Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LOS MATERIALES JUEGAN UN ROL CLAVE

Propuestas ergonómicas para tener en cuenta a la hora de comprar el mobiliario hogareño

Los nuevos diseños no sólo cuidan la estética, sino que agregan elementos que aportan confort y mejoran la calidad de vida

El diseño ergonómico debe analizarse para la oficina en el hogar/web

Los sofás ergonómicos hacen un aporte al descanso en las viviendas actuales/web

A la hora de elegir los muebles con un criterio ergonómico se deben seguir determinadas pautas que pueden ser de gran ayuda.

Por ejemplo, las sillas ergonómicas, el peso debe quedar soportado en las diferentes zonas de apoyo de la silla, denominadas “tuberosidades isquiales” (extremos inferiores del hueso pélvico).

El cuerpo no se debe hundir más allá de 1.5 centímetros para que no se duerma la parte baja del cuerpo.

El espaldar debe ser lo suficientemente alto para que brinde un soporte a los hombros y la nuca.

Las mesas generalmente tienen una altura aproximada de 73 a 75 centímetros.

Las mesas de trabajo, tendrán normalmente, entre 85 y 88 centímetros. Otra forma de medir la altura en mesas de trabajo es por medio de los codos ( los mismos deben estar a 10 y 12 centímetros de la superficie)

Las mesas del centro deben tener entre 37 y 42 centímetros de altura, el largo y al ancho estará dado de acuerdo al diseño y las auxiliares deben estar a 70 cm de altura.

LAS CAMAS

Su diseño debe lograrse en relación armónica con el colchón. Debe ser resistente para soportar el cuerpo y flexible, para garantizar su acomodamiento. La altura, debe guardar cierta proporción con la de una silla.

Por regla general, las medidas estándar se refieren más a la altura de todos los muebles; el ancho tendrá relación con el número de usuarios y de diseño.

Y como los computadores han entrado de manera penetrante en los hogares para uso personal y en las home office, tanto mesas como sillas para tal fin se convierten en objetos de ergonomía muy preciados.

Los escritorios deben estar a 77 y 80 centímetros de altura, y la silla a 50 centímetros, lo ideal es que el espaldar sea lo suficientemente alto para que brinde soporte a los hombros y a la nuca.

De este modo, si se sabe que en el sofá los riñones deben quedar protegidos por el respaldo, que la cadera de una persona no debe quedar más baja de las rodillas y que el reposa brazos debe estar a la altura del codo, es evidente que no se podrán cumplir dichas características para todos los miembros. Por eso, lo ideal sería que tuviesen estructuras regulables o individualizar, al menos, sillones de lectura o descanso.

El mismo problema surge con los muebles de cocina. Trabajar de pie, delante de una mesada muy baja o muy alta, obliga a asumir posturas incorrectas que, a la larga, pueden afectar gravemente a la salud. Por eso, es conveniente que la altura de la mesada se modifique en función de aquellos habitantes que más la usan.

Así que, si se está pensando en cambiar el mobiliario, no hay que olvidar aspectos tan importantes como los que condicionan su ergonomía.

La salud y el descanso de los habitantes del hogar dependen de ello.

Comodidad, funcionalidad y belleza también incluyen un tema muy importante en el que los diseñadores trabajan: los materiales. Cada día se tienen fibras más suaves y resistentes y rellenos más flexibles y duraderos.

Esto ayuda a que a las medidas ergonómicas se sumen posibilidades en materiales más amigables al ser humano.

Además de esto la carrera de buen diseño incluye nuevas propuestas estudiadas para que los muebles sean no solo hermosos sino confortables con desarrollos nuevos como apoyabrazos a sofás de televisión, espaldares inclinados o apoyacabezas más cómodos.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...