Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

BAFICI: Vidas al límite en “Las alturas”

Esta noche, en el marco de la muestra de cortos argentinos del festival de cine, el platense Bruno Brichetti mostrará un trabajo sobre una mujer que siente placer al borde de la muerte

BAFICI: Vidas al límite en “Las alturas”

Una mujer está estacionada al borde de un camino boscoso. Vestida para salir, espera algo. La llaman por teléfono. Parece fastidiada. Por los llamados, pero quizás por algo menos fácil de decir, más inconmensurable. Quizás por todo. Quizás no. De repente, sale del auto hacia el bosque, para probar el límite de su vida.

Así es el inicio del inquietante cortometraje del platense Bruno Brichetti, “Las alturas”, que completa sus estudios en la Universidad del Cine porteña y que presenta, esta noche desde las 23, su trabajo en el marco de la muestra de cortometrajes argentinos del BAFICI.

Es, afirma Brichetti en diálogo con EL DIA, “el primer trabajo con el cual me siento contento con el resultado”, tras varios cortos filmados dentro del marco curricular de su carrera. Y la semilla del relato minimalista y perturbador, explica, se plantó “en una serie de conversaciones con un amigo, en las cuales nos juntábamos a charlar sobre distintas situaciones y personajes que nos parecieran interesantes para explorar el formato de cortometraje. Uno de esos personajes era el de una mujer que siente placer cuando está al borde de la muerte”.

“Hace bastante había visto una serie de fotografías que ilustraban la asfixia con una bolsa y me gustaba la idea de trabajar ese momento y de ligar esa acción a la de un acto sexual. Inevitablemente creo que termina siendo un acto de desesperación, pero de alguna forma uno eufórico, por lo que ésa paradoja me parecía muy interesante para explotar visualmente”, analiza el realizador sobre su trabajo, que hace alusión a los “choking games”, juegos de asfixia a menudo ligados a lo sexual y que se viralizaron entre la juventud en los últimos años.

Rodado en el Parque Ecológico con el apoyo de la FUC, que aportó equipos y posproducción, el trabajo de Brichetti coloca a su protagonista excluyente en un marco que como su narración conjuga una cuidada estética y cierto glamour en su protagonista y la puesta (una experiencia estética completada por la elección de la exquisita “I’m Glad” de Captain Beefheart para cerrar el corto) con un elemento ominoso, perturbador, también desde lo visual.

Y construye a su protagonista a través de tres o cuatro indicios, que siembran infinitas posibilidades interpretativas sobre los motivos de su accionar.

“La idea era ir creando una tensión a través de las pequeñas acciones que va haciendo y dejar espacio para el espectador pueda ir construyendo un razonamiento”, explica Brichetti. Y cierra diciendo que “de todas formas, después la experiencia de la asfixia toma un primer plano y se trata más de explorar ese terror a través de sus expresiones que de reconstruir una narrativa”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla