Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Deportes |FUE EN AVELLANEDA, 0-0 ANTE EL ROJO
Crónica del partido más triste que sólo se jugó por un pedido de corazón

En las primeras horas del 27 de abril de 2002 se iba el Ruso Prátola y dejaba un deseo: que sus compañeros esa noche salgan a jugar

Crónica del partido más triste que sólo se jugó por un pedido de corazón

Los recuerdos de la hinchada de Estudiantes para con Prátola / Archivo

Walter Epíscopo

Por: Walter Epíscopo
wepiscopo@eldia.com

29 de Junio de 2020 | 04:21
Edición impresa

Ni la peor derrota que se pueda dar en un partido, ni la dolorosa caída en una final, puede igualarse a la pérdida de una vida. En una cancha se pierde y el deporte da revancha, pero la muerte, artera, cruel e injusta, no. En la madrugada del viernes 27 de abril de 2002, Edgardo Prátola fallecía a los 32 años en el Hospital Italiano de nuestra ciudad, víctima de un cáncer de colon contra el que venía luchando desde marzo de 2001, cuando todo se hizo público. El Ruso, que estaba guardando reposo en su hogar junto a su familia, había sido internado horas antes de urgencia al agravarse su estado.

Todos sabían el desenlace, incluso el propio Prátola, que luchó como un verdadero “León” hasta el final. Ese viernes 27 por la noche Estudiantes debía visitar a Independiente, en Avellaneda, por la 16° fecha del “Torneo Clausura 2002”. Sabiendo que sus compañeros y amigos estaban concentrados en el Country Club de City Bell, prácticamente con sus últimas fuerzas le envió un mensaje al plantel y cuerpo técnico, pidiéndoles que siguieran adelante, que salieran a jugar contra Independiente, que a él aún le sobraban fuerzas. Que no debían suspender el partido por nada.

Horas después y tras el doloroso desenlace, el propio presidente albirrojo, Guillermo Cicchetti, del Hospital se fue al Country y se dirigió a la habitación del técnico Oscar Craviotto. El plantel desayunaba cuando el preparador físico, Rodolfo Valgoni, reunió a todo el grupo fuera de la concentración y junto a Cicchetti le comunicaron la triste noticia al plantel.

Por esas cosas de “el show debe continuar”, el partido esa noche se jugó, aunque obviamente no había ánimo. El grupo estaba destrozado y lo último que quería era jugar un partido de fútbol. Esa noche las dos hinchadas le brindaron su homenaje al Ruso antes del arranque del juego mientras los protagonistas hicieron un minuto de silencio tomados de la mano en el centro de la cancha. En la cabecera visitante del entonces estadio de la Doble Visera (hoy remodelado y llamado Libertadores de América), una de las banderas puestas por los dolidos hinchas de Estudiantes decía: “Ruso, siempre en nuestro corazón”.

De lo que ocurrió en los noventa minutos poco y nada para decir. Fue un 0 a 0 frío como la noche, sin emociones, casi sin llegadas en los arcos. La cabeza y el corazón estaba en otro lado. Los jugadores Pinchas solo esperaban que el cronómetro corra y que el árbitro Héctor Baldassi decretara el final del juego, y así cumplir con la última voluntad de Prátola, de salir a jugar si o si.

EL RECUERDO DE AQUELLA NOCHE

Algunos de los protagonistas que aquella noche debieron salir a jugar el partido más triste de sus vidas, recordaron lo vivido en aquel momento.

“Fue duro. Era un amigo. En la charla apunté a lo anímico y a jugar por él”, dijo Craviotto

 

Diego Colotto: “Recuerdo que estábamos concentrados para jugar el partido y cuando nos reunieron para decirnos el desenlace. Fue un día muy triste. El grupo decidió jugar por respeto y porque seguramente hubiese querido el Ruso y era como homenajearlo desde ese lado. Personalmente tenía una relación muy buena con él, yo era muy chico y me tomaba como a un jugador del club que se le van enseñando cosas. Tenía mucha experiencia, había venido de México, y yo lo escuchaba, trataba de aprender porque era un referente, de esos jugadores que vuelven al club, que aportan y apoyan. Para mí fue especial haberlo conocido y tengo muy lindos recuerdos, pero ese día no fue de los mejores, por el desenlace y lo que se vivió en el partido. Recuerdo que hicimos una ronda, un minuto de silencio y después no tenía mucho más sentido el mismo partido. Hoy tengo un cuadro en casa con el gol en la final con el Sub-20 y debajo de la camiseta tengo una remera con la foto del Ruso”.

Leandro Benítez: “Lo que más recuerdo de ese día es que nos levantamos y al rato nos juntaron para decirnos lo del Ruso. Nosotros no queríamos jugar, pero no se si fue por la televisión o por la AFA, que nos obligaron a jugar. El partido fue un bodrio, por lo que significaba entrar a la cancha y jugar ese día, y por el ánimo que teníamos todos más que nada de haber perdido en ese momento a un compañero. Sin dudas que fue el partido más triste que me tocó jugar, porque ninguno tenía ganas pero nos teníamos que presentar igual, nos obligaron a hacerlo. Así que fue presentarse y pasar el partido de la mejor manera, pero no fue para nada lindo ni fácil para nosotros”.

Pablo Quatrocchi: “Recuerdo perfectamente ese día. A la mañana salimos de la concentración y fuimos a la casa de los padres del Ruso a saludarlos, también saludamos a la señora y nuestra intención era no jugar el partido. No sé qué pasó, se ve que no tuvimos fuerza o no tuvieron en cuenta nuestro pedido, pero nos hicieron jugar igual. Imaginate como estábamos y en qué condiciones salimos a jugar ese partido. Fue un 0 a 0. Malísimo. Un partido feo. Recuerdo el vestuario antes de salir al partido que nadie hablaba, nadie decía nada, sentíamos como que teníamos que cumplir con un trámite. Y cuando terminó, lo mismo. Todos en silencio, cada uno se bañó y se fue para su casa. Estábamos destrozados”.

Ezequiel Maggiolo: “Yo hacía poco tiempo que había llegado a Estudiantes y lo había visto algunas veces al Ruso, que había venido al entrenamiento, a la concentración. Yo era de los nuevos digamos, por lo que viví la etapa de su enfermedad y todo eso pegó muy fuerte en el plantel porque había muchos chicos que habían sido compañero suyo. La noticia de su fallecimiento fue muy dura obviamente. Estábamos concentrados y lamentablemente ese partido con Independiente ese mismo día se jugó igual, por lo que no había ánimo en el grupo de jugar. Recuerdo que fue un partido malo, chato, para nosotros solo era sacar adelante el partido. Fue un momento muy triste del equipo, y sobre todo de los muchachos que habían sido compañeros suyo y lo querían mucho”.

Oscar Craviotto: “Fue un día muy triste sinceramente, donde uno ahí ve reflejado que todo tiene que seguir, no importa lo que suceda. Y nos tocó jugar un partido igual. El Ruso fallece en la madrugada de ese día y tuvimos que salir a jugar un partido con Independiente... La cabeza de cada uno ya estaba mal y la de los compañeros que eran actuales también. En lo que respecta a mi fue muy duro por que era un amigo. Y bueno, tuvimos que salir a afrontar ese partido con un compromiso de dejar todo en la cancha por él, como hacía él. Pero la verdad que no la pasamos bien, ni el día que nos enteramos de la enfermedad, ni en los momentos que él fue padeciendo ni en sus últimos días, porque realmente no la pasó bien. Pero el día de ese partido fue feo, una noche horrible y la verdad que la Asociación debería haber tomado la decisión de suspender ese partido. Pero como se dice, todo tiene que seguir y tuvimos que afrontarlo de la mejor manera. Como entrenador recuerdo que la charla técnica por el partido fue muy corta, apunté a lo anímico y el hecho de jugar por el Ruso”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Los recuerdos de la hinchada de Estudiantes para con Prátola / Archivo

Una postal de aquel momento, con el homenaje al Ruso / Archivo

Otra bandera, recordando al defensor pincharrata / Archivo

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla