Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Escaparon con un auto

Tolosa: tres ladrones, un revólver y un atraco cinematográfico

En 525 entre Camino General Belgrano y 12, sorprendieron a la víctima cuando entraba su vehículo en el garaje. Lo golpearon delante de su esposa y luego le gatillaron cuatro veces

Tolosa: tres ladrones, un revólver y un atraco cinematográfico

la torre donde ocurrió el violento episodio, en tolosa / dolores ripoll

El viernes por la noche tres desconocidos se ocultaban en la plazoleta “El Encanto de las Torres”, de 525 entre 12 y Camino Belgrano. Sus siluetas se perdían en la oscuridad como las de cualquier transeúnte. Pero éstos tenían algo distintivo: un revólver en la mano y en la mente una acción particular.

El hombre, de 32 años, no los vio hasta que fue muy tarde. Cuando los tuvo encima y los sujetos manifestaron de forma abierta sus intenciones, el vecindario se alborotó. Y la trama que siguió dejó con una sensación difícil de digerir para más de uno. “Nos sentimos desprotegidos” fue la conclusión que un grupo de vecinos del damnificado le expresó a este diario.

UN ATAQUE A CARA DESCUBIERTA

La carátula del hecho, investigado por la comisaría sexta tras la denuncia radicada por la víctima minutos después de ocurrido, es “robo de automotor”.

No obstante, lo que pasó en esa estrecha cuadra de Tolosa, un barrio marcado por el delito y los problemas históricos con la dependencia policial, fue algo mucho más significativo.

El sitio donde sucedió el robo está conformado por dos torres de dos pisos cada una. Las mismas cuentan con una serie de tres garajes abiertos. En la entrada de uno de esos edificios tuvo lugar la emboscada.

Según los testimonios recogidos, los tres ladrones actuaron con el rostro descubierto e iban armados. Un vocero de la investigación reveló que, conforme a los dichos vertidos por el asaltado a las autoridades, sólo uno tenía un revólver en la mano.

Al momento de sorprenderlo y exigirle la entrega de las llaves y todas sus pertenencias, la histórica ruta Nº 1 de la Provincia se encontraba cargada de vehículos. “Eran las 21 o 21.30 cuando pasó y, si bien la 525 no es transitada, con la plaza de enfrente y el Belgrano tenemos mucho movimiento de personas”, aportó un frentista.

La mujer del damnificado ya había descendido del rodado, un Volkswagen Fox gris, pero tampoco advirtió el momento en que se acercaron a su esposo. Sí escuchó el grito que dio.

Entonces giró su cuerpo y contempló la aterradora escena: su marido forcejeaba con dos personas. De un culatazo en la cabeza lograron alejarlo del Fox y quitarle las llaves.

Mientras tanto, en el resto de los departamentos quienes estaban dentro comenzaron a salir a ver qué pasaba. “Escuché gritos y me asomé, no lo podía creer. Estaba lleno de gente y a estos tipos no les importó nada”, refirió una joven que vive en el lugar.

La lucha se extendió por unos segundos, aunque el dueño del auto llevaba “todas las de perder”. Un portavoz de la pesquisa reveló que, en el apuro, un delincuente que se había subido al automóvil dio marcha atrás y en el apuro atropelló a uno de sus compinches. El arma que traía consigo cayó al suelo, pero fue recogida luego por el tercero.

En medio del caos, dos de los asaltantes escaparon por hacia el Belgrano y doblaron a la derecha, sentido a La Plata. Sin embargo, el damnificado no se dio por vencido y los siguió a la carrera, con la cara cubierta de sangre por el fuerte impacto recibido.

La persecución culminó de manera abrupta por la intervención de quien levantó el revólver de la cinta asfáltica, que apuntó a la víctima y le gatilló “al menos cuatro veces”, consignaron las fuentes. Por fortuna, ninguna bala salió del tambor, pero la acción fue suficiente para amedrentar al apuntado.

¿UN ENTREGADOR?

Las hipótesis, oficiales y de testigos que presenciaron el atraco, son dos, en principio. La primera señala que se trató de un asalto al voleo, con delincuentes esperando algún descuido u oportunidad propicia para atacar.

En tanto, para los frentistas de la edificación se trató de un golpe planificado y con un responsable cercano. En ese marco, sostuvieron que “aparentemente hay alguien de la zona (en referencia a los inmuebles contiguos) que nos marca”. A ese “entregador” le adjudican robos específicos ocurridos en el último tiempo.

Por otra parte, sobre el episodio del viernes el reclamo general tuvo que ver con la falta de presencia policial tras el aviso al 911, en éste y en otros incidentes sucedidos en la cuadra.

“Tres vecinos llamamos a la Policía y nunca vino un patrullero. No es la primera vez que nos comunicamos al 911 y no tenemos respuesta”, se quejó una de las moradoras de la torre lindera, quien agregó que “es una situación que nos tiene muy preocupados”.

A ella, hace unas semanas le hurtaron la moto de adentro del predio. Y, días atrás, “tampoco se acercaron después de denunciar a una patota que nos tiró piedras a la ventana”, añadió.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla