Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,90
Dólar Ahorro/Turista $138.44
Dólar Blue $175,00
Euro $96,37
Merval 0,00%
Riesgo País 1480
Información General |Gesta belgraniana
Se cumplen 208 años de la batalla de Tucumán

Por: JUAN JOSÉ TERRY (*)

24 de Septiembre de 2020 | 03:24
Edición impresa

Hoy se cumple un nuevo aniversario de la batalla de Tucumán, ocurrida el 24 de septiembre de 1812, que fue la primera y verdadera batalla ganada para la causa americana y que asegurara definitivamente la gloriosa Revolución de Mayo. Belgrano la libró asumiendo sobre sí toda la responsabilidad de la heroica resolución, pues tenía orden expresa -repetida – de bajar hasta Córdoba, lo que estimaba equivalía a una derrota. Así se dispuso a dar batalla “como último esfuerzo, y en caso desgraciado, decía, encerrarme en la plaza para concluir con honor. Algo es preciso aventurar y es la ocasión de hacerlo, añadía. Dios quiera mirarnos con ojos de piedad y proteger los nobles esfuerzos de mis compañeros”. Al frente de 1800 hombres no todos debidamente equipados, hizo frente a la fuerzas de Pio Tristán que lo duplicaban en hombres y armas.

Belgrano fue siempre consciente del compromiso que asumía y manifestaba así su estado de animo: “ Si cumplo con la orden ( de retroceder ) todas las glorias desaparecerán y la patria va a aumentar el numero de sus enemigos y si no cumplo ( como hizo ) y por algunos de aquellos sucesos que la Providencia dispone para nuestro castigo y no están a nuestros alcances, viniese el enemigo y me arrollase y fuera derrotado, seria motivo de abominación”. Pero felizmente la victoria coronó sus esfuerzos y sacudió de sus hombros la pesada carga de la desobediencia.

Belgrano fue felicitado y premiado junto con sus tropas. Se le dio el titulo de capitán general, del que el prócer creyó no ser merecedor y pidió que se le conceda no usarlo por los mayores gastos que irrogaría privándolo de andar con la sencillez acostumbrada. Antes había renunciado a la mitad de su sueldo en el ejército “para poder llamarme digno hijo de la patria, no pudiendo hacer mayor demostración, por que mi subsistencia depende de aquel, pero sabré reducirme a la ración del soldado si es necesario para salvar la justa causa.”

Después de la Batalla de Salta había reiterado a Rivadavia su conducta y afirmaba que “nunca me separaré de los principios que adopté cuando decidí buscar la libertad de la patria amada, y este es sólo mi objeto, no las glorias, no los honores, no los empleos, no los intereses.”

Ese fue el modo de proceder siempre del creador de la bandera, tan distinto a lo que observamos contemporáneamente. El cumplimiento del deber fue su característica sin tener en cuenta intereses o comodidades y lo demostró hasta que hallándose casi moribundo decidió atender su salud y volver a Buenos Aires, donde murió poco después en la pobreza.

(*) Presidente del Instituto Belgraniano de la Provincia de Buenos Aires.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla