Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Los bomberos de la región no paran un minuto

La epidemia de incendios forestales no cede y amenaza al cordón hortícola local

Todos los días arden enormes pastizales en la periferia producto de las altas temperaturas pero también de la negligencia. Ayer el fuego arrasó algunos invernáculos y hay temor en zonas productivas. En la Reserva, mejor

antenoche, los bomberos de el peligro debieron combatir las llamas que arrasaron con invernáculos en ruta 36 y 409. Esperan que la lluvia traiga alivio en la periferia / el dia

En las últimas semanas, quienes arriban a la Ciudad por los accesos que la comunican con la costa atlántica y el interior provincial suelen toparse con postales imponentes y generadoras de desasosiego: inmensas columnas de humo emergiendo, grises, desde diferentes puntos de la periferia rural.

La prolongada sequía, las temperaturas extremas, la negligencia o el error humano, los vientos intensos, conspiran para que estemos ante una temporada particularmente compleja en materia de incendios de pastizales, montes y bosquecitos.

Así lo confirman desde los cuarteles y destacamentos de bomberos locales, donde estiman que las salidas diarias para combatir focos ígneos promedian la docena -a las que hay que sumar las de los voluntarios de Berisso y Ensenada-.

Desde ya, pueden ser menos; pero también pueden ser varias más, incluyendo episodios de la magnitud del que recién ayer se empezó a controlar en la Reserva Natural Selva Marginal, entre los distritos de Ensenada y Berazategui (ver aparte).

En La Plata, la epidemia de incendios no sólo merodea el cinturón fruti y florihortícola (Lisandro Olmos, El Peligro, Los Hornos, Melchor Romero, Colonia Urquiza), donde los productores se mantienen en guardia para que a las penurias de la “seca” no se sume algo aún más destructivo, sino que amenaza zonas residenciales: ayer, los bomberos trabajaron cuatro horas -entre las 14 y las 18- para acabar con un incendio de descampados entre las calles 415, 419, 137 y 139 de Arturo Seguí.

Con tan sólo repasar el resumen de las actuaciones recientes de los voluntarios de El Peligro se revela el ritmo agotador. El miércoles, desde las 19, debieron sofocar cinco incendios de campos y otro que afectó invernáculos y puso en peligro una casa.

Primero acudieron a dos hectáreas de campo en calle 426 y Colectora Ruta 2; cerca de la medianoche, a tres hectáreas de terreno arbolado en 432 y 232 y otras en 231 y 430. Pasada la una del jueves, la alarma llegó desde Ruta 36 y 409, donde ardieron tres invernáculos en desuso. Y pasado el amanecer de ayer, se quemaron tres hectáreas de pastos, troncos y neumáticos abandonados en 414 y diagonal 410.

En esta vorágine, lograron salvaguardar una casa, un galpón, y tres unidades de producción de hortalizas.

“Los bomberos están teniendo una actuación descollante, con el máximo compromiso y profesionalismo” sostuvieron desde uno de los cuarteles con cobertura más extensa del Oeste platense: “estamos teniendo un verano muy bravo y hay que tener en cuenta que la mayoría de los combates se da en terrenos a los que no se puede ingresar con autobombas, por lo que se internan a pie y con sus mochilas hidrantes”.

En esos casos, los efectivos avanzan entre las altas malezas, en ocasiones a machete limpio, para aplacar las llamaradas a “chicotazos” o “latigazos”, como lo describen en la jerga de la actividad.

Luego, precisan, es imprescindible mantener por un tiempo prudencial la “guardia de ceniza” para verificar, removiendo los restos calcinados y agregando agua si es necesario, que un cambio de vientos o un rescoldo persistente no reavive todo o genere nuevos focos.

“Ningún incendio es sencillo” advierten desde los bomberos oficiales platenses: “siempre hay riesgos, las horas de combate son muy desgastantes, y hoy por hoy estamos todo el tiempo al pie del cañón. Sólo la lluvia nos puede dar un poco de alivio por un par de días. Es importante concientizar a la gente para que no realice actividades que puedan favorecer la aparición de focos ígneos”.

En este sentido, Roberto Scafati, jefe de los Bomberos Voluntarios de Berisso, recomendó a la población no iniciar quemas de pastizales, ramas o basura innecesariamente.

“Un pequeño foco se puede transformar en pocos minutos en un incendio de magnitud considerable y difícil control” subraya el experimentado servidor público: “además de quemar pastos y árboles pueden ponerse en riesgo inmuebles y animales”.

Scafati señaló que “apenas se detecte que un fuego empieza a descontrolarse, hay que avisar a los bomberos inmediatamente”, y lamentó que “estos incendios, muchos de ellos evitables, generan un severo desgaste de recursos humanos y económicos, equipos y móviles”.

LA RESERVA, MEJOR

Fuentes oficiales informaron ayer que el incendio en la Reserva Natural Selva Marginal, que arrasó con la flora y fauna de casi un millar de hectáreas en una zona de altísimo valor ambiental, permanece “controlado”, y con “pequeñas columnas de humo dentro del perímetro que demarca el contorno del cortafuego”.

Los voceros agregaron que “ya se retiró el operativo de bomberos”, y que “desde hoy a la mañana” -por ayer- “sólo quedan en el lugar los guardaparques del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible con bases en Punta Lara y la Estancia San Juan del Parque Pereyra Iraola, quienes durante todo el día recorren los lugares afectados como parte de la guardia de cenizas, controlando que no haya nuevas complicaciones”.

UNA APP CONTRA EL FUEGO

Por otro lado, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación desarrolló “Ambiente Móvil”, una aplicación de alerta de incendios forestales que, con el aporte y la participación activa de la ciudadanía, permite conocer en tiempo real los focos activos y reportar situaciones de riesgo. La aplicación, que ya se encuentra disponible para el sistema Android y para navegar online (https://movil.ambiente.gob.ar/) ofrece mapas con la localización de incendios forestales y rurales activos, como así también de riesgo de ocurrencia de nuevos focos ígneos.

La Pampa
Tres focos ígneos permanecen “activos” en distintas zonas de la provincia de La Pampa donde se quemaron más de 700.000 hectáreas desde noviembre pasado y el gobierno declaró la emergencia agropecuaria. “El resto de los focos continúan controlados en distintos puntos de la provincia”, informó el gobierno.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...