Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
También funciona un jardín municipal

Piden auxilio para evitar que se quede sin su sede la Casa del Niño de Lisandro Olmos

Los nuevos dueños del inmueble en el que funciona la institución decidieron mantener el alquiler hasta marzo del año que viene

Piden auxilio para evitar que se quede sin su sede la Casa del Niño de Lisandro Olmos

al lugar concurren 140 nenes de entre 2 y 11 años/ whatsapp

En un barrio muy consustanciado con la institución, donde la mayoría de las familias recurre a ese espacio a la hora de organizarse con los chicos para así poder salir a trabajar, temen por el destino del Jardín Municipal y Casa del Niño de Lisandro Olmos.

La propiedad, que es particular, fue vendida, y los nuevos dueños no seguirán alquilando el lugar, que tendrá que ser desalojado en marzo próximo. La “Casita”, como llaman los vecinos a ese centro asistencial, dispone de un terreno propio a unas pocas cuadras de donde funciona ahora, pero aunque fue aprobada su construcción en el Presupuesto Participativo de 2014, la sede propia nunca se levantó, y de no conseguir que se edifique en los próximos meses más de un centenar de nenes quedará sin esa ayuda.

“Para mí siempre fue una ayuda fundamental y también para mucha gente que me rodea. No sé que vamos a hacer en el barrio si por no tener una sede se pierde esa institución”, lamentó Viviana Calvo, madre de dos hijos, una nena que ya terminó el ciclo primario y entonces no concurre más a la “Casita” y un varón de 11 años que todavía asiste al lugar en contraturno de la escuela. Creada en 2002, también un hermano menor de la joven y otros familiares fueron cuidados en la institución mientras que sus padres trabajaban.

Este sistema de contención social que sostiene el Municipio funciona así: en el caso del hijo de Calvo el nene llega al lugar a las 7.15 a la sede de 44 y 202; ahí le sirven el desayuno y lo trasladan en un transporte a la Escuela Nº 3 de Olmos. Lo retiran a la salida de clases, lo llevan nuevamente a la Casa del Niño, le dan el almuerzo y después el chico realiza las tareas escolares, juega y su mamá lo va a buscar a las cuatro de la tarde, cuando ella ya cumplió con sus obligaciones laborales.

“El 2014 ganó ese proyecto en el Presupuesto Participativo. Tenemos el terreno en 206 y 49, pero nos falta el edificio, que la Municipalidad de comprometió a construir ese año, y nunca se hizo nada”, dijo, con tono de decepción, la vecina de Olmos.

En rigor, esta inquietud de los padres que utilizan para sus chicos el centro complementario a la educación formal se renovó por estos días, pues en 2017 también se había hablado de un inminente cierre de la institución y la preocupación ya había sido planteada.

A la Casa del Niño de Olmos acuden unos 140 nenes de entre 2 y 11 años de edad. Por lo general son hijos de personal penitenciario, policías, empleadas domésticas, empleados de comercio, docentes y obreros que necesitan, para poder asistir a sus trabajos, dejar a los chicos al cuidado de mayores.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla