Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
“La Casa de Papel”: Alicia Sierra, la gema que brilla en una aventura opaca y reiterativa

Poco bueno hay en la nueva entrega pero lo poco que hay es bueno: la “villana” embarazada es un soplo de aire fresco en la historia

“La Casa de Papel”: Alicia Sierra, la gema que brilla en una aventura opaca y reiterativa
María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

7 de Abril de 2020 | 04:17
Edición impresa

La mayoría de los seguidores de “La Casa de Papel” devoró, el fin de semana, los ocho nuevos capítulos de la cuarta entrega de la serie, y muchos sintieron experimentar una especie de deja vu: “¿acaso esto ya no lo habíamos visto?”

Nadie quiere bajarse de un éxito, está claro, son las reglas del mercado. Sin embargo, a esta altura, son muchos los que sienten que el estiramiento de esta historia la ha vuelto gomosa, pesada y, claro que sí, reiterativa.

La carpa siempre vulnerada, el banco impenetrable, los rehenes revoltosos (Arturito, está claro, es el más odiado de la ficción), las “ciudades” gritonas y estridentes que tejen alianzas y se baten a duelo entre ellas capítulo a capítulo y los trucos de magia a lo David Copperfield dejaron un halo de desencanto en estas nuevas emisiones que llegaron el viernes pasado para saciar la ansiedad de los cuarentenados.

Con algunos cabos sueltos que llegan a través de los agotadores flashbacks resucitando personajes “borrados” de la ficción porque son rendidores, y algunos conceptos que hay que meter a como dé lugar porque “se debe” hacerl, hay poco nuevo en esta secuela pero, vale aclarar, lo poco que hay es bueno.

Sin lugar a dudas, Alicia Sierra es la gema que brilla en esta temporada opaca y reiterativa. Se trata de la inescrupulosa inspectora, que tomó el lugar que dejó vacío Raquel Murillo cuando cambió pistola y placa por la careta de Dalí, y se transformó en Lisboa.

Esta criatura, a la que le da vida la virtuosa actriz española de ascendencia jordano-española Najwa Nimri, que se excita sin ruborizarse mientras se mueve entre los márgenes y más allá de la legalidad, es un soplo de aire fresco a la producción, lo más interesante de esta última tanda de capítulos.

¿Quién creería que una mujer embarazada, que come chupetines, podría torturar con las técnicas más ultrajantes a un “niñato”? Los guionista des-romantizaron la panza y pintaron con los tonos más oscuros a esta audaz mujer que se convirtió en la villana perturbada de los atracadores.

“Es un reto interpretar a un personaje con ese aparatoso físico tan imponente y a la vez me pregunto si era necesario”

 

¿Qué opina Najwa Nimri del perfil de su personaje? “Me gustó lo mismo que me disgustó: que estaba embarazada”, se sinceró la intérprete. “Es un reto interpretar a un personaje con ese aparatoso físico tan imponente y a la vez me pregunto si era necesario”, agregó.

Necesario o no, lo cierto es que resultó diferente, provocador, una imagen a la que no estamos acostumbrados y, por eso mismo, acertada.

Aunque conocimos a Alicia Sierra en la temporada pasada, es en ésta en donde pudimos conocer un poco más sobre esta criatura, uno de esos antihéroes que tanto nos gustan amar. Un personaje tullido que hace públicas las razones que la llevaron a convertirse en eso que es: un sabueso implacable que transita, con mucho desparpajo, por un terreno turbio; el que Nimri se encarga de abordar con una naturalidad pasmosa.

Nacida en Pamplona en 1972, Nimri comenzó a actuar a mediados de los noventa y alcanzó la popularidad con la película “Salto al vacío” (1994). Desde entonces, ha sido parte de más de 30 películas y tiene nueve discos en su haber porque, además de actuar, canta y compone.

Nominada cinco veces a los premios Goya -dos como compositora y tres como actriz-, un premio que todavía no ha podido alcanzar, Najwa Nimri es conocida por la generación seriéfila por su participación en la popular “Vis a Vis” como la avasallante Zulema.

De hecho, para los fans de aquella serie también creada por Álex Pina y que también se puede ver en Netflix, esta temporada de “La Casa de Papel” tuvo un guiño a la marea amarilla, algo que causó sensación en la comunidad tuitera. Para los que no se dieron cuenta, revean el segundo capítulo, “La boda de Berlín”, y presten atención al interrogatorio de Sierra a Murillo: hay unas palabritas que llamarán la atención.

Rodrigo de la Serna, como el impredecible Palermo, es otro de los puntos salientes de esta entrega entrega; al igual que la tapadita Belén Cuesta, a quien vimos en el final de la tercera parte sin saber de qué iba su personaje, y que con su Manila nos arrojó luz sobre el destino de su criatura que, seguramente, crecerá en una próxima temporada.

¿Cuándo llegará la continuación? Nadie lo sabe. El rodaje de la quinta entrega debía haber comenzado este año, sin embargo, un virus tomó por asalto al mundo y “La Casa de Papel” tuvo que detener todos sus planes. Lo que sí se sabe es que el destino de Alicia Sierra será determinante para la continuidad de historia que, a esta altura, se dirime entre salir de la caverna o retornar eternamente.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla