Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
IMPRESIONES: ENTRE EL HUMOR Y LA REFLEXIÓN

Sortean salidas contra la inflación

Sortean salidas contra la inflación

Por ALEJANDRO CASTAÑEDA

afcastab@gmail.com

La inflación va más allá de góndolas y mediciones. El ánimo baja y las cosas suben. Karina Jelinek, sincera y corajuda, ha lanzado, en esta semana de grandes lanzamientos, una oferta limitada y enstusiasmadora: sorteará una salida con ella. Cada chance costará 2.000 pesos, pero se ignora cuántos números habrá en carrera. Karina ha dicho que lo hace, no porque le faltan invitaciones, nada que ver, sino porque le sobran deudas. Ella es una de esas chicas bien constituida y emprendedora que ha descubierto que su destino ya no depende de una foto picante o de un amante dadivoso, sino de unos ofrecidos que pueden gestionarlo ellas mismas.

La modelo compartió una curiosa promoción con sus seguidores. Esta semana, el conductor de televisivo Ángel de Brito decidió preguntarle qué era eso de una “Pre con Karina Jelinek”. ¿“Que es lo que vendés? ¿Estás en la lona?”. Y Karina respondió con total naturalidad. “Sí… y en las redes sociales siempre me piden que rife algo mío, como mis productos, una salida etc. Además hay mucha inflación. Hay que generar… y tengo muchos seguidores”. Es cierto, nada más seguidora que la inflación.

Karina rifa su soledad. Al sortearla le quita perfil malicioso a la salida y convierte a la cita en una intentona de seguidores cuasi babosos. El segundo premio será una tarde de spa con ella, que puede ofrecerles más chances a los apostadores con iniciativas. El sorteo se realizará el jueves 23 y la Pre será el viernes siguiente, a la noche, que siempre beneficia. El afortunado ganador o ganadora podrá asistir con un acompañante y estará durante cuatro horas con la modelo. Lo del eventual acompañante es para darle barniz amistoso al encuentro, aunque se descuenta que será una cena, mano a mano, con un comensal que apuntará más al postre que al fiambre. A la hora del brindis, el ganador seguramente tratará de gestionar otros sorteos, con más premios y menos bolilleros.

Alguna vez ella contó que Fariña la maltrataba con su indiferencia. ¿Era para tanto? Hay que entender que cada mujer traduce estos maltratos a la medida de sus expectativas. Ella ha dicho que luego de su luna de miel, tan gozosa y exhibida, Fariña volvía a casa cansado, con más cifras que ganas. Y ni tocaba a esa mujer que afuera se la pasa atajando manotazos. Habló ante cámaras contra ese novio pudiente y cumplidor que la había hecho a un lado cuando empezó a sentirse muy atraído por esos muchachos que traficaban en Vialidad para pavimentar sus saldos bancarios. Desesperada por tanto desgano, en esas noches vacías buscaba en el santoral a quien rogarle para poder lograr caricias sueltas de este adicto a las novias maquilladas y a la plata recién lavada. Ella se ponía más coqueta que nunca, ansiosa y fragante. Pero Fariña se excitaba más en el bolsillo que en la cremallera. Nadie se explica por qué tanta indiferencia. ¿Por qué cada noche el dueño del talonario renunciaba al premio mayor?

Al dejar los brazos de su ex, Karina pasó del Ahora 12 al Ahora sorteo. Con muchas añoranzas y poco efectivo, fue dejando atrás su matrimonio de camionetas importadas para asomarse a una soltería con uber y rebajas. Fariña la había halagado con una vida palaciega que no necesitaba rifarse. Pero hoy, esta Julieta de minifalda necesita romeos animosos y superavitarios para poder sostener una existencia con más faltantes que ilusiones. Cuando una se encariña con esa vida, debe costar volver mucho al mono ambiente. Su plan está a la vista: como aquel rey impasible sigue refugiado, esta hermosa princesa apela al boillero para poder beneficiarse con plebeyos libres y gastadores. No hay otra: Karina debe rifar sus salidas para mejorar sus entradas.

PD.- Pero la super oferta de la semana tuvo otras alturas y otros protagonistas. Al peronismo le gusta y le rinde la cacofonía vendedora: Ya tuvimos a Perón-Perón en los 70 y a Kirchner-Kirchner en el 2000. La nueva fórmula, Fernández-Fernández, ¿es un karma, un mandato o una a cábala?

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla