Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

ÚLTIMO MOMENTO

Le dan prisión domiciliaria a Boudou, que deberá usar pulsera electrónica

PARQUE PEREYRA

¿Qué pasará tras el desalojo de los puestos ilegales?

Con un megaoperativo desmantelaron a una banda que le cobraba a los feriantes mediante métodos extorsivos. Una oportunidad para recuperar el espacio verde

Móviles de la policía de la Provincia de Buenos Aires mantenían una custodia en el parque, tras los allanamientos / C. Santoro

El molino holandés y un predio desolado de puestos de venta, una imagen que hace años no se veía en un fin de semana

El Parque Pereyra Iraola, el espacio verde más importante de la Región, lleva años de pérdidas territoriales registradas en cercanías de la rotonda de Alpargatas, donde se ha venido consolidando una enorme feria ilegal. Esa suerte de “mercado persa”, gestionado con mecanismos mafiosos, quedó en el ojo de la tormenta cuando en un mega operativo fue desmantelada una banda acusada de explotar a feriantes que ofrecen sus mercaderías en la reserva natural provincial.

La organización fue desbaratada como resultado de una serie de operativos en varios puntos del conurbano bonaerense, tras los cuales fueron detenidas cinco personas, informaron fuentes policiales y judiciales.

Entre los aprehendidos se encuentra la sindicada líder de la organización, llamada “Marcela”, quien junto a sus cómplices presuntamente exigía dinero a los vendedores del parque a cambio de mantener y armar sus puestos.

El Parque Pereyra Iraola lleva años de pérdidas territoriales registradas no sólo en el sector gradualmente ocupado por los feriantes, sino en toda la superficie de sus 10 mil hectáreas originales. De las cuales, sólo unas 2 mil permanecen afectadas al destino fijado en oportunidad de su expropiación –es decir, convertirse en paseo público y reserva forestal- mientras que el resto se fue perdiendo en sucesivas e incomprensibles cesiones temporarias promovidas por el Estado provincial, que nunca concluyen, y en ocupaciones ilegales por parte de distintos tipos de intrusos.

Ahora sin la feria, entidades y vecinos se preguntan qué será de uno de los pulmones verdes más grandes de nuestra zona y qué actitud tomarán las autoridades que tiene que preservar el espacioy velar por su preservación.

LA INVESTIGACIÓN

Según indicaron los voceros, la investigación comenzó en enero del año pasado, a raíz de una denuncia por extorsión a puesteros del parque por parte de otros feriantes que les pedían dinero y mercadería a cambio de otorgarles el espacio para poder trabajar en el predio.

A través de escuchas telefónicas y de trabajos de campo, los investigadores pudieron establecer que en el parque operaría una red importante de “feriantes que, a fuerza de amenazas y utilizando patovicas, obligaban” a los comerciantes a pagar “un canon”, señaló un vocero con acceso al expediente.

La misma fuente relató que esta modalidad comenzó hace cinco o seis años y que “el que no pagaba se iba y no tenía forma de volver”.

A su vez, la feria del Parque Pereyra, que en sus orígenes era de tipo artesanal, se convirtió en un reducto que en agosto del año pasado llegó a contar con alrededor de 600 puestos de venta ilegal de todo tipo de productos, entre ellos autopartes.

En reiteradas oportunidades distintos nucleamientos de ONG’s que defienden la integridad del Parque han denunciado la comercialización clandestina -porque se trata de un espacio público y no existe habilitación oficial para la actividad- se suele desarrollar en tres sectores del predio: junto al Molino Holandés, casi sobre el cruce Gutiérrez; en la intersección semaforizada de los caminos Belgrano y Centenario; y en el bulevar que separa las dos manos del Centenario, frente al emblemático molino.

La feria del Parque llegó a sumar 600 puestos de venta ilegal de todo tipo de productos

 

Por este motivo, tiempo atrás comenzaron los operativos en el lugar, con el objetivo de ir reduciendo la cantidad de puestos para poder llegar a quienes eran los grupos que comandaban la feria, se informó.

Los primeros puestos desmantelados fueron los carros de comida, que no cumplían con las condiciones establecidas por salubridad; hasta ayer eran unos 200.

Fuentes judiciales informaron que, además, veinte feriantes que se sospecha integraban estos grupos extorsivos habían creado la “Asociación del molino holandés” (que se encuentra en el interior del parque) con el fin de “protegerlo, restaurarlo y organizar tareas recreativas”, con el supuesto beneplácito del Gobierno provincial.

Según sospechan los investigadores, los extorsionadores habrían utilizado esta pantalla “para poder lucrar con el predio” y legitimar su accionar gracias al supuesto aval gubernamental y de la Policía bonaerense.

Fue así que esa fuerza hizo siete procedimientos en las últimas horas en los partidos de Florencio Varela, Berazategui, Quilmes y Avellaneda y se logró desmembrar a uno de los grupos, supuestamente comandado por Marcela, y detener a otras tres personas.

Además, los efectivos allanaron varios depósitos ubicados frente al predio, en los que se guardaba la mercadería y que la banda utilizaba para organizar la logística para el armado de la feria.

En tanto, las fuentes señalaron que tras los múltiples operativos realizados durante el año pasado en la feria La Salada, en la localidad de Ingeniero Budge, muchos puesteros terminaron recalando en el Parque Pereyra Iraola y habrían aceptado la extorsión para poder mantener la fuente de trabajo.

Algunos puesteros de La Salada se “mudaron” al Parque Pereyra hace unos meses

 

El caso es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Berazategui, a cargo de Daniel Ichazo, quien caratuló la causa como “asociación ilícita en concurso real con extorsión”.

“NUESTRA LUCHA NO FUE EN VANO”, DICEN LAS ONG’S

Desde las asociaciones Foro Parque Pereyra, Vecinos en Defensa de Villa Elisa y Vecinos de Gutiérrez celebraron los operativos a través de un comunicado en el que resaltaron que “hoy es un día en el que sentimos que nuestra lucha no ha sido en vano, que vale la pena el esfuerzo del reclamo continuo, a través de los años, en defensa del patrimonio de todos los Bonaerenses”.

Y recordaron que “hace mucho tiempo que el Foro del Parque Pereyra Iraola viene denunciando la instalación de las ferias ilegales en el parque, ferias regenteadas por organizaciones mafiosas que, adueñandose del espacio público, lucran, estafan y destruyen lo que es de todos”. A su vez, pidieron abrir un registro para los feriantes “de buena voluntad”.

El parque Pereyra incluye más de 10.200 hectáreas distribuidas entre los distritos de Berazategui -en su amplia mayoría-, Florencio Varela, Ensenada y La Plata. Entre ellas, poco más de un millar están cedidas a agricultores, 950 son de uso público y el resto se reparte entre unas 5.900 de bañados ribereños y decenas de cesiones temporarias o definitivas a organismos e instituciones de todo tipo. Unas 2.200 corresponden a la antigua estancia Santa Rosa, y otras 2 mil, a la estancia San Juan. Las zonas productivas son administradas por Agroindustria, y en su mayoría están desde el camino Centenario hacia el oeste; los bañados ribereños, y las tierras situadas desde el Centenario hacia el río, son manejadas por el OPDS.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...