Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,21
Dólar Ahorro/Turista $137.30
Dólar Blue $181,00
Euro $95,10
Merval 0,00%
Riesgo País 1431
Policiales |Un impostor de un ministerio le pidió datos para asignarle un subsidio
Mientras vende choripanes para sostener su Jardín, fue víctima de un “ciber robo”

Se trata de una docente, propietaria de una institución de Barrio Norte, cerrada por la pandemia. Le extrajeron 20 mil pesos

29 de Septiembre de 2020 | 04:43
Edición impresa

La comunidad educativa del jardín “Barquito de Papel” no sale del asombro y la angustia.

A días de conocerse que las maestras venden choripanes para solventar el pago de la obra social y otros gastos básicos, debido a la falta de ingresos por el cese de las actividades en el marco de la pandemia, ahora se informó que la propietaria de la institución educativa, Liliana Federico, fue víctima de un robo bajo la modalidad de “cuento del tío virtual”.

Según le contó a este diario la propia víctima, mientras continúa con la colecta de fondos mediante la venta de comida por la difícil situación que atraviesa la institución, sonó su teléfono y del otro lado apareció una voz con un mensaje que parecía alentador: “recibí un llamado telefónico de una persona con nombre, apellido y número de matrícula como doctor, que dijo representar al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Dijo que tomando conocimiento de la situación difícil en la que estamos se ofrecía a donar una suma de 20 mil pesos de parte del Ministerio de Desarrollo Social. Explicó que son las sumas que donan a las instituciones con problemas”, relató la mujer.

Para acceder a esos recursos, Federico debería ir a un cajero automático “a realizar el trámite”, contó.

Así las cosas, la docente se trasladó hasta un cajero y siguió los pasos que le pidió la persona que la llamó, que dijo que era un funcionario de Desarrollo Social”.

Tras generar un código se lo pasó a su interlocutor. Todo, por vía telefónica.

En minutos, la esperanza se desvaneció. Al revisar el estado de la cuenta notó que se la habían vaciado.

Esa es la cuenta donde Federico cobra una jubilación mínima. “Mi error fue seguir las instrucciones del señor. Le dije que le daba la caja de ahorro (de la institución) pero me dijo que no se manejaban así, que debía ir a un cajero. En medio de la vorágine, los nervios y el poco acostumbramiento que tengo a esta situación, porque yo trabajo en educación, que es para lo que me formé, caí como un chorlito. Me hicieron el cuento del tío. Cuando me pidió pasar a un cajero de otro banco tuve el tino de escuchar a otra persona. Y cortar la comunicación que duró 45 minutos”, lamentó la educadora.

feria de comidas

El robo a Liliana Federico fue otro baldazo de agua fría para el CADI Nº 1 de La Plata. Desde hace semanas, Federico y las maestras, organizan ferias de comidas elaboradas por ellas con el único propósito de solventar los gastos más básicos como es el pago de la obra social.

“Ella ya está bastante angustiada con todo lo que estamos pasando en el CADI y ahora se suma esto. Fue un momento de vulnerabilidad y se aprovecharon de la situación”, expresó otra integrante de esa comunidad educativa en diálogo con este diario.

Los Centros de Atención y Desarrollo Infantil (CADI), prestan los servicios de las antiguas guarderías o jardines maternales. Son instituciones, que desarrollan en forma sistemática actividades orientadas a acompañar, guiar, estimular y atender de modo integral al niño desde los 45 días de su nacimiento hasta su incorporación al Ciclo de Jardín de Infantes, en el Nivel Inicial, cobrando un arancel por el servicio prestado.

“Barquito de papel”, está situado en diagonal 108 y 39, Barrio Norte.

Sin subsidios oficiales, como ocurre con buena parte de los establecimientos privados de otros niveles, el sector quedó al borde del abismo con la suspensión de actividades y la imposibilidad de sostener el ingreso de recursos por los aranceles que pagan las familias.

Así las cosas, aparecieron la iniciativas como la de “Barquito de Papel”.

La semana pasada llevaron a cabo una protesta con actividades educativas y recreativas. El objetivo fue darle visibilidad a la crisis. A la vez, le reclamaron a las autoridades la apertura inmediata de estos centros.

En medio de la incertidumbre, hay quien está atento a la posibilidad de profundizar el daño. “Han adoptado una forma insólita. Hablando con la policía y con un especialista comentamos que ellos generaron un `token´ (un sistema que genera claves aleatorias para una transacción virtual) y yo solo tuve que poner mi tarjeta”, recordó Federico.

En medio del dolor por el robo, la docente apuntó que “al llegar acá me di cuenta de que me habían sacado los ahorros, la plata de mi jubilación, que es una miseria, pero me ayuda para mis medicamentos”, indicó.

En los últimos días, Federico y otras docentes reclaman por la reactivación del sistema

“Han adoptado una forma insólita. Ellos generaron un token y yo solo tuve que poner mi tarjeta

Liliana Federico docente

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

las docentes de “barquito de papel” venden comida por la crisis/archivo

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla