Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Consumidores en alerta: aprenden a defenderse de los abusos comerciales

Una entidad convoca a los vecinos con un curso que les brinda las herramientas para protegerse a la hora de comprar bienes y servicios. La idea es que ellos luego repliquen los saberes entre sus allegados

Consumidores en alerta: aprenden a defenderse de los abusos comerciales

Medio centenar de personas participan del taller, que enseña los derechos del consumidor / dolores ripoll

16 de Noviembre de 2019 | 03:04
Edición impresa

¿Cómo defenderse de los abusos comerciales? ¿Cuándo corresponde reclamar por un bien o un servicio adquirido que no acata las condiciones contractuales? ¿Dónde hacerlo? Para encontrar respuestas a esos interrogantes y a otras cuestiones que aunque están contemplados en la Ley de Defensa del Consumidor por lo general se desconocen, alrededor de unos 40 vecinos se dan cita los martes de este mes en la Universidad Popular Alejandro Korn -UPAK-. Lo hacen no sólo para interiorizarse sobre sus derechos como usuarios o clientes sino también para replicar frente a otros lo aprendido y conseguir así conformar una suerte de red que ponga freno a los atropellos que se sufren muchas veces frente a diversas transacciones.

Henry Stegmayer, presidente de la asociación Consumidores Responsables, lleva adelante la iniciativa que es abierta a todo público y gratuita. El dirigente institucional está convencido de que a mayor conocimiento menor es la posibilidad de ser víctima de un abuso comercial. “El 75 por ciento de los reclamos consigue alguna compensación. Lo que ocurre es que es habitual que la gente se queje pero en cambio no le dedica el tiempo necesario al trámite que se debe hacer para tener una respuesta efectiva al reclamo”, opina.

El Curso de Promotores en Derechos de los Consumidores prevé cuatro módulos. Ya se completaron tres del total de los encuentros (generalidades de la temática; servicios públicos; y comercio electrónico y telefonía móvil). Para el martes 26 se programa abordar la relación de los usuarios bancarios con las entidades que comercializan los productos financieros.

“Lo que ocurre es que la gente se queja pero no todos realizan los reclamos ante las empresas”

Asisten a la propuesta que se desarrolla en la sede de la UPAK -49 entre 9 y 10- vecinos de distintos barrios de la Región con malas experiencias como usuarios o consumidores y que buscan no volver a pasar por una situación similar. “El objetivo es que el que viene no sólo se lleva conceptos sobre sus derechos y de cómo aprender a reclamar sino que salga de acá con el plan de conformar un grupo, que cada vez puede ser más grande, ya sea de WhatsApp o en red de mails, para poder colaborar con los vecinos que, por ejemplo, sufren algún abuso por parte de un comercio o una empresa”, explica Stegmayer.

Dentro del curso, por caso, se les muestra a los participantes un modelo de nota para realizar reclamos y se practica incluso cómo escribirla.

Los vecinos que concurren de estas clases pasaron algún mal momento, como se dijo, por sobrefacturación de empresas de servicios, tuvieron problemas con la compra de electrodomésticos a los que no se le reconoció la garantía, fueron compelidos a contratar un seguro por un eventual robo al ir a cobrar al banco su primera jubilación o se sintieron estafados por no corresponder el producto elegido y abonado a través de internet con el que les llegó a su hogar.

“Las empresas de servicios nos hacen la vida imposible y quiero tener herramientas para defenderme a la hora de tener que hacer el reclamo”, indicó una de las participantes del curso, vecina de Altos de San Lorenzo, Fernanda Segura.

Crecen la tendencia y los conflictos

En paralelo al crecimiento del uso de internet y sus aplicaciones está cada vez más extendida la modalidad de compra en la web: pasajes para viajar, indumentaria, estadías en hoteles, equipos de uso doméstico, de todo puede adquirirse de forma virtual con sólo enviar los datos de una tarjeta de crédito o adscribirse a otras formas de pago digital. El sistema tiene ventajas y de ahí, en parte, su éxito. Por ejemplo, en muchos de esos sitios se puede encargar un producto fuera de los horarios comerciales y ese hecho incluso puede ofrecer no sólo la comodidad de comprar en cualquier momento del día sino también, porque algunas firmas reducen por esas horas sus costos administrativos y entonces venden a un precio más acomodado a los bolsillos.

Sin embargo, esa forma de compra no presencial, sin un rostro delante que explique e informe ni sede física a veces donde dirigirse, celebrada en contratos llamados “click wrap” conlleva riesgos. Es que hay veces que no se muestran las condiciones de la compra-venta, las cláusulas se presentan en la típica “letra chica” u ofrecen pocas ventajas al consumidor. También en esta modalidad comercial es fácil caer con la publicidad engañosa o con ofertas que aparecen páginas falsas, de las que nadie después se hace responsable.

Este tipo de intercambios, regulados en los artículos 32,33, y 34 de la normativa que protege los derechos de los consumidores, tiene su momento de eclosión durante los “ciber monday”, los días de promociones generalizadas en la web. Los problemas, en esos casos, llegan después, cuando el cliente recibe el producto elegido a través de un dispositivo electrónico. “Hay que tener mucho cuidado con esa clase de operaciones, sobre todo por las sorpresas que se pueden tener cuando lo comprado llega a casa”, precisó Stegmayer al tiempo que recomendó: “cada vez es más común que esos sitios cuenten con un chat, con alguna persona del otro lado que responde a las consultas, por eso yo sugiero hacer una captura de pantalla, que sirve después a la hora de hacer el reclamo si la empresa no cumple con lo acordado”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Medio centenar de personas participan del taller, que enseña los derechos del consumidor / dolores ripoll

“​​​​​​​Tuve una muy mala experiencia con un comercio de electrodomésticos. Compré un equipo que vino estropeado, no me habían acalardo bien los puntos de la garantía y terminé perdièndolo. Entonces creo que hay que estar preparada, saber qué derechos tenemos para no perder como consumidores”. Noemí Fernández Vecina de Villa Castells

“​​​​​​​Como consumidor padezco situaciones de abusos e injusticias en la compra de bienes y servicios, por eso y porque estudio abogacía me interesa saber cuáles son nuestros derechos. La idea de estas clases además es multiplicar los promotores y que todo esto le llegue a más personas”. Christian Valesio Vecino de Lisandro Olmos

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla