Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
La Ciudad |A siete días de que finalice la cuarentena endurecida, un panorama incierto ante la disparada de casos
Cerraron más de mil comercios y el 40% de los empleados no está cobrando el sueldo

Son datos de los ocho centros comerciales de la Ciudad y del Sindicato de Empleados de Comercio de La Plata. Crece la venta callejera ilegal en un deteriorado microcentro

Cerraron más de mil comercios y el 40% de los empleados no está cobrando el sueldo

Los comercios no esenciales libran una desigual batalla diaria por sobrevivir. Más de mil ya se dieron de baja en los centros comerciales / EL DIa

10 de Julio de 2020 | 04:08
Edición impresa

Faltan siete días para que finalice la cuarentena endurecida y, como habían advertido los comerciantes platenses antes de que comenzara, la curva de cierre de locales lejos está de aplanarse. Ya suman más de mil los que se dieron de baja desde el 20 de marzo. Ello equivale a más de 3.000 personas que se quedaron sin empleo, tradujeron en los centros comerciales de la Ciudad. En tanto, cuatro de cada 10 trabajadores están sin cobrar el sueldo a causa del parón que sufre la actividad, indicaron a este diario desde el Sindicato de Empleados de Comercio de La Plata.

Una recorrida por la calle 137, corazón del centro comercial de Los Hornos, o por la zona de City Bell que antes de la pandemia se erigió en un importante centro gastronómico, o por calle 8 y adyacencias a cualquier hora del día, por diagonal 74 entre 9 y Plaza Moreno los fines de semana a la noche, entre decenas de ejemplos, ofrecen una muestra cabal de lo que está sucediendo. No se necesitan datos duros para trazar un panorama tan denso como sombrío.

Avenida 7 y las calles perpendiculares, desde 46 hasta 56 -cuadra más, cuadra menos-, por las mañanas y hasta la primera tarde son un aquelarre. Dejan ver lo que había antes de la pandemia pero se escabullía entre el gentío, el tránsito imposible y el ritmo frenético del microcentro. Y dejan ver consecuencias de la pandemia.

Las colas se pueden contar por decenas, sin exagerar. Las hay ante cada cajero, ante cada agencia de lotería que cobra impuestos y servicios, ante cada comercio esencial a causa de las lógicas medidas de cuidado, fundamentalmente la distancia social. Los ambulantes volvieron con todo y ahora, con el comercio legal maniatado, son los únicos que venden productos no esenciales, y lo hacen a plena luz del día, en el corazón de la Ciudad y sin respetar ningún protocolo. Los arbolitos, a sus anchas.

Y la cara más cruel. La pobreza creció y se nota. Porque ya no está más detrás de cajones de frutas, entrando a bares, en la puerta del Bapro. Está a cada paso pidiendo “una ayuda para comer”. Dos, tres veces por cuadra. En las puertas de todos los bancos. En todas las esquinas. En los cada vez más numerosos carros de los cartoneros. Y ya no piden sólo niños o mujeres sentadas cerca de un cajero automático. Pide un jubilado, un joven de 20 años si no puede vender antes una empanada o un sandwich, mujeres jóvenes que hasta hace poco no estaban “allí”; donde quiera uno poner el allí.

Calle 8 es una postal de la caída en picada del comercio minorista platense. Casi desértica, mientras la avenida 7 “explota” a cien metros, sólo sirve de paso para peatones ocasionales, a la vez que se ha transformado en un involuntario muestrario del comercio legal que sobrevive con respirador artificial. Persianas cerradas, una tras otra. ¿Se trata de locales que echaron el candado para siempre o que esperan que pase el vendaval?

Esa es la gran dificultad para tener estadísticas precisas sobre el sector. No obstante, si nos atenemos a la información recolectada por los ocho centros comerciales platenses de sus adherentes, hoy tenemos que hablar de más de mil negocios que se dieron de baja.

“Si tomamos como parámetro un local chico, con dos empleados, debemos decir que por cada cierre se han quedado sin trabajo tres personas, sumando al dueño o dueña. Es decir que si hablamos de más de 3.000 platenses que perdieron la fuente de su sustento, es un número moderado”, indicó un referente de la Asociación Amigos de Calle 12.

“Se ha desmadrado todo. Es difícil tener estadísticas, pues nadie sabe quién volverá a abrir y quién ya bajó las persianas en forma definitiva. Hay que guiarse por lo que dicen los centros comerciales, allí donde funcionan los locales chicos, los que más nos preocupan”, dijo a este diario el secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio de La Plata, Carlos Restivo.

“Es terrible escuchar a diario a jóvenes que vienen a decir que no cobran, y que por ello no pueden pagar el alquiler o, peor aún, comprar la cantidad de alimentos necesarios. Nosotros les aconsejamos que no se den por despedidos, y los ayudamos como podemos. Es hora de apoyarnos entre todos hasta que esto pase. Y empezar a salir de a poco”, proyectó.

El dato más duro que manejan hoy en el gremio da cuenta de que “los aportes patronales a la entidad bajaron un 40 por ciento. O sea que cuatro de cada diez trabajadores no está cobrando”, puntualizó Restivo, para comprender que “los comercios que no pueden abrir y vender, no pueden hacer nada”.

Así y todo, comentó que “muchos reciben el aporte del Estado para abonar los salarios mediante el ATP (programa de Asistencia de emergencia al Trabajo y la Producción), por el cual se ayuda a la pyme con el 50 por ciento del haber mensual hasta sueldos de 66 mil pesos, y con 33 mil pesos para ingresos superiores a ese valor”.

Asimismo, el dirigente gremial señaló que “con casi 70 empresas de La Plata llegamos a un acuerdo para que abonen el 75 por ciento de los sueldos en bruto”.

Finalmente, insistió en que “es momento de ayudarnos entre todos, porque esta pandemia no distingue a nadie. Luego, cuando se reinicie la actividad, si hay deudas con los trabajadores nos sentaremos a dialogar para llegar a un acuerdo. Hoy nuestra prioridad es preservar los puestos de trabajo”.

El comercio minorista -exceptuando los rubros esenciales- lleva 110 días acumulando deudas. Alquiler, tasas, impuestos, servicios, salarios y un largo etcétera. Cuando arrancó la cuarentena, entre los ocho centros comerciales platenses reunían 7.500 locales que daban trabajo a unas 20.000 personas. Esas cifras ya no son las mismas y, lamentablemente, para la post-pandemia todos auguran en el sector una recuperación “muy lenta”. Además, la COVID-19 cayó sobre una crisis gravísima: en agosto de 2019, un relevamiento parcial realizado por la Fundación FundPlata sobre 4.691 negocios arrojó que el 16,09 por ciento ya había cerrado por la debacle económica.

Tomando como parámetro locales chicos, por cada cierre quedaron sin trabajo tres personas

3.000
Platenses perdieron el empleo en los últimos meses como consecuencia del cierre de locales y del parate de la actividad comercial
40
Por ciento de los trabajadores del sector comercial están sin cobrar sus sueldos, según fuentes gremiales

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla