Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $109,79
Dólar Ahorro/Turista $181.15
Dólar Blue $219,00
Euro $122,73
Riesgo País 1916
Información General |Las grietas de la salud
Vacunación, una tradición que ya es marca registrada en la Argentina

A diferencia de lo que ocurre en varias partes del mundo, donde los antivacunas no son grupos minoritarios como aquí, expertos destacan la afianzada cultura de inocularse que hay en el país

Vacunación, una tradición que ya es marca registrada en la Argentina

En EE UU y varios países de Europa, se dan fuertes movimientos antivacunas. Eso no pasa en argentina / AFP

28 de Noviembre de 2021 | 02:10
Edición impresa

En todo el mundo, de acuerdo a estadísticas internacionales, el 79% de la población coincide con que las vacunas son seguras, y un 84% está de acuerdo en que son efectivas. Sin embargo, la desconfianza en las vacunas, algo que data desde su misma creación, se incrementó en los últimos años a niveles alarmantes, tanto, que en 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluyó a este fenómeno entre las diez amenazas principales para la salud mundial. Pero, además, desde la irrupción del coronavirus, grupos de personas “antivacunas” se están haciendo notar con mayor fuerza en algunos países de Europa y en Estados Unidos, al punto que en el rechazo a las vacunas contra el Covid fundamentalmente, llegan a representar hasta un 30 % de sus poblaciones, poniendo en riesgo la salud del resto de los habitantes. En nuestro país, en tanto, esos rechazos son minoritarios, y los factores que han incidido para una mayor aceptación de las vacunas son diversos, aunque los distintos especialistas consultados coinciden en la importancia de la conciencia favorable existente gracias a los calendarios de vacunación implementados aquí desde hace muchos años.

“Argentina tiene una larga tradición con sus calendarios de vacunación -señala la doctora Ana Tabuenca, neonatóloga del Hospital San Martín y del Hospital Español de nuestra ciudad- y la efectividad de las mismas ha sido tan contundente como evidente con distintas enfermedades, como las de la poliomielitis, el sarampión, la difteria, etc., que han salvado miles de vidas. En el año 2009, por ejemplo, la Gripe A se presentó como una gran amenaza, y se logró controlar con las vacunas. Ahora mismo lo vemos con el Covid, cuando gracias a la vacunación la cantidad de internados graves en las terapias intensivas disminuyó notablemente. Sin embargo, y afortunadamente de manera muy minoritaria en nuestro país, hay quienes todavía se oponen”.

Con respecto a estos movimientos, la doctora Tabuenca señala que “particularmente no alcanzo a comprenderlos, y lo relaciono con ciertos pensamientos paranoides, de confabulación, de personas que se sienten atraídas por historias incomprobables o que circulan por las redes sin ninguna evidencia, o por daños que la ciencia nunca ha comprobado, pero afortunadamente en Argentina hay una cultura favorable a la vacunación, y estos casos de rechazos son minoritarios, aunque los hay, lo he visto en padres que se oponían a que sus bebés fueran vacunados porque alguna vez habían escuchado que determinada vacuna había generado alguna reacción contraria”.

“El de los antivacunas es realmente un problema muy serio – señala por su parte el doctor Ariel Manti, jefe del servicio de Terapia Intensiva del Hospital San Juan de Dios de nuestra ciudad – y lo demuestra lo que está ocurriendo en Europa con la pandemia en países como Alemania, donde existe una proporción de la población que manifiestamente no desea vacunarse, que son entre 16 y 18 millones de personas, y que han contribuido en gran parte a que Alemania esté nuevamente con más de 50.000 casos de Covid por día y nuevamente con una gran afluencia de pacientes en los hospitales, casi al borde del colapso hospitalario”.

“Argentina tiene una larga tradición con sus calendarios de vacunación”

“En nuestro país afortunadamente esto no está ocurriendo -añade el doctor Manti - gracias a que en Argentina tenemos una conciencia de la vacunación instaurada desde hace muchos años a través de unos calendarios de vacunación que son de los mas completos que se puedan ver a nivel internacional, con vacunas gratuitas, lo que hizo que desde chicos tengamos conciencia de que las vacunas son algo muy útil y beneficioso, de manera que no nos ha costado tanto, por ejemplo, tener que vacunarnos contra el Covid 19 como una nueva enfermedad. Entiendo que eso ha contribuido en gran parte a este descenso que hemos tenido en las últimas seis semanas, lo que tampoco significa que tengamos que relajarnos, porque hay que continuar alertas, con las medidas de protección, distanciamiento, barbijos en lugares cerrados, etc., y tratar que toda la población tenga el esquema de vacunación completo. Porque en definitiva, esto es lo único que va a disminuir la presencia de pacientes con Covid en los hospitales”.

Por su parte, la infectóloga Florencia Cahn, miembro de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología, señala que “en algunos países como Estados Unidos y Francia estos grupos de “antivacunas” pueden llegar al 30 % de la población. Es un número muy alto que, si bien no hará fracasar el programa de vacunación, sí puede dificultar el hecho de llegar a la inmunidad de rebaño que se necesita para proteger no solo a los vacunados, sino también a los que los rodean. Pero en Argentina este movimiento antivacunas afortunadamente es un grupo muy minoritario que por ahí puede hacer mucho ruido en las redes sociales o en los foros, pero que realmente es minoritario”.

“Argentina tiene una cultura favorable a la vacunación. Los grupos antivacunas son minoritarios”

“Claro que hay grises -añade- gente que tiene dudas genuinas sobre la vacuna, y eso es una gran deuda que tenemos desde el sistema de salud, de tomarnos esos minutos para explicarles a nuestros pacientes por qué indicamos las vacunas. Simplemente se necesita tener un poco más de conversación y comunicación efectiva para despejar dudas sin acusar”.

OPOSICIÓN Y REDES

“Antes de que la gente supiera siquiera que iba a haber una vacuna contra el coronavirus, ya había un 35% de estadounidenses que no se la quería dar. Es exactamente el mismo número de adultos que hoy no están vacunados, y el porcentaje se mantiene estable”, indicó recientemente Robert Kaplan, profesor emérito de servicios de salud y medicina de la Universidad de California.

Según destacan muchos especialistas, estos grupos que se oponen a la campaña de inmunización global, encontraron en las redes sociales un espacio para sumar adeptos y, por caso, Facebook debió eliminar más de 18 millones de publicaciones y redujo la visibilidad de más de 167 millones de piezas “desacreditadas por los socios de verificación de datos”, según afirmó el equipo de comunicación de la red social en la Argentina.

Sobre este fenómeno que se manifiesta en las redes sociales, la especialista italiana en Historia de la Medicina Eugenia Tognotti, advierte sobre “el enorme rol” que tienen para la difusión de teorías conspirativas contra las vacunas, valiéndose del impacto emocional para apelar a las personas que no están convencidas de vacunarse.

“El papel de las redes sociales en la difusión de creencias pseudocientíficas sobre las vacunas es enorme – señala – y como los activistas en Inglaterra en el siglo XIX, los grupos antivacunación de hoy son comunicadores muy hábiles, y no tienen a su disposición carteles y volantes de circulación restringida como aquellos, sino herramientas mucho más poderosas”.

Tognotti, doctora egresada de la Universidad de Sassari, remarca que “los antivacunas desconfían de las autoridades y, en general, muestran un alto grado de refractariedad a los datos que ofrece la experiencia y la ciencia. Sin embargo, estos movimientos tienen una inmensa visibilidad mediática, incluidas las redes sociales, donde muestran eventos personales que hacen referencia a los efectos secundarios o daños de las vacunas en los niños, por caso, con títulos y narrativas que se enfocan en el ámbito emocional”.

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla