Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Superhéroes sin capa: producciones que viajan al corazón de los hospitales

En el marco del Día Mundial de la Salud, que se conmemora hoy con la mira puesta en la lucha contra el coronavirus, repasamos ficciones y documentales médicos que mezclan drama, emoción, ambición y romance

Superhéroes sin capa: producciones que viajan al corazón de los hospitales

“Nurse Jackie”

7 de Abril de 2020 | 04:18
Edición impresa

Todos los días a las 21, son muchos los vecinos que salen a sus balcones, ventanas o patios a aplaudir a los trabajadores de la salud, la primera línea en esta guerra contra el coronavirus. Es un momento emotivo, para una ciudadanía que se nota sensibilizada, conmovida por los esfuerzos. Quizás por eso, entre las series y películas más vistas se encuentran varias protagonizadas por doctores y enfermeros, como si la audiencia quisiera conocer un poco más sobre los trabajos, el estrés, la intensidad y la vida cotidiana de estos héroes que hoy celebran el Día Mundial de la Salud.

Claro que quizás la tevé no sea el mejor lugar para ir a buscar un retrato verosímil de la vida hospitalaria: en la pantalla chica, el retrato que predomina es que los médicos trabajan en hospitales donde todos son modelos, envueltos en tórridos triángulos y cuadrados amorosos mientras resuelven, casi todos los días, casos imposibles que desafían los libros de texto (aunque lo de los romances, dicen quienes han pasado por las guardias, no es tan ficticio…).

La serie que asentó este tono para los llamados “dramas médicos” es, claro, “E.R.”, éxito global que se transmitió en la década del 90 por Telefé y Sony, dos de las pantallas más visitadas en el fin de siglo. El dramón sobre la sala de emergencias de un hospital de Chicago, basado en una idea de Michael Crichton (el de “Jurassic Park”) tuvo ¡quince! temporadas y a un George Clooney jovencito en su elenco. El influjo constante de pacientes al filo de la muerte, estrés profesional, ambición y romance configuró la fórmula para todos los dramas médicos que vendrían.

Entre los cuales se cuenta, claro, una de las series más populares de la pandemia: en Netflix hay 15 temporadas de “Greys Anatomy” (en EE UU acaba de terminar la decimosexta, y ya tiene confirmada su tanda número 17), que tomó el testigo de “E.R.” pero se concentró en el drama humano, la emoción… y el romance. Culebronazo, “Grey’s Anatomy” tuvo sus días de mayor popularidad en Argentina mientras Sony Channel era uno de los canales más visitados, pero tiene una segunda vida ahora en la pantalla de la N roja.

“Grey’s Anatomy” tiene la marca de su creadora, Shonda Rhimes, y fue de hecho el primer éxito de la creadora de “Scandal” y “How to get away with murder”. De la misma forma, también tiene el sello de su autor “The Good Doctor”, drama médico que sigue a Shaun Murphy, un joven cirujano con autismo y síndrome del sabio de una pequeña ciudad, donde tuvo una infancia problemática, que se traslada para unirse al prestigioso departamento de cirugía en San José St. Bonaventure Hospital.

El show, uno de los más exitosos del género en el momento (puede verse por Flow y Amazon Prime) es obra de David Shore, creador también de la recordada “House”, con otro protagonista genial y con otro enfoque para las ficciones médicas, salpicada con bastante humor y un tono marcadamente ácido. Aquel Doctor House, claro, es para muchos un calco de Percy Cox, el insoportable doctor de “Scrubs”, recordada comedia que se vio por Sony, que siempre tenía la razón. Con este tono menos culebronesco y más inclinado hacia el humor (muchas veces negro) y la incorrección, muchos recuerdan a “Nurse Jackie” y “Nip/Tuck”.

Por supuesto, todas estas series tienen una gran carga de ficción, y a menudo los médicos se pasan el programa gritando diagnósticos y medidas que suenan correctas, pero son absurdas para el ojo experto (hay infinidad de videos en YouTube donde médicos desenmascaran estos momentos de sin sentido, y son a menudo más divertidos que los mismos dramas).

Algunas series intentan acercarse más a la realidad, shows como “A young doctor’s notebook” sobre un médico que rememora su tiempo en la Rusia rural, cuando se hizo cargo de un pequeño hospital (se puede ver en Flow); o la espectacular “The Knick”, que narra la vida en un hospital de Nueva York a principios del siglo XX y la introducción de innovaciones científicas y técnicas de carácter médico.

También dos ejemplos nacionales intentaron, a través de la ficción, retratar la realidad: “El paraíso” muestra la tarea diaria de un equipo médico de una guardia de atención primaria en el conurbano bonaerense, donde se entremezcla las vidas de los protagonistas con los casos médicos y las problemáticas sociales que se presentan en el día a día de una sala de guardia; en “Fronteras”, la pediatra Sonia Miller se muda a un remoto lugar de Misiones llamado Ta’Aromby “Esperanza” tras perder un ascenso y descubrir que tiene cáncer. Ambas se pueden ver gratis por Cine.Ar.

Ahora, si lo que se busca es un acercamiento profundo, sin ficción, a la realidad, hay varios documentales que pusieron la cámara en el sistema de salud, desde la estremecedora “Niña Mamá”, construida a partir de entrevistas en hospitales públicos a madres adolescentes (se puede alquilar por un dólar en Vimeo; lo recaudado será donado a los dos hospitales públicos donde se rodó), hasta la reciente “Pandemia”, serie documental de Netflix, lanzada con gran timing, que explora las diferentes facetas de una epidemia global.

La N roja tiene varios documentales sobre cuestiones médicas en su catálogo: “My beautiful broken brain” es el retrato en primera persona de una mujer que tras una cirugía cerebral sufre afasia; “Unrest”, un filme sobre el síndrome de fatiga crónica; “The Bleeding Edge”, una controversial denuncia a la industria de los dispositivos médicos. La plataforma también ofrece “Diagnóstico, casos sin resolver”, un reality que es su versión de “Médicos milagrosos”, la serie de Nat Geo que puede verse por Flow.

Dos bonus tracks: en medio de la pandemia, Ana Fraile liberó para ver gratis “Un fueguito”, su documental sobre César Milstein, último Premio Nobel argentino por sus investigaciones sobre los anticuerpos monoclonales; y en Cine.Ar puede verse, también sin costo, “El ángel de la selva”, documental que narra la historia de la mítica doctora Marta Teodora Schwartz, una leyenda médica de la tres fronteras.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

“Nurse Jackie”

“Un fueguito”, documental sobre César Milstein

“A young doctor’s notebook”

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla