Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Torturaron a una jubilada de 82 años para robarle $1.000

Ella cree que los dos atacantes son menores. La golpearon y amenazaron con cortarle los dedos y la nariz. Se llevaron hasta las monedas que guardaba para sus bisnietos

Torturaron a una jubilada de 82 años para robarle $1.000

La cuadra de 133, 38 y 39, donde 2 ladrones sembraron terror / D. Alday

28 de Febrero de 2020 | 02:45
Edición impresa

El jueves por la madrugada, en su casa del barrio San Carlos, María (82) vivió probablemente los peores 30 minutos de su vida. La docente jubilada, que dormía cuando dos delincuentes ingresaron en su domicilio para robar, debió ser trasladada a un hospital luego de la intrusión. La torturaron, le pegaron, la amenazaron y escaparon con dinero y algunas joyas.

Horas después del hecho y en diálogo con este diario, su hija Claudia refirió que la mujer quedó “muy afectada y con mucho miedo”. Además, añadió, antes de marcharse los ladrones le aseguraron que tomarían represalias si llegaba a hablar de lo sucedido.

Por otro lado, manifestó que “la Policía tardó mucho en venir y tuve que llamar más de cuatro veces para que me llevaran el apunte”.

“PUEDO SER TU MAMÁ”

Según relató la damnificada, los asaltantes fueron violentos durante la media hora que permanecieron con ella. Incluso para ganar el acceso a la edificación, situada en 133 entre 38 y 39.

“Entraron por una ventana que estaba enrejada, con una reja bastante grande” que “arrancaron por completo” y dejaron tirada en el patio. Rompieron el vidrio de esa abertura y entraron a la sala.

De allí se trasladaron con sigilo hasta la habitación de María. Cuando ella finalmente se despertó ya los tenía encima. No tuvieron que decirle que se trataba de un atraco, porque lo primero que hicieron fue golpearla.

Con la voz entrecortada por la congoja, Claudia explicó que “a mi mamá la despertaron y le pegaron, le pedían plata. Mi vieja es una persona grande, no puede pasar una cosa así”.

Querían dinero y no pensaban irse sin nada. En su billetera, la mujer tenía 1.000 pesos que su hija le había dejado “para manejarse ese día” por “si tenía que hacer alguna compra”. Tomaron esos billetes y también una cámara de fotos, una alcancía llena de monedas que María guardaba para sus bisnietos, anillos y cadenitas.

El botín les parecía poco y entonces amenazaron con cortarle los dedos y la nariz si no les entregaba algo más. Mientras duró la secuencia, la víctima pidió por favor que no le pegaran más. “No me pegues que puedo ser tu mamá o tu abuela y estoy operada”, les imploró. Nada les importó, porque la siguieron torturando hasta que algo extraño ocurrió.

“Se ve que escucharon algo, porque se escaparon rápido y la dejaron ahí”, indicó Claudia.

Como pudo, su mamá la llamó. En segundos, “yo me vine para acá, llamé a la Policía cuatro veces y mi hermana la llevó al hospital Español”, aseveró. Tras el llamado a las autoridades, fue a radicar la denuncia “y estuve en la comisaría desde las 2 hasta las 7 de la mañana”, señaló.

“Ella es jubilada, no tiene plata. Para sacarle los anillos le dijeron que le iban a cortar los dedos, también la quisieron ahogar con un camisón mientras ella les pedía por favor que la dejaran. ¿Como puede suceder algo así?”, se quejó.

Por último, pidió por más patrullajes en el barrio ya que, expresó, “estamos muy inseguras, tenemos mucho miedo”.

UN SECTOR COMPLICADO

En la zona no son ajenos a los episodios delictivos. En diciembre del año pasado, un grupo de 30 vecinos se juntaron en la esquina de 135 y 38 para dar visibilidad a un fuerte reclamo por la inseguridad que se vive en ese sector de la periferia platense.

Desde ese encuentro “poco ha cambiado”, aseguró Gustavo, uno de los frentistas presentes en la reunión. “Antes nos ‘mataban’ a escruches, ahora se te meten en cualquier momento. Ya no les importa si hay gente adentro de las viviendas, entran y te roban todo lo que pueden”, detalló.

Al igual que María, la mayor parte de las víctimas quedaron atemorizadas luego de los atracos y pidieron que no se los individualice. El mayor problema, afirmaron, es “no tener respuestas ni de la Policía ni de la Municipalidad”. La serie de robos los obligó a modificar algunos hábitos y a “estar más atentos”. Sobre todo, en el regreso a sus hogares. “Miramos para todos lados, damos una vuelta a la manzana si vemos a alguien extraño, ese tipo de cosas”, ahondó Gustavo.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla