Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Zona norte

Historias de víctimas: con varios robos, ya sienten que las “tomaron de punto”

Una funcionaria judicial sufrió el tercer escruche en 7 meses en su casa de Villa Castells. “Conocen mis horarios y mis movimientos”, dijo. En Villa Elisa, un negocio fue desvalijado dos veces en 5 días. Abrió hace 20

Destrozos en las instalaciones de la teodora, un emprendimiento familiar que quedó herido de muerte / el DIA

Así encontró su cuarto monique bonarda. los ladrones tomaron jugo y comieron chocolate / s. casali

Quienes viven en localidades de la llamada “zona Norte” de La Plata se sienten, en los últimos meses, particularmente vulnerables. Y las crónicas de estas páginas les dan la razón, como la que refleja la historia de un hombre de 79 años que sufrió un ACV y le robaron su auto de la puerta del hospital de Gonnet; o las de los tolosanos que siguen intentando aliviar la inseguridad en sus calles debatiendo medidas con las nuevas autoridades (pág. 21); la de una familia que montó un emprendimiento en Villa Elisa y los desvalijaron ya dos veces en pocos días, o la de una abogada que atraviesa por una situación parecida, con tres atracos en siete meses, en Villa Castells.

En estos dos últimos casos la modalidad empleada fue la del “escruche”, como define la jerga a los robos en ausencia de los dueños, tanto en casas como en negocios. La víctima de una de estos incidentes es Monique Bonarda, una abogada de 47 años que trabaja en la UFI 7 de Berazategui y en los últimos siete meses sufrió tres delitos en su casa de dos plantas situada en 485 entre 11 y 12. La primera fue en diciembre; la segunda, en mayo; la última, ayer, siempre “con la misma metodología”, apuntó.

Mientras recorría los ambientes “dados vuelta” de su casa, junto al equipo de EL DIA, la abogada se reconoció “desesperada” por la inquietante sospecha de haber sido “tomada de punto”. Motivos no le faltan.

En todos los casos los intrusos “aprovecharon a meterse en momentos en que yo no estaba, entre las 8 y las 10 de la mañana”, tras violentar “el portón de madera del frente (al que ayer le rompieron dos candados) y forzar una ventana trasera”. Bonarda está segura de que controlan a la perfección sus horarios y movimientos”. Dijo tener un sistema de alarma en la finca, “pero no la había activado”.

Los ladrones se llevaron joyas y “algo de dinero”, indicó la víctima, quien hasta ayer a la tarde no podía precisar los faltantes porque tenía que esperar a que llegaran los peritos de Policía Científica.

Apuntó que “al menos los tres televisores que dejaron preparados para llevarse tienen huellas dactilares”, botín que pensaban completar con “palos de golf y un radiograbador”.

Para la funcionaria judicial, la banda dejó estos elementos apremiada por la oportuna aparición de vecinos que miraron con desconfianza a esa camioneta EcoSport gis -y modelo viejo- que estaba parada frente a la casa de la abogada. “Por eso escaparon con lo que ya tenían”, especuló la mujer.

Reveló también que “en un dormitorio de la planta alta, que dejaron todo revuelto, hasta se tomaron el tiempo para comer unos chocolates y beber jugo”.

Una diferencia que marcó la abogada con uno de los escruches anteriores tiene que ver con las mascotas: ayer, su perrita “se metió debajo de la cama muy asustada”, que fue como ella la encontró al regresar al mediodía, mientras que en un atraco previo “a una perra que tenía la golpearon bastante”. Tanto, que “murió al poco tiempo”, comentó indignada.

Por uno de esos hechos la Policía detuvo a algunos sospechosos, quienes se movilizaban en un automóvil Volkswagen Gol, detalló la damnificada. A los responsables del último caso todavía los buscan.

Como ha venido reflejando este diario en ediciones anteriores, los vecinos de Villa Castells están preocupados y movilizados por una seguidilla de robos en la zona, particularmente entraderas.

“no sabemos si vamos a seguir”

Hace tres semanas Eduardo Filar y su familia abrieron un emprendimiento comercial en Villa Elisa, dedicado a elaborar productos de repostería, principalmente tortas, con frutos secos, que son distribuidos en distintos puntos del país. Pero esta iniciativa en la que invirtieron tanto esfuerzo y dinero sufrió un par de golpes certeros en apenas 5 días, que la dejaron contra las cuerdas: ladrones ingresaron ya dos veces en el local donde funciona, en Camino Centenario entre Arana y 420.

“Estamos devastados”, advirtió Eduardo, “mi hijo entró esta mañana (por ayer) y se encontró con que nos volvieron a entrar y se llevaron un montón de elementos de trabajo. Todavía no calculamos el valor de todo lo que nos robaron”.

Aunque los dueños de Estancia La Teodora llevan “10 años elaborando tortas”, recién hace 20 días abrieron ese negocio, decididos a prosperar, “pero en los últimos cinco días ya nos robaron dos veces”, apuntó el hombre, sin pasar por alto que el último atraco fue el peor, “porque se llevaron los instrumentos que usamos para cocinar, los anafes y mercadería”.

“La semana pasada ya nos había destrozado una reja, nos entraron por la parte de atrás”, recordó, agregando que ayer “fue más grave, ya que pusimos más medidas de seguridad y las rompieron, rompieron todo”.

“No sabemos cómo vamos a seguir -reconoció Eduardo-; ni siquiera podemos asegurar que vayamos a seguir. Nos estamos replanteando la situación. Nos vinimos a Villa Elisa para elaborar productos de La Plata para el país, pero estamos desprotegidos, no funciona la policía, vas a hacer la denuncia y no te la toman porque no está el comisario”, lamentó.

Y cerró, el emprendedor: “Estamos pasando por un momento de mucha amargura y bronca”.

Tres atracos
en siete meses sufrió una abogada -que se desempeña en la Justicia- en su casa, situada en 485 entre 11 y 12. Ingresaron siempre en momentos en que está en el trabajo.
En 5 días, dos
veces entraron a robar al local de producción y venta de panificados y dulces de Centenario entre Arana y 420, que abrió hace tres semanas.
Inteligencia
criminal, pero sobre sus movimientos, creen las víctimas que realizan los ladrones.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla