Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $100,71
Dólar Ahorro/Turista $166.17
Dólar Blue $164,00
Euro $118,48
Riesgo País 1502
La Ciudad |Cómo y por qué llegaron y cuáles son las que más se ven
Atraídas por el alimento y refugio, cada vez hay más aves rapaces en la Ciudad

Esta semana llamaron la atención los ataques de gavilanes mixtos a vecinos en la zona de la Terminal. Pero los expertos explican que fue un “comportamiento atípico” y destacan que son importantes “controladores biológicos”

Atraídas por el alimento y refugio, cada vez hay más aves rapaces en la Ciudad
16 de Mayo de 2021 | 03:31
Edición impresa

La presencia de gavilanes mixtos, que muchos vecinos han confundido con aguiluchos y que en un “comportamiento atípico” para su especie vienen produciendo una serie de ataques a personas y mascotas en la zona de la Terminal de Ómnibus -donde una bandada de esos pájaros se ha radicado- moviliza la atención de especialistas y aficionados a las aves. Según se estima, la especie “copó” la Ciudad hace tres años, pues encontró un ambiente ideal para sus necesidades vitales: una oferta abundante de alimento, temperaturas más cálidas que en las zonas descampadas, ausencia de predadores, y el refugio que les ofrecen las copiosas arboledas públicas, donde duermen y nidifican en la temporada de reproducción y cría.

Julio Milat, naturalista de Berisso e integrante de Museo de Ornitología de la ciudad vecina, realizó una descripción detallada de las características del gavilán mixto, cuyo nombre científico es “Parabuteo unicinctus)”. “Es una rapaz esbelta de cola y patas relativamente largas. La coloración de los adultos es en general negruzca con los hombros rojizos visibles durante el vuelo. Mide cerca de 48 centímetros, siendo las hembras de mayor tamaño como en el resto de las rapaces. Pesa entre 700 gramos y 1 kilo, y tiene una envergadura alar de 90 centímetros a 1,20 metro. Se las observa en pareja o grupos familiares de 3 o 4 ejemplares”, precisó.

“Con su accionar y por su alimentación eliminan una cantidad de roedores importante”, explican

Las primeras apariciones de esta clase de gavilanes en áreas urbanas de nuestra región se produjeron en el Paseo del Bosque, según señalaron investigadores de estas aves. Pero con el tiempo, fueron introduciéndose más hacia los sectores céntricos de la Ciudad. Ahora, desde unas semanas atrás se instalaron en la zona de la Terminal de Ómnibus y son blanco de denuncias de vecinos que afirman que es común verlos bajar de los árboles, alimentarse con roedores o pájaros de otra especie y atacar a transeúntes y perros y gatos de la zona.

“Se los observa volando; y se escuchan; se tienen registros de nidos en varios puntos. Lo mismo ha sucedido con la especie en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores. Se alimentan de palomas, cotorras y otras aves, además de roedores, por lo tanto, su presencia en el ambiente urbano es sumamente beneficiosa”, destacó Milat.

“Comportamiento atípico”

En la opinión de Milat, los ataques de los gavilanes cercanos a la Terminal de micros denunciados por los vecinos son un “comportamiento atípico” de la especie.

El integrante del Museo Ornitológico puntualizó, en ese sentido, que “la conducta del ataque y sobrevuelos a las personas y mascotas resulta rarísimo y muy puntual de ese grupo. No se relaciona con la nidificación, porque esta especie nidifica entre fines de julio y diciembre, por lo tanto, no es la época”.

Según consideró Milat, “los sobrevuelos y los roces parecen responder a una conducta territorial. Es un rasgo comportamental exclusivo de este grupo en particular, no de la especie en general. No corren peligro las mascotas, no forman parte de su alimentación”.

Otras especies rapaces

Pero no son sólo los gavilanes mixtos los rapaces que anidan en La Plata. Según subrayó el especialista, hay otras especies de aves de esas características surcando el cielo de nuestra región. Como el carancho (“Caracara plancus”), que es de mayor tamaño que el gavilán mixto y también depreda sobre pichones y adultos de palomas domésticas. Más generalista y oportunista, suele alimentarse en basurales. “Por esa razón, el relleno sanitario de la Ceamse en Punta Lara está lleno de ellos. Aprovecha los animales muertos en los bordes de rutas y caminos”, indicó el experto en aves.

En la larga lista de rapaces que pueden observar los platenses, según Milat, se destacan también el taguató (“Rupornis mag-nirostris”), que aparece solitario o en pareja, sobrevolando la Ciudad; se alimenta de roedores e insectos. Otro es el halcón peregrino (“Falco peregrinus”), de vuelo muy veloz y que utiliza los grandes edificios como posaderos. Desde allí se lanza en picada para atrapar aves, como palomas domésticas y palomas torcazas. Uno más pequeño y bien colorido es el halconcito colorado (“Falco sparverius”), que vive de roedores, pequeñas aves e insectos.

“La conducta del ataque y sobrevuelos a las personas y mascotas resulta rarísimo”, aseguran

Entre la fauna aviar local se distinguen, además, el chimango (“Milvago chimango”), que aunque es el que menos ha incursionado en el casco céntrico, sí es muy común en parques y jardines de la periferia platense. Su coloración general es parduzca y su dieta muy amplia: roedores, huevos y pichones de aves e insectos.

Además, por la noche el vuelo silencios de la Lechuza de campanario, una efectiva exterminadora de roedores mientras la ciudad duerme. Algunos mitos urbanos deben ser desestimados, resaltó Milat. Por caso, aquel que afirma que las aves rapaces las trajo algún ex intendente para eliminar las palomas. “No es así -consignó-; las aves rapaces llegaron solas a La Plata, atraídas por la oferta de alimento y refugio que les brindó la Ciudad”.

También desmintió el especialista que la abundancia de ejemplares rapaces se deba al encierro producto del coronavirus. “Estas y otras especies vienen incrementando su presencia con o sin nosotros en los últimos años. Si bien al comienzo de la pandemia el año pasado se mostraron algunos ejemplos de fauna en las ciudades, la verdad es, que la fauna siempre estuvo allí, los que tuvimos que encerrarnos y aprender a observar lo que nos rodeaba fuimos nosotros”, aclaró Milat.

Las corre la actividad humana

Según opinaron los miembros del Club de Observadores de Aves –COA La Plata-, el fenómeno del crecimiento en la cantidad de aves rapaces en la Región se debe, en parte, a la actividad humana. “La práctica hortícola en los alrededores de La Plata ha traído aparejado que se hayan tapado los humedales, lugares que resultan una de las importantes fuentes de alimentación de las aves rapaces, así como la excesiva utilización de agroquímicos de gran toxicidad. Eso puede haber producido que éstas se desplacen sobre el ejido urbano, y consiguientemente se vean más asiduamente sobre la Ciudad”.

En relación al caso particular del grupo de aves que habitan en la zona de la Terminal de Ómnibus, la entidad subrayó que “puede ser que su número sea algo mayor a los que existían hasta hace relativamente poco tiempo”. Se recordó, asimismo, que a lo largo de estos últimos años se ha visto incrementada la cantidad de rapaces en La Plata; “y entre ellas, sobre todo los chimangos y gavilanes mixtos, fundamentalmente en los barrios suburbanos, y en los espacios más abiertos”.

Desde COA La Plata se alertó: “debe tenerse muy en cuenta que estas y otras aves rapaces (caranchos, chimangos, lechuzas, etc.), son normalmente denominados “controladores biológicos”, resultando absolutamente beneficiosas para la vida humana, ya que con su accionar y con motivo de su alimentación eliminan una cantidad de roedores importante”.

Palomas
Las palomas son las principales víctimas de las aves rapaces porque, según se explicó, las aves rapaces no deben esforzarse demasiado para cazarlas; se están adaptando muy bien a las ciudades, aprovechan el recurso, fundamentalmente con especies que les ofrecen poca resistencia.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Caranchos en la región. Es una de las especies de rapaces que más se observan / julio milat

Gavilanes mixtos. Un adulto y un juvenil en zona de la terminal/ julio milat

Caranchos se alimentan de palomas

Taguató, otra de las aves rapaces

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla