Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,85
Dólar Ahorro/Turista $138.35
Dólar Blue $195,00
Euro $96,37
Merval 0,00%
Riesgo País 1425
La Ciudad |Un mercado que se reactiva en plena crisis
En los corralones crece la demanda pero alertan por problemas para reabastecerse

Por las oscilaciones cambiarias, muchos buscan refugio en el ladrillo y se acentúan las refacciones o ampliaciones domésticas. La gente aprovecha para “fijar precios”. Pero ya se dan inconvenientes para la reposición de stocks porque las fábricas no funcionan a pleno

En los corralones crece la demanda pero alertan por problemas para reabastecerse

Con los edificios paralizados, la obra “chica” mueve la demanda, pero hay problemas de stock / archivo

27 de Septiembre de 2020 | 03:17
Edición impresa

Algunos segmentos de la actividad económica recuperan ritmo, aun en medio de una pandemia por la que se mantienen restricciones para funcionar en más de un rubro. La traba impuesta a la compra de dólares y la escalada del billete estadounidense en las operaciones paralelas lleva a las familias, a los pequeños inversores, y también a los constructores con proyectos edilicios a futuro, a refugiarse en el “ladrillo” y por esa razón crece la demanda en los corralones y se acentúa el movimiento en la venta de materiales. Pero eso sí: empieza a haber problemas para reabastecerse.

Dentro la construcción (en líneas generales, con una caída de la actividad que va en picada), la distribución de materiales para la construcción fue el único eslabón del sector que creció en el aislamiento social obligatorio. Primero fue impulsado por las refacciones en los hogares a las que se inclinó un número considerable de familias que aprovechó la cuarentena para realizar mejoras y ahora, en los últimos días, cobró un nuevo envión debido al hecho de que se dificulta el ahorro en dólares y entonces conviene transformar los pesos en algo seguro como lo es una obra y no dejarlos librados a las pérdidas del valor adquisitivo que genera la inflación.

“Para las distribuidoras de materiales, el impacto de la cuarentena fue más leve, ya que se beneficiaron por la demanda para refacciones, mantenimiento y mejoras”, señala una encuesta realizada por el grupo Construya sobre el impacto del COVID-19 en la industria de la construcción y que midió la actividad en agosto y lo que va de septiembre.

Las ventas de materiales para la construcción aumentaron, de acuerdo al informe, 13,6 por ciento en julio último respecto del mismo mes de 2019, y acumularon así tres meses de subas sostenidas.

Aun con los números favorables de los últimos meses, en lo que va de año el Índice Construya acumuló una caída de 20,7 por ciento en comparación con el mismo período de 2019, se aclaró. En La Plata, comerciantes estimaron que “en términos reales, si se hace un cálculo en términos reales, hay una caída del 10 al 20 por ciento en los primeros nueves meses con respecto al año anterior”.

“Al pegar semejante salto el dólar, la gente se decide a hacer arreglos en la casa. Y busca fijar precios”

Rodolfo Molinari, Corralón

“La actividad empezó a remontar y creemos que el motivo es que la gente así protege el ahorro”

Alejandro Guanzetti, Presidente de ACIMCO

“A nivel local el motor de la compra de materiales es la brecha cambiaria. En función de eso hay demanda”

Fernando Magno, Presidente de APYMECO

Sin embargo, confirman la tendencia a un mayor interés en la compra de materiales de construcción en los corralones de la Región para estos últimos meses, y le atribuyen las causas, justamente, a esos dos factores: el tiempo de la gente “en casa” y las oscilaciones de la economía.

“Parece un contrasentido, porque seguimos parados con las obras y en otros lugares del país están trabajando, lo que influye en las estadísticas nacionales”, reflexionó el presidente de la Asociación Pymes de la Construcción Provincia de Buenos Aires –Apymeco-, Fernando Magno, que admitió, asimismo, que aunque resulte paradójico, “a nivel local el motor de la compra de materiales es la brecha cambiaria”.

Efectivamente, los números a nivel nacional, consultadas sobre el impacto de las restricciones por la irrupción del coronavirus, sólo el 8 por ciento de las pymes dedicadas a la venta de materiales de construcción consideró que tuvo un impacto “muy negativo” y el 21 por ciento sostuvo que fue “negativo”, mientras que casi un 50 por ciento entendió que fue “positivo” y un 23 por ciento se mantuvo “neutral”.

BRECHA

Según la explicación del empresario platense, cuando el dólar aumenta fuertemente el precio de los materiales tarda un tiempo en actualizarse. “En función de esa brecha ahora hay mucha demanda, tanto de quienes tienen obras pendientes y compran en concepto de acopio como de aquellos que en medio de una anarquía que se está produciendo en la cantidad de proyectos realizan reformas hogareñas que se ejecutan con o sin autorización”, puntualizó Magno.

Alejandro Guanzetti, titular de la Asociación de Comerciantes e Industriales en Materiales y Construcción –Acimco-, estimó en un 10 por ciento mensual el crecimiento de las ventas en su sector durante los dos últimos meses. “La actividad empezó a remontar y creemos que el motivo es que la gente no sabe dónde poner la plata y así se asegura el ahorro, protege la plata”, subrayó el dirigente empresarial.

Junto al alza en la demanda se viene produciendo una suba en los precios de la mercadería de los corralones que, Guanzetti calculó entre un 5 y un 7 por ciento en el último mes.

Y en otros corralones consultados estimaron que el acumulado del año rondaría entre el 40 y el 50 por ciento, con variaciones según la mercadería. Como referencia, para agosto, el índice elaborado por la Asociación de PyMes de la Construcción marcaba que una variación interanual del precio de construir del 38 por ciento, pero eso fue antes del último cimbronazo cambiario.

Además, el vuelco de vecinos e inversionistas a la adquisición de materiales de construcción tiene su correlato en cierto grado de escasez en el abastecimiento. Aseguró Guanzetti que a raíz de la fuerte demanda hay corralones con problemas de stock, pues liquidaron lo que tenían en las primeras semanas de la cuarentena, cuando no se producía y ahora las fábricas de materiales no dan abasto. “Reponer ahora es difícil porque aunque el mercado se está moviendo principalmente por la obra chica, por las remodelaciones de viviendas, está empezando a faltar mercadería, como, por ejemplo, el ladrillo hueco”, indicó el referente de Acimco.

“Lo que está pasando hace un tiempo es la falta de productos, dado que las fábricas quebraron stocks y están de dos a tres meses sobrevendidos”, coincidió Carlos Anacleto, del corralón de 44 entre 15 y 16 (ver aparte).

“Es un problema muy grande”, compartió Rodolfo Molinari, del corralón de 80 y 117, quien dijo que hay distribuidores que hace más de un mes que no entregan, por caso, acero ni hierro. “Se vende pero nos genera un problema porque vendemos y no tenemos la mercadería. Se usa mucho el pago anticipado, entonces la gente quiere fijar precios. Compran cemento, cal, arena, pero dentro de dos meses hay que entregarlo y no sabemos si va a estar”, agregó (ver aparte).

Desde el grupo Construya se señaló que “la recuperación de la demanda se debería a una recomposición de stocks de los distribuidores que fueron abastecidos de manera insuficiente con motivo de la cuarentena, y de compras especulativas por la relación entre el dólar y el peso”.

69.045
PESOS POR M² costaba, en agosto de este año, construir en la Ciudad, según un índice elaborado por la Asociación de PyMes de la Construcción (APYMECO), lo que representa una variación interanual del 38 por ciento y un acumulado en lo que iba del año del 22,18%. Pero eso era antes del último cimbronazo cambiario.
20,7%
DE CAÍDA muestra el Índice Construya, que mide la actividad del sector, en comparación con el mismo período de 2019. Eso es a nivel nacional, pero afirman que en La Plata los valores también son negativos, en particular por lo malo que fueron los primeros meses de la cuarentena.
Faltantes
Distintos referentes del rubro señalaron que si bien las dificultades en la reposición se dan con diferentes insumos, el ladrillo hueco, cemento, cal, arena, hierro y acero se encuentran entre los que presentan mayores inconvenientes para la reposición de stocks.
Precios
Una bolsa de cemento de 50 kg se cotiza a unos $615; una de cal de 30 kg a $350; un bolsón de arena unos $2200.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla