Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Denuncian que la Zona Roja también resiste la cuarentena

Los vecinos aseguran que pese a la prohibición para circular, trabajadoras sexuales y clientes se mueven con libertad y que no hay respuesta en las vías para denunciar

Denuncian que la Zona Roja también resiste la cuarentena

Al reclamo por los disturbios y delitos, ahora se suma la problemática por el covid-19 / Sebastián Casali

30 de Marzo de 2020 | 01:59
Edición impresa

Once días pasaron desde que el Gobierno puso en marcha la medida de “aislamiento social preventivo y obligatorio”, con resultados dispares en el País. En la Ciudad, el ritmo es otro, como de verano o de “feriado largo”. Se ve gente que transita por las calles en ciertas horas (entre las 11 y las 12 o por la tarde). La zona roja platense, que se extiende por un amplio sector de El Mondongo desde hace más de medio siglo, está ajena a todo el revuelo causado por la pandemia del COVID-19.

Los vecinos denuncian que todo continúa en circulación, desde las 21 hasta el fin de la madrugada o el amanecer del nuevo día. Durante ese intervalo se observan situaciones conocidas que nada tienen que ver con la oferta sexual, sostienen los frentistas.

Quienes demuestran su hartazgo ante esta realidad cotidiana, confluyen en la Asamblea que se reúne con autoridades de diversos niveles, casi todos los meses, para plantear este problema y buscar una solución que, a todas vistas, no aparece.

En el último encuentro que se realizó en la esquina de 2 y 68 la tarde del pasado cinco de marzo, los organizadores remarcaron su postura: “Les aclaramos que nuestro reclamo no está basado en la homofobia, estamos en contra de la venta de drogas”.

“LOS VEMOS DEAMBULANDO”

En esta pintura de la noche que trazan en la vecindad las acciones y los actores son varios, pero el leit motiv es siempre el mismo: la comercialización de estupefacientes. Es generalizado el consenso entre investigadores y vecinos sobre que en la Zona Roja la oferta sexual se transformó más en una eventualidad que en un servicio.

Lo que verdaderamente se consigue al recorrer el área (la avenida 1, de 60 a 67; calle 2, de 63 a 70; diagonal 73, de 4 a plaza Matheu; 115, de 63 a 68) es cocaína, marihuana o pastillas.

Ahora, debido a la reclusión ordenada por las autoridades la demanda bajó. Además, como hay menos tránsito y lo que sucede en las sombras se vuelve más visible, quienes venden deben mudar su sede de operaciones de forma constante. “Empezamos a verlos más seguido en 65 de 2 a 4, en 2 y 68, 2 y 66, 1 y 62, 3 y 65, 1 y 68, 3 y 64, 115 y 64, 2 y 71, pero siempre en movimiento”, explicaron miembros de la Asamblea Vecinal.

El problema es todavía mayor, agregaron, porque “no te atienden en ningún teléfono. Llamás al 134 (la línea para denunciar la violación de la cuarentena) y no te atiende nadie, en el 911 no te llevan el apunte porque no es una emergencia. Esto es un desastre, nadie nos da solución y ningún organismo del estado nos escucha”.

Los vecinos señalan que en las calles vacías se aprecian con más claridad los movimientos

 

Domingo Novello, miembro de la agrupación de frentistas, expresó su experiencia: “Tomé la decisión personal de llamar a los teléfonos indicados y lamentablemente me pasaban del 134 al 148, del 148 al 0800-2221002, pero nadie me dio respuesta y ni me tomaron la denuncia. Por lo tanto tengo que decir finalmente que estos 3 teléfonos no sirven”.

Por su parte, Paula Lanzilotta, le contó a este diario que “he pasado y los he visto, están más en 1, en 3 o en 115. Es increíble, porque yo corro más riesgo de ser demorada o tener algún inconveniente como ciudadana que los travestis que venden droga en la vía pública”.

Ella, que vive por 5 y 67, tampoco tuvo fortuna al momento de denunciar la contravención. Según contó, “primero me fui a la comisaría novena y después a la Fiscalía de turno. De allí me derivaron a la DDI (investigaciones de la Policía) y ellos me dijeron que debía llamar por teléfono a Asuntos Internos (de la Policía), donde no me atendió nadie”.

Por último, señaló que “la calle está vacía y todo está más expuesto, los móviles pasan con las sirenas prendidas, entonces los ven y se escapan”.

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla