Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar
Información General |UN PINCHARRATA QUE NUNCA VOLVIó A LA CIUDAD

De la Universidad de La Plata a la Academia de Medicina de EEUU

Los recuerdos platenses de Jorge Galán, el doctor en Veterinaria que acaba de ser nombrado miembro de una de las entidades científicas de mayor prestigio mundial

De la Universidad de La Plata a la Academia de Medicina de EEUU

el doctor jorge galán en el laboratorio de la universidad de yale, donde trabaja actualmente/ yale

Nicolás Maldonado

Nicolás Maldonado
nmaldonado@eldia.com

26 de Octubre de 2019 | 04:00
Edición impresa

Cuando a principios de los 80, tras doctorarse en la Facultad de Veterinaria de La Plata, Jorge Galán decidió irse de Argentina sin tener muy claro para qué, difícilmente imaginaba el prestigio que alcanzaría su carrera profesional. Tras casi cuarenta años de vivir y trabajar en Estados Unidos, el lunes pasado la Academia Nacional de Medicina de ese país lo distinguió designándolo miembro honorífico por sus aportes científicos para un mejor entendimiento de la enfermedad gastrointestinal.

Tras recibir la distinción, Galán, que es oriundo de Pellegrini -una localidad ubicada al oeste de la Provincia de Buenos Aires- compartió con EL DIA desde la Universidad de Yale el recorrido profesional que le mereció el nombramiento así como también recuerdos de sus años en La Plata, una ciudad a la que no ha regresado desde entonces pero que asegura que lo marcó.

“Recuerdo a La Plata como una ciudad muy linda, muy cuidada, con sus avenidas arboladas y sus parques… Si bien no era una buena época para el país, esos cinco o seis años que viví allá fueron muy intensos en lo personal y me marcaron mucho; porque se estudiaba mucho, pero se disfrutaba mucho de la vida también”, cuenta Galán, quien actualmente reside con su familia en New Heaven, una ciudad ubicada entre Boston y Nueva York que aloja a la Universidad de Yale, donde trabaja hoy.

“Para los que éramos del interior de la Provincia, la Universidad Nacional de La Plata era el lugar de referencia, incluso más que la de Buenos Aires. De hecho mis dos hermanas también se graduaron ahí. En esos años viví con ellas en un departamento que nos habían alquilado nuestros padres cerca de la sede de Gimnasia. Sin embargo me hice socio de Estudiantes. Era muy pincharrata. Iba a ver los partidos al Bosque y jugaba al tenis en el club”, comenta el investigador, quien reconoce que nunca practicó la veterinaria en nuestro país.

“Al poco tiempo de graduarme en La Plata me vine para Estados Unidos sin saber muy bien a qué. Me daba cuenta que la práctica de la Veterinaria no era lo mío. Tenía cierta urgencia por seguir adelante, pero no tenía mucha idea de qué podía hacer. Por suerte obtuve una beca de la OEA, que era por un año, y al poco tiempo recibí otra de la Universidad de Cornell, en Nueva York. Así fue que uno se va quedando, algo que nunca me había imaginado, porque mi familia hacía muchas presión para que volviera”, confiesa el investigador.

“Al no haber hecho nunca ciencia en Argentina no tengo demasiado contacto con mis colegas de allá -dice-. Es una cuestión que tengo pendiente, como lo es volver a ver la Facultad de Veterinaria, a la que le guardo mucho afecto y tengo siempre en un rincón del corazón”.

Pese a contar ya con un doctorado de la Universidad Nacional de La Plata, Galán volvió a doctorarse en ciencia básica en la Univsersidad de Cornell. “Fue a partir de ahí que empecé a trabajar en microbiología. Y como la ciencia básica aplica tanto a la salud de los animales como la de las personas, pero la medicina humana es un campo que ofrece más recursos para investigar, mi carrera fue tomando esa dirección”, explica Galán, quien hoy se desempeña en el Departamento de Patogénesis Microbiana de Yale.

Allí descubrió junto con su equipo de trabajo que las bacterias del género salmonella usan un complejo en forma de aguja de más de treinta proteínas para infectar y replicarse dentro de las células. “Nuestro trabajo ha llevado a un entendimiento detallado de los mecanismos por los que estas bacterias causan enfermedad intestinal”, resume Galán, cuyos esfuerzos podrían facilitar el desarrollo de estrategias más efectivas para prevenir la principal causa de enfermedades trasmitidas por alimentos a nivel global.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$135/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2590

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$190/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $3970

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$135.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $2590.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla