Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Hay zonas en las que llevan hasta 20 días sin agua y apelan a la solidaridad vecinal

En Barrio Hipódromo, por ejemplo, conectaron una manguera a una canilla con suministro y la hicieron llegar hasta la vereda de enfrente, incluso, cortando el tránsito. Esa y otras escenas retratan el calvario que se vive por estas horas

Hay zonas en las que llevan hasta 20 días sin agua y apelan a la solidaridad vecinal

Canilla seca y bidones. el drama de vivir sin agua potable, retratado en 532, entre 4 y 4 bis / sebastián casali

17 de Febrero de 2020 | 03:08
Edición impresa

El drama de vivir sin agua continuó ayer en diferentes barrios de la Ciudad, donde soportar los 34º de máxima que marcó el termómetro se convirtió en poco menos que una pesadilla.

Los testimonios de la desesperación dividían sus broncas entre el malestar de las canillas secas y la “falta de respuestas” de la empresa Aguas Bonaerenses S. A. (Absa).

Era el caso de Mónica Carena, vecina de 122, entre 46 y 47, quien al cabo de varios días sin agua, se preguntó: “¿Qué esperan para solucionarlo? ¿Hasta cuándo van a abusar de los usuarios que pagamos los servicios?”. Para dar una idea del cuadro de situación, la vecina describió: “Tengo 70 años y después de una vida de trabajo hay que pasar por esto: cargar baldes para ir al baño. Es denigrante. ¿Dónde están la autoridades?”, reclamó.

Como ella, hay tantos que ya no saben qué hacer ni a quién recurrir para ser escuchados. Tantos que llevan diez, quince, veinte jornadas sin el líquido esencial para la vida humana.

Como Alina Singoni, jubilada de Barrio Norte, que hace una veintena de días que tiene que “comprar agua para bañarme, para tomar; o tengo que llevar la ropa al lavadero porque no podemos tener nuestra higiene, nuestra limpieza”.

Para Alina que, como aclara, abona regularmente el servicio, la situación es de extrema vulnerabilidad: “No puedo más, soy diabética. Nunca he vivido tan mal como ahora. Hace un calor agobiante y no tenemos agua”. Y si ya no contar con el suministro es grave, a eso hay que sumarle “el cansancio y el estrés que esto genera. Es muy triste vivir así”, lamentó la mujer, que aseguró haber hecho los reclamos correspondientes a ABSA, “pero no pasa nada, seguimos igual”.

Igual es con las canillas secas durante 20 días. O durante más de quince, como relataban desde Barrio Hipódromo, donde pasaron el domingo ingeniándoselas como podían para hacer más liviano su padecer.

Una manguera de lado a lado

Puntualmente, en 38, entre 116 y 117, advirtieron que de un lado de la cuadra hay agua, mientras que del otro no. ¿Qué hicieron? Tomaron una manguera, la conectaron a una canilla con suministro y la llevaron hasta la vereda de enfrente. “Como en Absa no se hacen cargo y no nos dan solución tuvimos que hacer esto; nos ayudamos entre los vecinos para poder llenar algo de nuestros tanques y para tener agua en las mochilas de los baños. Es una vergüenza”, protestaron en la zona.

Para llevar agua de un extremo a otro la manguera debe cruzar la calle. Por eso los frentistas llamaron ayer a la secretaría de Control Ciudadano local, para que los agentes cortaran el tránsito. “Pero no tenían personal, así que nos turnamos para que no se produzca un accidente”. La falta de agua; hacerse con unos pocos litros ella cuando el calor agobia, también induce a esos riesgos.

Tal como viene informando EL DIA, junto a la zona de Parque Saavedra, Tolosa y Villa Elvira, entre muchas otras, los vecinos de Barrio Hipódromo están viviendo un verano para el olvido.

En 116, en 42 y 43, por ejemplo, sumaban ayer el décimo día sin agua. “Cada tanto vuelve, pero apenas sale un hilito de las canillas, que es lo mismo que no tener nada”, ilustró un usuario desde las torres alineadas en inmediaciones del Bingo. En un tono más atribulado, agregó que en el barrio “hay gente muy mayor que tuvo que ser internada por la falta de agua. Es insostenible esto. No es vida, realmente”, dijo.

Muy cerca de allí, sobre diagonal 80 y 116, un platense que cursaba el décimo día sin agua manifestó que “no sólo los edificios, sino también en las casas estamos padeciendo esta sequía”.

Desde la misma zona, otra vecina planteó varias preguntas sin respuesta: “¿Cómo me baño ? ¿Cómo cocino sin agua?”. Añadió además que “Absa tiene pérdidas con olor nauseabundo por toda la Ciudad” y que intentó reclamar por todas las vías, “por teléfono no contestan; el sistema web no está disponible. Así es imposible registrar las quejas. ¿Nos están cargando? Es vergonzoso”, remató.

También, los vecinos de 124, entre 36 y 37, pusieron el grito en el cielo porque “llevamos cinco días sin suministro y nadie hace nada”. Aseguraron que toda esa zona padecía la falta del líquido que brilla por su ausencia en vastos sectores de La Plata.

ACCión judicial

Varias cuadras más lejos, en 44, entre 19 y 20, los usuarios piensan hacer de sus penurias una causa judicial. Pues, como afirmaron, ayer por la tarde continuaban sin agua y, perse a que agentes de la empresa distribuidora se acercaron hasta el lugar “a cambiar la llave de la vereda, todo sigue igual”. Explicaron que tienen una incontable lista de reclamos realizados ante la compañía y también ante la Autoridad del Agua. Hartos ya de no ser escuchados, piensan continuar “por otras vías, en busca de respuestas y soluciones” que, de momento, no llegan.

El fin de semana fue una pesadilla también para Anabel Ottino, de 532, entre 4 y 4 bis, que estuvo sin suministro durante todo el sábado, hasta que recién en la madrugada del domingo pudo poner a funcionar el lavarropas y lavar algunas prendas. “Pero hoy (por ayer), desde media mañana, estamos sin una gota de agua. Es lamentable”, disparó.

Durante la jornada de ayer, como en las anteriores, la línea fija y el WhatsApp de EL DIA se colmaron de mensajes provenientes de distintos puntos de la Región. A los ya mencionados, se agregaron reclamos de vecinos de barrio Universitario y 35, entre 117 y 118, de Berisso; 529 y 30; 532 entre 1 y 2; 125 y 48; 140 y 49, y 51 y 4, entre otras zonas.

Cabe recordar que la empresa Absa había prometido solucionar las fallas en el servicio en el transcurso del fin de semana. Algo que, al cierre de esta edición, no había ocurrido. De ahí, la acalorada bronca vecinal, que encima choca contra una pared de silencio.

De ello pudo dar cuenta días atrás este diario, cuando desde Absa aclararon que “No hay autoridades que hablen”. Apenas en la subsecretaría provincial de Recursos Hídricos respondieron que “se le solicitó a Absa que active su plan de contingencia para abastecer a los usuarios afectados por la falta de agua” y en esa línea se subrayó que “tres camiones cisterna recorren las zonas [afectadas] priorizando la urgencia a comedores y lugares de asistencia sanitaria”.

Nada de eso manifestaron ayer los vecinos que padecieron un nuevo día con canillas secas: el quinto, el décimo, el vigésimo, según cada caso.

“Estar sin agua cansa y estresa. Es muy triste vivir así”, lamentó una vecina de Barrio Norte

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Canilla seca y bidones. el drama de vivir sin agua potable, retratado en 532, entre 4 y 4 bis / sebastián casali

una manguera de lado a lado para acceder al líquido en barrio hipódromo

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla