Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Al compás del calor llegaron los roedores, mosquitos y cucarachas
21 de Noviembre de 2019 | 03:15
Edición impresa

Hormigas en el patio. Cucarachas en la cocina. Mosquitos por doquier. Molestos si los hay, lo peor es que pueden traer consigo enfermedades. Sin embargo, hasta parecen inofensivos -que no lo son- comparados con los protagonistas de las otras plagas urbanas que, con la llegada del calor, ponen en guardia a los vecinos y vecinas de la Región: roedores, murciélagos, alacranes.

Los entendidos en el tema no dejan de lado a ningún “bicho”, pero a la hora de hablar de medidas de prevención hacen foco en los ratones y en los mosquitos “por ser vectores de enfermedades como el hantavirus, dengue, zika y chikungunya”.

El mosquito aedes aegypti es el transmisor de los virus de esas tres últimas patologías. En tal contexto, desde el área de Salud Ambiental del Hospital Garrahan se recordó “la importancia de reforzar las medidas de prevención para evitar su proliferación y propagación”.

“La herramienta fundamental es la eliminación de los criaderos”, resaltaron. “La fumigación actúa únicamente sobre el mosquito adulto, por lo que resulta indispensable intensificar las medidas para eliminar los criaderos en las casas y espacios públicos”, aclararon.

“Es muy importante -indicaron- usar repelentes que contengan DEET y renovarlo cada tres horas si se está al aire libre. En los niños y niñas debe ser aplicado por un adulto y no debe usarse en menores de dos meses. Además, hay que utilizar espirales o tabletas repelentes en las habitaciones, y colocar tules en cunas y cochecitos”.

Asimismo, subrayaron que se deben descartar recipientes que acumulen agua, como neumáticos, baldes, latas; colocar mosquiteros en todas las ventanas y en la puerta de ingreso a la vivienda; mantener el pasto cortado; destapar los desagües de lluvia y canaletas, entre las principales medidas.

RATAS Y RATONES

Los roedores, mediante sus excrementos y su saliva pueden transmitir rabia, hantavirus, parasitosis y leptospirosis.

“Aunque la especie que predomina en las zonas urbanizadas es la Rattus norvegicus -potenciada por basurales a cielo abierto-, el ratón colilargo vinculado con el hantavirus, si bien es fundamentalmente rural, ha expandido su fronteras”, expresaron expertos platenses.

“Todo el año hay ratones y ratas, pues se adaptan muy bien a los cambios de clima. Pero ocurre que en esta época la gente empieza a usar a diario espacios que frecuenta poco en invierno, se halla con insectos y roedores y se desespera”, acotaron. El pasto corto en zonas donde hay descampados y la eliminación lisa y llana de basurales, además de mantener limpias y sin restos de comida las cocinas, son claves para mantener a raya a los roedores. Si no, los gatos. Un estudio de la Universidad de Purdue (Indiana, EEUU) indica que “uno de los principales papeles que desempeñan los gatos es el control de plagas. Sólo en Gran Bretaña hay nueve millones que, en un año, matan a 200 millones de animales pequeños”.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla