UNA FARSA QUE CONMOVIÓ AL PAÍS

El changarín que decía haber devuelto U$S 500 mil reconoció que “todo fue un invento” suyo

Acorralado por sospechas en su contra, el joven entrerriano admitió haber mentido por la necesidad de conseguir un trabajo formal

| Publicado en Edición Impresa

Las palmadas en la espalda y las felicitaciones por su integridad moral le duraron poco a José Sánchez (40), el changarín entrerriano que el fin de semana pasado contó haber devuelto a su dueño un maletín con medio millón de dólares hallado en una plaza de Nogoyá. En apenas tres días pasó de ser un modelo de honestidad admirado por mucha gente a un mentiroso fuera de serie o, en todo caso, un hombre desesperado por conseguir un trabajo para vivir mejor.

Acorralado por las sospechas en su contra, el “changarín de Nogoyá” como los bautizaron algunos medios, confesó ayer públicamente que “todo fue un invento” suyo, un manotazo desesperado por llamar la atención para que alguien le ofreciera lo que no parece haber conseguido nunca en su vida, un trabajo formal.

“Todo lo que hice fue por una necesidad. Hace poco vi que un hombre encontró dinero y es como que la gente te escucha. La gente te presta atención, te ofrece cosas. Vengo con una mano en el corazón, y a todos los medios nacionales e internacionales les digo que todo lo que dije se inventó”, admitió ayer a la tarde José Sánchez ante sus vecinos que lo escuchaban por FM Libertad, la misma emisora donde días antes había contado su hazaña moral.

La historia de su inexistente hallazgo comenzó a recorrer el país el sábado pasado luego de que un periodista de Nogoyá, Maximiliano Medrano, compartiera en su muro de Facebook una noticia de último momento, según la cual un vecino había encontrado en la plaza “un maletín con aproximadamente 500.000 dólares” y que lo había devuelto a su dueño, un empresario rosarino que quería comprar un complejo termal.

La mentira, que se replicó en los principales medios del país, se mantuvo firme hasta que el martes la Justicia de Nogoyá comenzó a sospechar. “Estoy en condiciones de decir que todo es mentira”, dijo el fiscal Federico Uriburu, que había intervenido porque tanto Sánchez como Medrano afirmaron que dentro del maletín no había dólares sino un arma de fuego, pero tras una investigación se confirmó que ni el empresario, ni maletín, ni los dólares existían. “Nadie vio nada”, aseguró.

“Estoy cansado de trabajar en negro y por menos que nada. Todo lo inventé yo para que me socorrieran con un trabajo. Todo fue un invento mío”, se lamentó Sánchez, quien dijo que la historia la urdió él solo el mismo sábado, y que su familia no estaba al tanto de su plan.

“Ensucié a mis hijas, mi señora, los lugares donde trabajo. Fue todo por una necesidad, tendría que haber venido y decirte ‘mirá, necesito un trabajo en blanco’. Estoy consciente de todo lo que hice y me doy cuenta que estuve muy mal. Yo nada más quería tener un recibo de sueldo. Todo fue por eso. Anoche lloraba en la cama y dije ‘hasta acá llegué’. Necesito trabajar”, confesó ayer el changarín.