Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
sexo y pareja

Afirman que las parejas ya no tendrán más sexo en 2030

Según la Universidad de Cambridge, dentro de once años no mantendremos relaciones sexuales con nuestra pareja por culpa de Netflix y los celulares

Afirman que las parejas ya no tendrán más sexo en 2030

¿Pensás que tenés pocas relaciones sexuales en la actualidad? Espera a leer lo siguiente, porque según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Cambridge, dentro de once años, las parejas no mantendrán relaciones sexuales. ¿Por qué? Es debido a tres razones que no deberían sorprenderte.

Las redes sociales, el smartphone y la televisión serán las principales causas de esta caída. La hiperconectividad a la que estamos sometidos hará que en unos años, invirtamos menos tiempo a la intimidad.

David Spiegelhalter el profesor que ha llevado a cabo el estudio, preguntó a parejas comprendidas entre los 16 y los 64 años el número de relaciones sexuales que mantenían al mes. Cuánto más pasaba el tiempo, menor era el número.

Además, se constató que los reportes sobre actividad sexual también habían disminuido: en 1990 se mantenía una media de cinco relaciones por semana, en el 2000 el número bajo a cuatro y en 2010 a tres, una caída escandalosa si tenemos en cuenta cómo ha evolucionado la libertad sexual en los últimos años.

¿La razón de este suceso? Nuestra contínua conexión a los dispositivos móviles que primamos por encima de las relaciones sexuales, sobre todo, antes de acostarnos por la noche. Si los número siguen disminuyendo así, el estudio afirma que en 2030, las parejas ya no harán el amor.

Una de las causas de este descenso de la líbido es la televisión, concretamente el contenido bajo demanda al que estamos expuestos. La normalización de las plataformas en streaming (Netflix) ha hecho que prefiramos ver un capítulo de nuestra serie favorita que mantener sexo. Si has estado pendiente del final de Juego de Tronos, quizás te sientas identificado.

¿La solución? Disfrutar de una rato de placer y dejar de lado el movil y las series. Cuando termines, ellos seguirán ahí. ‘Winter is coming’ sí, pero esperamos que no sea el único.

PELÍCULAS

¿Qué diferencia a la pornografía del cine erótico? Realmente, muy pocas cosas. Ambas ramas del cine buscan excitar al espectador, provocar una reacción en su cuerpo y en su mente para que, al terminar, le cueste levantarse de la butaca. La diferencia, quizás, se encuentra en la voluntad del cine erótico de ir más allá de la representación del sexo. Sobrepasar las fronteras de lo explícito para explicar historias que lo justifiquen.
Por eso hay títulos no sólo cuentan historias profundamente eróticas, sino que también son películas llenas de misterios, dramas, música, comedia o nostalgia. Películas que quizás quieras ver solo, pero que se disfrutan mejor en pareja. Y siempre mejor en casa: por si hay que darle al pause.

Secretary (2002): si el sadomasoquismo de 50 sombras de Grey te pareció poco, no podés perderte esta joyita dirigida por Steven Shainberg, que tiene como principal aliado un sentido del humor   negrísimo. Una secretaria (Maggie Gyllenhaal) y su jefe (James Spader) rompen las distancias profesionales a golpe de látigo. Literalmente.

El amante doble (2017): François Ozon sabe sacarle partido al erotismo sin perder de vista el objetivo principal: hacer una buena película. Este es un buen ejemplo de ello, un thriller de engaños, visiones dobles y juegos psicológicos, en el que nos vamos encontrando encuentros sexuales de toda clase y una reflexión nada desdeñable sobre

La vida de Adele (2013): es una de las películas más eróticas de los últimos años. Indiscutiblemente. Podés ser hetero, lesbi, gay o lo que sea: para amar a Adele Exarchopoulos y Léa Seydoux sólo hay que tener buen gusto.

Nine songs (2004): ¿Fan de la música? Esta película británica de Michael Winterbottom mezcla conciertos musicales -nueve, concretamente- con los encuentros sexuales más picantes de una pareja que asiste religiosamente a ellos. La combinación es infalible.

Nueve semanas y media (1986):   es innegable lo erótico que resulta ver la belleza y sensualidad de Kim Basinger y Mickey Rourke -cuando aún no se había destrozado la cara- protagonizando juegos sexuales de todo tipo.

Nymphomaniac (2013): la línea que separa al cine erótico del cine pornográfico es, en realidad, muy fina. Lars von Trier lo demostró con esta película, donde conocemos a una mujer adicta al sexo y sus múltiples encuentros sexuales. Si buscas cosas explícitas, pero también muy artísticas, esta es tu película.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...