Pedirán perpetua

Ampliarán la acusación por el caso del médico ejecutado durante un asalto

La fiscalía fundará el nuevo encuadre legal en el dramático relato de la novia de la víctima, que reveló que su pareja le salvó la vida

| Publicado en Edición Impresa

La fiscal de Juicio Silvina Langone adelantó ayer que ampliará los cargos contra los dos acusados por el homicidio de Francisco “Panchi” Guerrero (28), el médico ejecutado durante un asalto, en abril de 2015, en el barrio El Mondongo.

En tal sentido, la representante del ministerio público explicó que a partir de los datos incorporados en el debate oral, en especial la declaración de Jimena Juri, la novia de la víctima, hay pruebas para dictaminar que se estaría ante un homicidio calificado “criminis causa”, que es el que se comete para asegurar el resultado de otro delito o lograr la impunidad.

Esta figura delictiva se castiga con penas de prisión o reclusión perpetua, distinto al encuadre con el que llegó a juicio este caso: “homicidio en ocasión de robo”, que se castiga con 10 a 25 años de cárcel.

Juri, la única testigo presencial, a través de un dramático relato, dijo que la víctima fue alcanzada por el disparo mortal en el pecho al interponer su cuerpo entre ella y el ladrón.

La novia del joven profesional entrerriano que soñaba con trabajar en “Médicos sin fronteras”, dio a entender que su novio le salvó la vida y que ese certero disparo en el corazón de Guerrero pudo haber sido para ella.

La testigo contó de esta forma la secuencia mortal: “Venían dos en una moto, que para cerca nuestro. Uno se bajó y le gritó a Francisco ‘esto es un robo dame lo que tenés’”.

También destacó que el atacante tenía una visera y llevaba un bolso, que vestía con una campera deportiva azul con un vivo color verde fluo. “Francisco le dijo que no le iba a dar nada. Tras eso (el asesino), lo empuja y por ese movimiento me tira a mí hacia atrás. Después de esa acción el asaltante sacó un arma de su cintura y le pega un balazo usando su mano derecha”.

“Él los enfrentó, no les dio nada y le tiraron de muy cerca, desde unos 20 centímetros”, aseguró.

La joven recordó que solo se escuchó un disparo y que, luego, el asesino se subió a la moto que estaba en marcha. Con su cómplice al volante -dijo- huyeron a toda velocidad.

Además narró que “le pedí ayuda al conductor de un auto gris, que había estacionado, que estaba acompañado y me dijo que volvería en cinco minutos luego de avisar a la policía”.

“El hombre -agregó- regresó a los cinco minutos y llevamos a Francisco al hospital, donde murió”.

Ese trágico 3 de abril de 2015, en 116 entre 65 y 66, el ladrón, luego de ejecutar al joven médico, le sacó el bolso.

Cabe señalar, que la novia del médico asesinado reconoció, durante la instrucción, en rueda de personas, a los ahora acusados: Santiago Milton Pereda Gamboa (de 32 años, sería el autor del disparo) y Matías Jones (de 25 años, sería el conductor de la moto).

El juicio, a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal IV de La Plata -integrado por los jueces Emir Caputo Tártara, Juan Carlos Bruni y Ramiro Fernández Lorenzo- se reanudará hoy a las 10, con un careo entre dos testigos.

El doctor Daniel Mazzochini defiende a Pereda Gamboa; mientras que Jones está representado por los abogados Silvia Petroff y Facundo Améndola.