Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $106,41
Dólar Ahorro/Turista $175.58
Dólar Blue $201,00
Euro $120,00
Riesgo País 1878
Deportes |ESTUDIANTES RESCATÓ UN EMPATE 1-1 CON ATLÉTICO TUCUMÁN
Cuando la noche era más oscura se hizo de Díaz en UNO

El Pincha jugó uno de sus peores partidos. Estuvo quebrado al medio, sin ideas en ataque y mal en defensa. Su rival erró tantos goles que lo dejó en partido. En el final salvó la ropa

21 de Octubre de 2021 | 03:50
Edición impresa

Estudiantes ya no es el mismo del comienzo del torneo. El sello que supo darle Ricardo Zielinski de orden, prolijidad y astucia se empezó a desvanecer. O al menos ya no es tan fiel a su idea como fechas atrás. Será por eso que el equipo terminó rescatando un dramático empate como local de Atlético Tucumán, resultado que lo baja cada vez más de la lucha por el título y lo empieza a complicar en ilusionarse con volver a jugar la Copa Libertadores. Es más, jugando así deberá transpirar hasta el final del torneo para asegurarse un lugar en la Sudamericana. Hoy, en el caso que Boca se consagre en la Copa Argentina y River en la Liga lo metería en la mayor, pero regaló tantos puntos que ya no tiene tanto margen.

Fue 1-1, por el gol en contra de Agustín Rogel a poco de comenzado el partido y por el golazo de media chilena de Leandro Díaz en el minuto 42 del complemento. En el medio pasó de todo, pero todo eso no lo tuvo al dueño de casa en situación favorable sino más bien todo lo contrario. Luchó desde atrás, sin pelota y con mucho sufrimiento por un premio que de ninguna manera hubiese aceptado en la previa: el reparto de puntos.

Qué mal jugó Estudiantes en el primer tiempo. Cuando parecía que era imposible que un equipo lo superase como lo había hecho Defensa y Justicia la semana pasada se vio lo sucedido en el campo. Atlético Tucumán ejerció una superioridad tan marcada que llamó la atención. Le manejó la pelota todo el tiempo, tuvo más frescura de mitad de cancha hacia adelante, fue audaz y cuando el partido se empezaba o podía complicarse, lo enfrió con jugadores llamados para eso.

Nada hizo el equipo de Zielinski, que corrió detrás de la pelota como un conejo tras la zanahoria. Ni un grado de lucidez ni una cuota de ingenio para frenar el balón, levantar la cabeza y pensar qué hacer. Pensar. Todo lo contrario, fue un conjunto de nervios y pura impotencia. Incluso en un par de oportunidades sus jugadores fueron por demás imprudentes, como Ayoví y Bautista Kociubinski que cometieron infracciones como para ser expulsados.

El gol llegó casi en el arranque del partido. Pelotazo al lugar donde, increíblemente, más le duele a la defensa: a espaldas de los centrales que pese a tener mucha altura no saben cómo sacar la pelota. Eso sucedió: le pegó Liotti, rechazó el arquero pero la pelota pegó en el cuerpo de Agustín Rogel y gol. Iban 3 minutos y el presagio de que la noche no iba a ser nada sencilla para Estudiantes.

El Pincha lleva cinco partido sin ganar. Como local lleva cuatro empates consecutivos

 

El gran problema en ese primer tiempo estuvo en la mitad de cancha. Esta vez Kociubinski no hizo pie, a Fernando Zuqui se lo vio incómodo y Juan Sánchez Miño padeció los 47 minutos que duró el periodo. No solo que no pudo agarrar la pelota sino que cuando se la dieron la perdió sistemáticamente. Por primera vez en el ciclo Zielinski hubo murmullos en la cancha y mucha furia en las redes sociales. Fue el punto más bajo de un ciclo que lleva cinco fechas sin ganar y cuatro empates consecutivos como local.

Sorprendió el técnico con los cambios. Adentro Franco Zapiola, Leandro Díaz y Jorge Rodríguez. El Corcho le dio equilibrio al mediocampo, el pibe de Magdalena mayor atrevimiento por la izquierda y el delantero lucha y... gol. Si bien esos ingresos mejoraron la imagen general del equipo, no pudieron emparejar las acciones adentro de la cancha, que lo tuvieron al Pincha descontrolado y dando demasiadas ventajas en defensa con dos centrales muy lentos para jugar así.

En ese complemento la visita pudo liquidar la historia más de una vez. Augusto Liotti se la entregó a Andújar en posición de gol, Leonardo Heredia remató afuera cuando parecía que el 2-0 estaba al caer. Y más tarde el propio Liotti se perdió de cabeza otro tanto que su equipo, a esa altura merecía largamente. Iban 20 minutos y tantos goles errados fueron la mejor noticia para Estudiantes.

Entonces hubo un quiebre. El Decano, que presionó tantísimo empezó a sentir el desgaste y se fue metiendo en su campo. Christian Lucchetti hizo todo el tiempo que pudo y le permitió Mastrángelo. Pero el Pincha empezó a llegar. En un rebote casi la empuja Francisco Apaolaza (otro al que mandó Zelinski a la cancha), hubo un posible penal a Díaz que no fue sancionado y Franco Zapiola pudo empatar con un remate frente al arco que desperdició.

Pero tanto empujó el Pincha que al final tuvo su premio. Centro mil quinientos al área, la bajó Gustavo Del Prete de cabeza y Leandro Díaz, de media volea, consiguió lo que parecía imposible: el gol del empate a los 42 minutos.

Quiso ir por más Estudiantes. Tiró alguna pelota más al área, luchó un poco, pero no tuvo tiempo ni argumentos como para lograrlo. Suficiente pareció conseguir el empate, que no se festejó pero al menos despertó aplausos desde la tribuna. Aplausos por no entregarse, pero preocupación por ver a un equipo en declive.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

El festejo de Leandro Díaz, autor del empate, con Gustavo Del Prete, que lo asistió de cabeza / Fotobaires

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla