de la inseguridad: lleva 32 robos/g.calvelo

Gabriel Argemi, herido

Desde hace un año, la inseguridad se acentuó sobre un sector muy comercial de Ringuelet, donde delincuentes ya atacaron en varios locales, en algunos casos mediante asaltos y en otros a través de escruches, y algunos de ellos, más de una vez.

En los últimos días, la historia se repitió en una pañalera de 7 entre 516 y 517 y en un supermercado situado a 50 metros, en la esquina de 7 y 517. En ambos negocios los asaltantes no se conformaron con robar. También golpearon con sus armas a los responsables de los comercios, hiriéndolos por culatazos en la cabeza.

“MATALO”

Gabriel Argemi (60) y Silvia Cóppola (57) son los propietarios del local “Estación Pañal”, de 7 entre 516 y 517, donde a las 13.30 del viernes quedaron a merced de tres ladrones de entre 17 y 20 años, uno de los cuales los amenazó con un revólver, con el que además los lastimó con sendos golpes.

Argemi le contó a EL DIA que ya les habían entregado 1.000 pesos de la caja, una tablet y un celular, “cuando uno de estos pibes le pidió al que estaba armado que me matara”.

Estremecida por semejante orden, su esposa les dijo que “ya era demasiado”. Ella misma lo recordó: “Encima que nos habían robado querían asesinar a mi marido. Entonces comencé a empujarlos hacia la calle. Pero el que tenía el arma me pegó un fuerte culatazo en la cabeza”, causándole una herida profunda por la que empezó a sangrar.

Aclaró Argemi que no le dispararon, aunque con el caño del revólver le pegaron a un costado de la frente, provocándole una lesión que ayer resultaba visible.

Después de que escapó la banda, policías y una ambulancia del SAME se presentaron en el local para asistir al matrimonio.

“Nos revisaron y aconsejaron que nos hiciéramos atender.

Cóppola fue al Hospital Español, donde le dieron 7 puntos de sutura en la cabeza, mientras que su esposo acudió al hospital de Gonnet, “aunque los médicos le dijeron que no era necesario que le dieran puntos y sólo le hicieron una curación”.

“Ahora sentimos angustia por lo violentos que fueron y bronca por estar muchas horas trabajando para que en un par de minutos te roben lo tuyo”.

“YA LLEVO 32 ROBOS”

La inseguridad se ha ensañado con el supermercado de 7 y 517, tanto, que su dueña ya contabiliza “32 robos” y con inocultable desánimo está convencida de que “esto no termina acá”.

El último de los ataques lo padeció alrededor de las 20.30 del jueves, cuando abrió la puerta a una chica de unos 20 años y detrás de ella la empujó hacia adentro quien era su cómplice, un joven de unos 22 años que portaba un arma de fuego. La comerciante Cristina Moccia (69) estaba junto a su hija, su nietito y una clienta, pero los intrusos se mostraron agresivos sólo con Cristina.

“La piba me robó el dinero de la caja; como se lo quise sacar de las manos forcejeamos y el que estaba con ella me pegó un culatazo en la cabeza”, relató.

Al ver a su madre en problemas, su hija les mostró la perra dogo de 8 años de la familia, lo que puso en fuga al delincuente. “Pero la chica se quedó defendiendo la plata que me había sacado. Y me tomó tan fuerte de un brazo, que me dejó un hematoma grande”. Luego fue asistida por el SAME por su herida.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla