Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Un rechazo con coincidencias entre diferentes actores políticos

El Defensor Ciudadano, una idea que sigue sin prender en Berisso y Ensenada

A pesar de algún proyecto presentado, en ambas comunas coinciden en que “los defensores ciudadanos son los concejales”

El Defensor Ciudadano, una idea que sigue sin prender en Berisso y Ensenada

Municipalidad de Ensenada

Desde el regreso de la democracia ni Berisso ni Ensenada han tenido Defensor Ciudadano en términos iguales y similares a las experiencias que en ese sentido ha tenido y tiene La Plata. La idea nunca prendió en esas comunas vecinas y todo indica que la idea central que ha fundamentado ese rechazo tiene coincidencias entre los diferentes actores políticos. Esa idea se sintetiza en que “los que defienden a los vecinos deben ser los concejales”.

En el caso de Berisso, durante más de tres décadas de labor legislativa la idea de crear una Defensoría Ciudadana se ha visto plasmada en algunos proyectos presentados cuyo destino ha sido siempre el mismo: al archivo después de largas temporadas en las comisiones de labor legislativa.

Todas las iniciativas han chocado contra la misma postura “no se necesita crear una oficina burocrática para que la gente encuentre eco a sus reclamos”. En lo que refiere al peronismo, con mayoría en el Concejo Deliberante desde 1983 a 2015, sus referentes nunca vieron la necesidad de crear esa institución mientras que la oposición nunca le puso demasiado énfasis al tema.

Pero desde 2015 en adelante “pasaron cosas” que fueron modificando posturas y visiones sobre el tema.

Entre otros datos a tener en cuenta, a partir de que el peronismo pasó a ser fuerza opositora sin mayoría en el Concejo Deliberante, desde ese espacio llegó el primer intento por crear un Defensor Ciudadano. Y fue de la mano de Susana González, ex concejala y ex funcionaria municipal de la gestión del peronista Enrique Slezack, y del concejal Sebastián Mincarelli que el tema volvió a tomar estado legislativo.

Ambos decidieron apoyar una iniciativa presentada por el titular de una agrupación partidaria, Leonardo Galossi que básicamente proponía la creación de un Defensor Ciudadano con mandato por cinco años e interpretado como “una institución que actúe ante la falta de respuesta del municipio y lo controle”.

Según el proyecto que desde entonce duerme en las comisiones, “cada vecino podrá recurrir al Defensor del Pueblo para exigir una respuesta de cualquier funcionario municipal que tendrá 30 días corridos para dar la respuesta”.

El elegido, en tanto, debería rendir cuentas a los ediles junto con un balance anual y en cuanto a la forma de elección se indicó que sería exclusividad de los concejales y por mayoría simple en el recinto.

En medio del clima electoral que se vive, en algunos ámbitos de la política berissense se vuelve a hablar del tema.

Para el concejal oficialista José Méndez “la idea es buena pero habría que estudiarla”.

Desde la otra orilla, el concejal y candidato a intendente por el Frente de Todos, Fabián Cagliardi, da señales en el sentido que “en el marco de un nuevo contrato social como el que se viene, la idea de abrir caminos de participación no es mala”.

Desde el mismo Frente de Todos, el referente del massismo berissense Angel Celi, pareciera tener la misma idea aunque con un baño de realidad que podría desalentar cualquier intento: “Berisso no tiene presupuesto ni estructura para sostener una institución así. Nosotros siempre estuvimos a favor pero se necesitan recursos que este municipio no tiene”.

En Ensenada en estos años no hubo siquiera un amago por tener un Defensor Ciudadano. El ex concejal y actual candidato a volver a serlo por el lavagnismo, Walter Scheffer, explica que “al sequiismo que lleva ya cuatro períodos siendo mayoría en el Concejo Deliberante el tema nunca le interesó y creo que esa ha sido la clave de que no hayan habido presentaciones. Lo mismo ha pasado con la anterior administración de Adalberto Del Negro”.

Desde Juntos por el Cambio la presidenta del bloque de concejales, María Marta Gianattasio tiene una explicación que comparten desde la otra vereda kirchnerista. Según la concejala, “en una comunidad como Ensenada el contacto con los vecinos es mucho más directo que en las ciudades con mayor cantidad de habitante como La Plata. Cuando presentamos un proyecto para reclamar el arreglo de una calle es porque hemos estado con los vecinos y esos vecinos son conocidos”.

Silvina Nardini, desde el kirchnerismo sekista tiene una visión similar. “Acá cuando hablamos de vecino la referencia es puntual, hablamos de alguien que conocemos”. Lo mismo cree su compañero de bancada, Esteban Spivak, que tiene en cuenta que para la creación de una Defensoría Ciudadana “habría que destinar recursos”.

Tanto en Ensenada como en Berisso, los Concejos contienen la figura de la “banca ciudadana”, un mecanismo por el que los vecinos o las instituciones pueden exponer inquietudes y proyectos en el recinto durante las sesiones.

En ambos municipios, la utilización de la “banca vecinal o ciudadana” ha estado rodeada de polémica y en algún caso limitada por lo que se considera “la utilización política de ese recurso”. Algo parecido a lo que desde hace años ocurre con la denominada Banca 25, en La Plata, que arrancó en 2009 con “toda la furia” y poco a poco fue quedando en desuso.

La idea nunca prendió en esas comunas y tuvo el rechazo de distintos actores políticos

En Berisso se han presentado algunas iniciativas pero siempre acabaron en el archivo

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla