Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La noche de los Grammy, copada por la nueva ola de la música

En el Staples Center de Los Angeles, la Academia intentó rejuvenecer tras varios años de reclamos y galardonó a los íconos de la juventud: Lizzo la rompió y se llevó tres gramófonos y Billie Eilish ganó todas las categorías principales

La noche de los Grammy, copada por la nueva ola de la música
27 de Enero de 2020 | 04:37
Edición impresa

“Es una nueva década, es hora de lo nuevo”, avisaba Alicia Keys, la conductora de los 62º Premios Grammy, la ceremonia que celebra lo mejor de la industria musical año a año y que más que nunca, este año avisaba con sus nominados que quería representan los nuevos tiempos de diversidad e inclusión galardonando a nuevas voces cantar, rapear y gritar sobre los nuevos y urgentes temas.

Por eso, el foco de la noche estaba en noveles estrellas como Lizzo y Billie Eilish, que sería la gran ganadora de la noche.

Ambas partían favoritas en las principales categorías: Lizzo, ganadora de tres premios, llegaba con ocho nominaciones, incluidas cuatro en las principales categorías, mientras que la iconoclasta Billie Eilish, de 18, le seguía con seis, al igual que el fenómeno viral Lil Nas X. El enigmático prodigio del R&B H.E.R., de 22 años, tenía cinco. El grupo enfrentaba en las principales categorías a potencias de la música como Ariana Grande y Beyoncé, así como a figuras alternativas como Lana Del Rey, Bon Iver y Vampire Weekend.

El Grammy buscaba de esta manera reinventarse con una inyección de juventud, más relieve a las mujeres y una mayor diversidad interna, después de recibir infinidad de críticas por ser muy blancos y masculinos, y demasiado generosos con figuras ya consolidadas. Pero este año, artistas jóvenes y debutantes en los premios dominaron la lista de nominados, marcada por la diversidad de color de piel y géneros.

Y los premios también estarían dominados por las nuevas estrellas del firmamento musical. “Bad Guy”, de Billie Eilish, fue elegida la grabación y la canción del año, su disco “When We Fall Asleep, Where Do We Go?” fue elegido álbum del año, y ella fue elegida la mejor artista nueva del año, una categoría cargadísima en la que también estaba Lizzo, que abrió la gala celebrada en el Staples Center de Los Angeles con espectaculares rendiciones de sus hitazos “Cuz I Love You” y “Truth Hurts”.

Eilish hizo historia. Fue la artista más joven en estar nominada a las cuatro categorías más importantes de los Grammy, con solo 18 años, y al ganar en todas y cada una de las categorías grandes, repitió el hito que solo se consiguió una vez en 62 ediciones (Christopher Cross en 1981). 
Lizzo fue otra de las protagonistas de la noche, y se llevó el primer premio entregado en la gala angelina: “Truth Hurts” se llevó el gramófono dorado a mejor actuación pop, por sobre dos otras importantes candidatas, Billie Eilish y Ariana Grande, que celebró la música que “nos libera”.

Era en rigor el tercer gramófono dorado para Lizzo, que en la ceremonia previa, en la que cada año se entregan la mayoría de los premios, ya había ganado una estatuilla por “Jerome”, elegida mejor actuación de R&B tradicional del año; y se había quedado con el premio a mejor álbum urbano contemporáneo por su “Cuz I Love You”. También llegaba galardonada a la velada principal Eilish, cuyo “When We Fall Asleep, Where Do We Go?” fue elegido también como mejor álbum pop vocal (su primer Grammy, con tan solo 18 años), por encima de Ariana Grande y Taylor Swift.

TRIBUTOS Y SHOWS

La noche continuó con un tributo a Prince -los números musicales incluyeron homenajes a los héroes de los artistas, además de las canciones nominadas- en la voz de Usher (mucha parafernalia y poca onda: se extrañó a Bruno Mars). Ariana Grande repasó varios de sus éxitos, Billie Eilish demolió a la audiencia con su sensibilidad, Aerosmith hizo estallar el Staples y Lil Nas X, el favorito del público y ganador de varios premios en la noche, cantó en vivo su éxito viral de country rap “Old Town Road” con BTS y Billy Ray Cyrus en una plataforma giratoria. También pasó por el escenario del Staples Rosalía, luego de ganar el Grammy a mejor disco latino, urbano o alternativo (“El mal querer”) en la sección latina, que también premió a Alejandro Sanz (mejor disco pop por “El Disco”) y Marc Anthony (mejor álbum tropical por “Opus”).

Pero el momento más alto de una ceremonia despareja lo protagonizó Demi Lovato, quien volvía a pisar un escenario luego de una internación por una sobredosis. Lovato tuvo que volver a empezar su canción, atragantada por la emoción mientras intentaba cantar su confesional y poderoso himno “Anyone” con una lágrima rodando por su mejilla. La ovación al finalizar fue atronadora.

 

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Lizzo, una de las grandes ganadoras de la noche de los Grammy, la rompió sobre el escenario en la apertura / AP

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla