Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,10
Dólar Ahorro/Turista $171.76
Dólar Blue $184,00
Euro $121,01
Riesgo País 1597
Revista Domingo |CREACIONES CIBERNÉTICAS
Tendencias: las máquinas, el arte y el “pincel” de la Inteligencia Artificial

Pinturas, música o literatura ya son realizadas por algoritmos y expertos se preguntan si las computadoras ya pueden igualar a la creatividad humana

Tendencias: las máquinas, el arte y el “pincel” de la Inteligencia Artificial
22 de Agosto de 2021 | 04:51
Edición impresa

Una canción de Los Beatles, un retrato pintado por un algoritmo o el capítulo de un ensayo sobre arte, son algunas tareas que ya se están realizando mediante inteligencia artificial. También, la restauración de una pintura de Pablo Picasso o de un colosal lienzo de Rembrandt. Algunos entendidos en el mundo del arte aseguran que este será un campo cotidiano en el futuro mientras otros se preguntan si una máquina ya es capaz de crear arte como lo haría un ser humano.

Porque la creatividad es algo que suele relacionarse exclusivamente con lo humano. Se la define como la capacidad de generar ideas o conceptos, y asociaciones desconocidas entre ideas o conceptos existentes. Sin embargo, la Inteligencia Artificial (IA), una combinación de algoritmos creados para que las máquinas presenten las mismas capacidades que el ser humano, parece desafiar esta idea.

En el año 2016, científicos del laboratorio de investigación de Sony lanzaron “FlowMachines”, una red neuronal capaz de generar música que utilizó como insumo una base de datos con más de 13 mil canciones de diversos géneros para crear “Daddy’s Car”, una canción inspirada en Los Beatles, y no es ese el único ejemplo de música generada con esta herramienta, como que en la web de la de compañía de investigación OpenAI ya hay disponibles muestras musicales basadas en el trabajo de músicos como Elvis Presley, Frank Sinatra, Katy Perry, Radiohead, Eminem, Diana Ross o los integrantes de Pink Floyd, entre otros.

En el 2018, a su vez, Artnet, un sitio web de arte, vendió a un coleccionista parisino la obra “El retrato de Edmond Belamy”, el primer cuadro hecho con un programa con inteligencia artificial del colectivo artístico francés Obvious, cuyo lema es “la creatividad no es solo para los humanos”. Para su creación, se alimentó al sistema con datos de 15 mil retratos pintados entre los siglos XIV y XX, y la imagen que resultó tiene aires de la pintura del siglo XVIII pero no se trata de una pintura sino de una impresión de tinta, y la firma de su “creador” es la fórmula “Min (G) max (D) Ex [log (D (x))] + Ez [log (1-D (G (z)))]” que se utilizó para hacerla.

También a comienzos de 2020, en Argentina, un sistema de Inteligencia Artificial escribió un capítulo del libro “Será del arte el futuro”, de la periodista Mercedes Ezquiaga. El sistema desarrollado por el divulgador científico Esteban Tablón, utilizó cientos de entrevistas, notas y libros que Ezquiaga había escrito en sus 20 años de carrera como periodista para crear un texto que siguiera el estilo de la autora.

La propia Mercedes Ezquiaga cuenta que “quería hacer un libro que toque el ámbito internacional, ya había hecho uno sobre el arte argentino, y me parecía importante que estuvieran los diferentes actores que hacen al mundo del arte”. Para ella estaba claro que la Inteligencia Artificial era un tema con el que los artistas trabajan y por eso decidió utilizarla.

Sin embargo, el proceso hasta alcanzar el resultado fue largo. “Tardé un montón en amigarme con lo que decía “Lucía Funes”, como bautizó Esteban Tablón a su Inteligencia Artificial, porque apenas lo leí no se entendía nada y había sido muy caro hacerlo, pero el costo estuvo buenísimo. Reconozco muchas cosas de mi escritura ahí, no la frase entera sino la mitad de una oración o el comienzo de otra, pero termina diciendo cosas que están buenas”. De hecho, una de las oraciones que Lucía Funes escribió fue “Será del arte el futuro”, frase que luego se convirtió en título del libro.

Para llegar al resultado que esperaban, el sistema requirió de meses de entrenamiento. “Fue un proyecto en español, sin antecedentes similares en ese idioma, que debía escribir con el estilo y la temática que sigue Mercedes y que además no era un chatbot que tenía que responder preguntas sobre cuestiones bancarias, debía hacer literatura – destaca Esteban Tablón - procesamos todo lo que escribió Mercedes bajo redes semánticas y conseguimos un grafo, con lo cual llegamos a un buen análisis anatómico del estilo de escritura de la autora”. Luego, por medio de una dinámica de corrección y reescritura, el programa aprendió a escribir por sí mismo, a través de su propia experimentación.

Con estas y otras experiencias, la idea de que las máquinas “crean” arte ha ganado actualidad, y la capacidad que desarrollan para aprender cómo se ven o suenan las obras de arte y producir versiones nuevas, coherentes y “al estilo” del original, alimentan la ilusión de que una Inteligencia Artificial creativa podría reemplazar al artista.

Esteban Ierardo, filósofo, docente y autor de “Sociedad pantalla” y “La sociedad de la excitación”, entre otros libros, explica que la discusión sobre si la Inteligencia Artificial puede reemplazar a la mente humana tiene su inicio en la cultura popular con la película de Kubrick , `2001: Odisea del espacio ́, cuando una nave dirigida por una IA llamada HAL se revela ante la tripulación.

“Esta cuestión sobre si existe la posibilidad de que las máquinas con Inteligencia Artificial se independicen del ser humano es un planteo de ciencia ficción”, afirma, y subraya que en la actualidad “todo aquello que se hace por medios computacionales necesitan un acto de programación humano, un lenguaje de algoritmos que es programado por ingenieros informáticos”.

“Este mismo análisis se puede traspolar al campo del arte - explica Ierardo - decir que las máquinas hoy pueden hacer arte es soslayar que las máquinas no pueden funcionar si no es a partir de un ordenamiento humano previo. Hay software muy sofisticados que pueden hacer variantes de música clásica sin la mediación de la orquesta y de una forma muy eficaz, por lo tanto que un músico elabore música a partir de una máquina es semejante a un violinista que hace música a través de un violín, siempre estamos hablando de un humano que para hacer algo recurre a una mediación, a un instrumento que va cambiando según la evolución tecnológica, pero la mediación del instrumento sigue siendo estructuralmente la misma”.

Para Ezquiaga, en tanto, “Lucía Funes no podría haber escrito nada si no la alimentábamos con lo que hice durante casi 20 años de periodismo, fueron cientos de páginas escritas que implican que yo haya entrevistado a personas, visitado lugares, haya mirado obras”.

El concierto compuesto por Flow Machines IA tuvo lugar en París (Gaîté Lyrique) el 27/10/2016 / web

También reconoce que a ella le gustaría leer dentro de unos años el capítulo que escribió la Inteligencia Artificial y descubrir que ella está escribiendo lo mismo en ese momento, pero advierte que “no podemos pensar a la Inteligencia Artificial como algo sobre lo que no tengamos ninguna decisión. En todo caso deberíamos pensarnos como dueños del destino del avance de las tecnologías”.

LAS CREACIONES DE LAS MÁQUINAS

Fue en el año 1950 cuando el matemático y criptógrafo Alan Turing -considerado uno de los padres de la informática- presentó un test llamado “el juego de la imitación” para analizar la capacidad de una máquina de exhibir un comportamiento inteligente similar -o indistinguible- al de un ser humano.

En la actualidad, cada vez son más los programas de Inteligencia Artificial con la capacidad de componer, escribir y producir música, como es el caso de “Daddy’s Car”, la canción inspirada en la discografía de los Beatles, compuesta por la Inteligencia Artificial Flow Machines de Sony.

Christie’s fue la primera casa de subastas en vender una obra de arte de un algoritmo

 

Esta canción fue creada a partir de una letra previa y la influencia de 13.000 canciones incorporadas a su base de datos, que muchos encuentran de increíble familiaridad con cualquier melodía de los cuatro de Liverpool.

Asimismo, en octubre de 2018, Christie’s se convirtió en la primera casa de subastas en la historia en vender una obra de arte creada por un algoritmo, en la que no hubo intervención alguna de mano humana, y por la que se pagó medio millón de dólares.

Para hacerlo, artistas parisinos alimentaron a la IA con 15.000 retratos pintados entre el siglo XIV y el XX que sirvieron de base para generar la obra titulada “El retrato de Edmond Belamy”.

“Las máquinas pueden llegar a ser mucho más creativas que un humano porque pueden ser desprovistas de toda experiencia y por lo tanto generar composiciones sin ningún tipo de influencia, algo difícil que haga un humano que siempre estará influido por sus propias vivencias”, dice el informático español Jorge Calvo Zaragoza, quien enseñó a una máquina a leer partituras.

Si bien es unánime que la cuarta revolución en la historia de la humanidad, y el cambio profundo en la sociedad, llega de la mano de la inteligencia artificial, es justamente en este punto donde se bifurcan las opiniones con respecto a la posible “creatividad” de una computadora.

“El arte creado por Inteligencia Artificial no ha sido muy convincente hasta ahora. Imita estilos y géneros, pero no crea nada propio, nada nuevo y, sobre todo, no puede crear arte que sea capaz de cuestionar nada”, sostiene la alemana Jeannette Neustadt, curadora del Goethe-Institut.

“La inteligencia artificial – agrega - está todavía en su infancia, pero sin dudas dará forma a nuestra sociedad, para bien o para mal. Depende de todos nosotros dirigirla en una dirección que sirva a la humanidad, y no a la inversa”.

Del mismo modo, el austríaco Gerfried Stocker, artista, ingeniero y director del festival de arte y tecnología “Ars Electronica”, convencido del potencial del arte y de los artistas para observar, analizar y aportar una mirada crítica al impacto digital en nuestras vidas, señala que “tenemos que salir de la zona de confort, ya no podemos caer en la idea errónea de que no tenemos que asumir la responsabilidad de lo que estamos comenzando. Y ya no se tratará solo de programas más inteligentes y rápidos, sino de cómo crear conciencia sobre los sistemas digitales, sean arte o no”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla